Image default

La historia de Florencia Peña y Ramiro Ponce de León, del poliamor a una boda por partida doble

La actriz y el abogado salteño lograron reconvertir su relación de pareja y celebrarán su unión con dos festejos, uno en Cafayate y otro en la ciudad de Buenos Aires

Florencia Peña y a Ramiro Ponce de León finalmente les ganó el amor. Ni el tiempo, ni la distancia, ni el hijo que tienen en común pudieron unirlos tanto como la relación libre que formaron desde hace casi diez años. Y aunque suene paradójico, ellos pudieron mantener la pareja abierta por bastante tiempo y de esa manera consiguieron superar las situaciones que intentaron desbalancearla.

Pero así como no todas las historias de amor tienen finales felices, algunas tampoco empiezan de la misma manera convencional. En ese contexto, la relación de amor entre Flor Peña y su futuro marido comenzó en un casamiento.

“Mi hermano se casó con una íntima amiga de ella”, reveló Ramiro al recordar cómo había conocido a la actriz. En una visita que ambos hicieron a Cortá por Lozano (Telefe), Florencia fue más explícita cuando le dijo: “Vos te acercaste, me preguntaste si quería un daikiri, me ofreciste uno y no volviste más. Entonces, al igual que ‘si quiero la luna me la bajo’, fui yo a buscarlo y además le traje uno a él. Es tu parte salteña, sos lento. Me ninguneó y funcionó”.

Después de la primera cita, hace casi diez años, Florencia Peña y Ramiro Ponce de León no se separaron más (Foto: @flor_d_p)

Después de la primera cita, hace casi diez años, Florencia Peña y Ramiro Ponce de León no se separaron más (Foto: @flor_d_p)

Después, todo fluyó naturalmente, con primera cita incluida. El primer encuentro fue en la casa de la conductora, en el que charlaron por más de cuatro horas seguidas y desde entonces no se separaron más.

“Bueno, eso es una manera de decir porque durante más de cinco años vivimos separados, yendo y viniendo del norte al centro del país, hasta que llegó Felipe y entonces Rama ya se quedó en casa. Cuando lo conocí, no quería ni casarse ni ser padre, ni formar una familia”, contó Florencia a modo de chicana. Pero la familia se formó y se ensambló en ese momento con Juan y Tomás, los hijos que ella tuvo con su primer marido, Mariano Otero.

Ramiro es abogado y por ese entonces vivía en la provincia de Salta. Sin embargo, a pesar de los 1.489 kilómetros de distancia que los separaban los dos se las arreglaron para despertar y mantener la pasión que los une.

En 2017 Florencia y Ramiro se convirtieron en papás de Felipe luego de un embarazo complicado por un problema de trombofilia de la actriz. En aquel momento, Flor reconoció muy conmovida: “Me emociona la conexión que tiene Rama con Feli. Cuando está lejos, él me pide que apoye el teléfono en mi panza y le envía mensajes de audio. Pero más me emociona que aun no sepa cuánto cambiará su vida. Sobre qué nos pasará con todo esto después del nacimiento, no tengo idea”, había contado la conductora de Casados con hijos pocas semanas antes de dar a luz y de ese modo expresaba que para ellos la distancia nunca fue un problema.

Sin embargo, como no todo es lineal en las relaciones de pareja, pocos meses después del nacimiento de su hijo llegó la prueba más difícil que les tocó sortear. “Metele amor al caos y verás cómo todo se ordena”, señaló Florencia cuando se difundieron públicamente los audios de una mujer, Eliana Mendoza, que decía ser la amante de su pareja. Flor no dudó además en declarar que con Ramiro mantenían una pareja abierta.

Así fue como le adosó el término poliamor a su relación: “La monogamia no ayuda a que las personas se elijan de un modo libre y auténtico”, dijo por esos tiempos. Y continuó: “Tenemos una relación abierta y consensuada. Siempre hablé de libertad, pero no era mi intención salir a presentar esta carta en un programa. Él se equivocó en la manera de exponerse, porque es un inexperto. No termina de darse cuenta de que tiene una relación abierta con Florencia Peña. Hace mucho que no creo en la monogamia, pero sí en formar una pareja construida desde el amor absoluto. Y por ahí andamos”.

Florencia Peña y Ramiro Ponce de León lograron sortear las dificultades que se presentaron en su relación de pareja a pesar del paso del tiempo (Foto: @flor_d_p)Florencia Peña y Ramiro Ponce de León lograron sortear las dificultades que se presentaron en su relación de pareja a pesar del paso del tiempo (Foto: @flor_d_p)

Con inteligencia y mucha seguridad en sí misma, la conductora logró desactivar las supuestas amenazas de la amante de su novio, de quien se comentaba que habría advertido con la publicación de mucho más material que el que ya se había echado a circular: más chats, imágenes e información muy personal. “Hay dos cosas que me quedan claras con todo esto –concluyó Flor en ShowMatch, el programa de Marcelo Tinelli en el que ella era jurado del certamen de baile. Y, con la ironía que la caracterizó siempre, explicó: “Hay que mejorar la técnica y el casting, porque no lo hicimos bien”.

A pesar de haber podido manejar bastante bien la opinión pública, la actriz reconoció que en esos instantes de angustia lo que más le costó fue aclarar las cosas adentro de su casa e intentar que sus hijos no sufrieran. Basada en la educación libre y desprejuiciada con la que los crió, Florencia se sentó frente a sus hijos mayores y les confesó:”Yo sé que ustedes tienen una mente hermosa y tan abierta…” Y según relató la actriz, Tomás la miró, la interrumpió y le dijo: “Te quiero y sólo deseo que estés bien”.

Cómo fue el tierno pedido de casamiento de Ramiro a Flor

Meses atrás, en una charla con Teleshow, la conductora contó algunos detalles de la propuesta de boda que le hizo su pareja después de nueve años juntos. “Me dio esa especie de mamushka de cajas truncada, fue un momento muy divertido porque realmente yo soy tan controladora que a mí es muy difícil sorprenderme”, reconoció.

Florencia Peña reveló emocionada el momento en el que Ramiro Ponce de León le propuso casamiento (Foto: @flor_d_p)Florencia Peña reveló emocionada el momento en el que Ramiro Ponce de León le propuso casamiento (Foto: @flor_d_p)

En ese momento, Florencia acababa de regresar de unas paradisíacas vacaciones junto a Ramiro y sus hijos por México y Miami. Entonces, fue sorprendida por el abogado salteño con un romántico regalo en la habitación de un lujoso hotel de Puerto Madero. “Tomá, fijate qué podés hacer con esto”, le dijo él mientras le entregó una bolsa. Y así, entre risas, la actriz la recibió y la abrió hasta descubrir el regalo que estaba adentro de muchas cajas.

“¿Por qué tanta cosa?”, le dijo Flor tentada sin sospechar lo que se venía. Hasta que, finalmente, descubrió la última caja, que contenía una carta. “Amor mío, ¿te casás conmigo?”, leyó ella, muy conmovida ante la pregunta que él le volvió a repetir mientras le mostraba un anillo. Entonces, Florencia se quedó sin palabras. Simplemente lo besó y él le preguntó: “¿Es un sí?”. “¡Obvio! Te amo”, se emocionó Flor.

En cuanto a la manera en que pudieron reconvertir una relación abierta en un matrimonio, Florencia reiteró su postura. “Está claro que pensamos el amor de una forma bastante libre, pero ahora estamos en un momento donde sentimos que tenemos que celebrar la vida por muchas cosas que también fueron pasando alrededor; la vida es hoy, hay que festejar y con ese espíritu me pidió casamiento, porque para nosotros no es más que una excusa para celebrar con la gente que queremos, reafirmar nuestro amor, y hacia allá vamos”, aseguró la actriz a punto de volver a pasar por el Registro Civil y así sellar su original historia de amor.

La romántica boda campestre que los espera

Si bien hubo varios intentos de celebrar el casamiento antes, este se fue postergando por la salud del papá de Florencia, quien finalmente falleció de una enfermedad terminal apenas iniciada la pandemia. La actriz no quería despegarse mucho de su padre y además, según decía, quería esperar a que mejorara su salud y pudiera viajar. “Sólo así tendría sentido el plan de la pareja, que la boda sea una auténtica celebración, alegre, lúdica y familiar, del amor más honesto que experimentamos jamás”, había revelado la conductora antes de la partida de su papá.

Por eso ahora, a punto de cumplir diez años de su relación, pusieron fecha de boda y además festejarán por partida doble.

El próximo sábado, Florencia y Ramiro celebrarán su unión junto a 170 invitados en un hotel campestre en medio de los viñedos y las montañas en la localidad de Tolombón, a 11 kilómetros de Cafayate, en la provincia de Salta. El hotel no admitirá turistas ya que quedará para uso exclusivo del casamiento.

Para esta inolvidable ocasión, Florencia contrató a una wedding planner de lujo, nada menos que a su amiga Claudia Villafañe, la expareja del Diez.

Hace unos meses, cuando la conductora de LPA reveló en su programa quién sería la organizadora del evento pidió un aplauso para Claudia. Y agregó en tono de humorada: “Vamos a comer ñoquis seguro”. En este sentido, explicó que el plan es hacer un festejo íntimo en la provincia de Salta y una fiesta mucho más grande en la capital porteña.

Florencia Peña y Ramiro Ponce de León celebrarán su unión con dos fiestas, en Salta y en Buenos Aires (Foto: @flor_d_p)Florencia Peña y Ramiro Ponce de León celebrarán su unión con dos fiestas, en Salta y en Buenos Aires (Foto: @flor_d_p)

La ceremonia comenzará a las 18 y se hará de manera laica, los casarán dos íntimos amigos de la pareja y también irá una jueza de paz al lugar para los trámites formales. En ese sentido, será una celebración superintima, muy romántica y divertida como es la pareja con un montón de sorpresas, comida regional y músicos salteños.

“Lo más importante de la fiesta es el cotillón”, aclaró Flor. “No es que la gente llegue a Salta, ni que vuelva la gente, es el cotillón. No puede faltar en gran cantidad”, aseguró la conductora. Incluso, indicó que le gustaría que, sobre el final, todos terminen con la camiseta de Argentina puesta.

Por Andrea Mazzei-Infobae