Baires Para Todos

Un misterioso llamado, un extraño camino y un video corriendo: qué pasó con Román Ramírez

El joven de 17 años salió a bailar con sus amigos y nunca volvió a la casa. Una semana apareció muerto. Recibió una llamada cuando estaba adentro del boliche y fue en una dirección que le llama la atención a la familia.

“Acá estamos con Román, dándole el último adiós”, fue lo primero que respondió Yessica Ramírez tras atender el llamado de TN. La joven, junto a su madre, fue la encargada de identificar que el cuerpo que apareció flotando en el Riachuelo el domingo por la noche era el de su hermano, Román Ramírez Zárate.

Tras la confirmación que se dio el lunes por la mañana, comenzó la investigación. Junto con el cuerpo de Román estaban sus pertenencias: su teléfono celular -que está siendo peritado-, sus llaves y un llavero aparte. El joven de 17 años estaba desaparecido desde el domingo 2 de septiembre, cuando había salido a bailar con sus amigos del barrio porteño de Lugano al boliche Salón Líder ubicado en Villa Celina.

El punto neurálgico de la investigación se centra en un video que lo muestra a la salida del boliche. La secuencia dura unos pocos segundos, pero alcanza a mostrarlo en una situación llamativa: aparece solo y corriendo a toda velocidad.

“Lo que dijo la policía es que posiblemente estaba corriendo por la lluvia para buscar un lugar para resguardarse. No sabemos si estaba escapando de alguien”, reveló Yessica sobre las últimas imágenes de su hermano con vida.

Manuel Rojas, abogado de la familia, descartó esa hipótesis: “En un principio lo pensé, pero en el video se ve que un auto se le viene encima y él mueve dos veces la cabeza hacia su izquierda. No sé si vio algo que lo asustó y lo hizo correr o si se dio vuelta para medir a alguien”.

Serán claves para la investigación dos cámaras nuevas que lo muestran a la vera del río: “Hay un domo en la cabecera del puente y cuatro cámaras de la planta de Coca-Cola. Ahí aparece pegado al río y hay que analizarlas”.

El joven estaba desaparecido desde el domingo 2 de septiembre. (Foto: Facebook).

Los testimonios de los amigos que fueron con él al boliche son similares. Todos dicen que Román no estaba dentro del lugar y que al rato de haber entrado se quería ir. Ellos le habrían pedido que se quede un rato más y luego lo dejaron irse.

Sin embargo, hay una de esas declaraciones que se destaca sobre el resto y que puede ser clave para la investigación. Uno de los amigos de la víctima le dijo a la familia que el joven recibió un llamado antes de abandonar el boliche.

“No sabemos quién lo llamó”, dijo Yessica a TN sobre el misterio que esconde la llamada telefónica que, a priori, habría motivado a Ramírez Zárate a abandonar el boliche. Eso podría llegar a saberse una vez que sea peritado el celular.

A la vez, la familia de Román asegura que hay contradicciones en el relato de uno de los amigos que estuvo con él antes de irse. El joven, de alrededor de 23 años, trabajaba en la construcción con Román Ramírez y tuvo actitudes extrañas luego de la muerte.

“Él declaró y al poco tiempo bloqueó a una de las hermanas de Román. Fue al velatorio, pero estaba a lo lejos. Vino, entró un rato y se fue. Estuvo todo el tiempo mirando al piso, me esquivaba la mirada”, señaló Rojas, quien estuvo presente en el velatorio del adolescente.

Con respecto a la declaración que realizó ante los policías, señalaron: “Primero dijo una cosa y después dijo otra. Intentó explicar cosas y se contradecía. Primero afirmó que Román le había dicho que se iba en un remis, pero eso se refutó con las cámaras de la policía de la ciudad”.

Cómo fue el recorrido que hizo Román Ramírez

Román Ramírez y sus amigos fueron a bailar al boliche “Salón Líder” en Villa Celina. El adolescente de 17 años salió del lugar a las 4.26, saludó al empleado de seguridad y se sacó el buzo canguro que tenía puesto y quedó con una remera celeste.

Si bien en las imágenes de las cámaras de seguridad no se ve, en la investigación quedó especificado que el joven cruzó la calle y fue a la terminal de ómnibus de la línea 80, ubicada a dos cuadras del boliche.

El colectivo hizo el mismo recorrido que él debía hacer para volver a Lugano e incluso se bajó en la parada de las calles Roca y Cosquín, donde debía tomarse otro colectivo para volver a su casa. Sin embargo, ahí comenzó lo extraño.

“Cuando bajó, retomó el camino del colectivo pero hacia atrás. En vez de tomar rumbo para la esquina de la calle Escalada, hizo al revés y se fue para General Paz. Ahí es donde lo toma la cámara del domo que está en esa zona”, explicó el abogado de la familia.

Las cámaras indican que cruzó General Paz por abajo del puente y que luego retomó la colectora con sentido a Puente La Noria, al lado del riachuelo, que es donde se lo ve corriendo. “Va a ser fundamental el análisis de las cámaras de la planta de Coca-Cola, todavía no tenemos novedades”, agregó Rojas.

“Hicimos el recorrido inverso que hizo él y esa zona de noche es una boca de lobo. Pero las cámaras están, habría que ver cómo se pueden mejorar las imágenes”, explicó para obtener más datos del caso.

Cómo avanza la investigación

Una particular situación demoró el inicio de la investigación del caso de Román Ramírez. Resulta que la denuncia por desaparición estaba hecha en una comisaría de la Ciudad de Buenos Aires y el cuerpo del joven se encontró en provincia, por lo que la causa tuvo que cambiar de jurisdicción.

“Primero lo tenía un fiscal federal y después pasó a una provincia. Eso se tenía que digitalizar y eso siempre demora unos días. En este caso fueron dos días porque yo insistí bastante. Se remitió todo el paquete de pruebas”, explicó Rojas.

El lunes por la noche se terminó de hacer la autopsia y en las próximas horas es posible que estén los resultados. Las toxicológicas, advirtieron, se demorarán algunos días más. Mientras tanto, las hipótesis son muchas y desde el entorno de la familia barajan cualquier posibilidad.

“Puede ser un intento de robo y que el haya querido saltar. Por ahí lo persiguieron, se sintió encerrado y acorralado. Puede ser eso, se asustó, se resbaló y estaba lloviendo”, deslizó como una posibilidad el abogado. “Tampoco descartemos que le hayan puesto algo en la bebida. El es un chico vulnerable”, agregó Yessica.

Quién era Román Ramírez, el adolescente que apareció flotando en el Riachuelo

En diálogo con TN, Yessica también contó que Román era el único varón de los seis hermanos y que había dejado el colegio porque le gustaba trabajar como albañil: “Dejó el colegio para no dejar eltrabajo porque le encantaba la albañilería y quería tener su plata”.

“Lo único que puedo decir es que era un nené muy feliz, vivía con todas las ganas de salir adelante. Estaba siempre feliz, contento, nunca lo íbamos a ver mal a él”, contó sobre cómo era su hermano.

Fanático de River y del voley, Román solía ir a una cancha que estaba cerca de su casa para ir a jugar al fútbol con sus amigos. “Iba todo el tiempo, pero siempre volvía. Era un nene lleno de vida”.

“Tenía 17 años, era un nene. Trabajaba en la construcción desde los 14 y no era de salir mucho. Empezaba a salir como todo adolescente en esa edad, pero siempre volvía a su casa y nunca se demoraba”, lamentó su hermana.

Por Gonzalo Molina Prado-TN