Image default

Zelenski visitó Polonia mientras Rusia acusa a Estados Unidos de librar una “guerra indirecta”

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski hizo una parada en Polonia en su viaje de regreso desde Washington para reunirse con su homólogo Andrzej Duda. Tras su encuentro en la víspera con Joe Biden y las promesas de más asistencia financiera y militar a Kiev, el Gobierno ruso reaccionó diciendo que el viaje demuestra que no hay “voluntad de escuchar a Rusia” y que además el país norteamericano está luchando en una “guerra indirecta contra Moscú”.

“Hemos resumido el año, que ha traído desafíos históricos debido a una guerra a gran escala”, reportó el mandatario ucraniano Volodímir Zelenski a través de Telegram sobre su encuentro este jueves con su homólogo polaco Andrzej Duda.

“También discutimos los planes estratégicos para el futuro, las relaciones bilaterales y las interacciones a nivel internacional en 2023”, añadió el presidente luego de una reunión de cerca de dos horas con el mandatario polaco en Rzeszow, al sureste de ese país.

Un video mostró a Duda y Zelenski abrazándose calurosamente después de que la aeronave que transportaba al presidente ucraniano desde Washington aterrizara en suelo polaco y fuera recibido por funcionarios públicos.

“Hablaron durante mucho tiempo, casi dos horas. En primer lugar, sobre la visita del presidente Zelenski a Estados Unidos y la importancia de la misma para el apoyo a Ucrania, pero también sobre las relaciones bilaterales entre Polonia y Ucrania”, declaró el principal asesor de Duda, Pawel Szrot.

En paralelo, el Kremlin acusa a EE. UU. de librar una “guerra indirecta” contra Rusia

El Gobierno ruso afirmó este jueves, tras el encuentro en la víspera entre Biden y Zelenski, que la visita del mandatario ucraniano a Estados Unidos demuestra la falta de “voluntad de escuchar a Rusia” y que “de facto” la nación norteamericana está librando una “guerra indirecta” contra Moscú utilizando al Ejército ucraniano como escudo.

Además, desde el Kremlin se subrayó la idea de que la entrega de un sistema de misiles de defensa antiaérea Patriot a Ucrania “no contribuye a una solución rápida (del conflicto), sino todo lo contrario”. 

Dmitry Peskov, portavoz del Ejecutivo ruso, exhortó que la nueva asistencia militar prometida a Kiev “no puede impedir que la Federación Rusa logre sus objetivos en el curso de la operación militar especial”. Afirmó asimismo que “siempre se encontrará un antídoto”, calificando al Patriot como un sistema “anticuado” y menos eficaz que el S-300, propio de Rusia.

No obstante, el sistema de defensa antiaérea estadounidense prometido a Ucrania es uno de los más avanzados, capaz de interceptar aviones y misiles balísticos, entre otros. Se espera que su despliegue lleve varios meses, mientras las tropas ucranianas se entrenan en su uso en Alemania, según se prevé.

Por su parte, Vladimir Putin, dijo este jueves en declaraciones a periodistas que el objetivo de Moscú no es alargar la guerra, sino ponerle fin: “Nos esforzamos por conseguirlo, y cuanto antes mejor”, afirmó. Cualquier conflicto termina con negociaciones”.

Además, Putin informó sobre la intención de firmar un decreto sobre la respuesta rusa al límite occidental de precios al petróleo. Aunque sin especificar los detalles del documento, probablemente este se hará público a principios de la próxima semana.

En el terreno, los ataques siguen

Mientras la narrativa de la guerra viaja océanos y la retórica aumenta a uno y otro lado, en el terreno los combates continúan. 

Este jueves, un expatrono de la agencia espacial rusa, Dmitri Rogozin, resultó herido en un ataque ucraniano sobre Donetsk, en la región oriental del Donbass, hasta ahora bastión de los separatistas prorrusos.

Según informaron las autoridades locales a través de Telegram, Rogozin será operado en las próximas horas para curar una lesión de espalda tras ser alcanzado por un trozo de metralla en la noche del miércoles en un hotel donde se hospedaba junto a otros funcionarios.

También el jueves el oficial prorruso Andrei Shtepa, jefe de la localidad de Lyubymivka, en Jersón, murió en un atentado con carro bomba.

A través de otro comunicado en Telegram, la Administración rusa en Jersón, uno de los cuatro territorios que Rusia se anexó unilateralmente en septiembre y que poco después el Ejército ucraniano reconquistó, informó de que Shtepa había sido hallado “muerto trágicamente tras la explosión de un carro” instigada por “terroristas ucranianos”.

Fuente: France24