Image default

Fratelli Tutti argentino

“Diálogos fraternos” es un libro ahora en formato virtual que teje la hermandad humana desde las experiencias de personalidades religiosas, intelectuales y activistas en derechos humanos.

Hermanos todos. Así se traduce Fratelli Tutti. La última carta encíclica del Papa Francisco.

Para acompañar y potenciar este texto del Santo Padre cargado de lapidarias definiciones políticas nació el libro: “Diálogos fraternos”. Fue a mediados de julio que se presentaron los 500 ejemplares impresos por la editorial de la Universidad de Buenos Aires (EUDEBA), con ilustración del artista Alejandro Marmo (quien cedió sus derechos de autor), y que desde ahora cualquier persona con acceso a internet puede leer ingresando aquí.

El libro “Diálogos fraternos” fue una iniciativa de la secretaria de Cultos del gobierno nacional que logró recopilar la sapiencia de 16 personalidades de distintos países y diversas disciplinas sobre la fraternidad humana tras la experiencia de la pandemia mundial del coronavirus.

Guillermo Oliveri dirige Cultos por cuarto mandato (inició con Néstor Kirchner, siguió los dos períodos de Cristina Fernández), o sea casi 20 años de experiencia. Este avezado peronista en la fe, nacido en la localidad bonaerense de Baradero, convocó a su equipo con el objetivo de acompañar públicamente la prédica y el accionar del primer Vicario de Cristo de nacionalidad argentina.

Fue un impacto global como Bergoglio surfeó la pandemia del coronavirus. En plena incertidumbre mundial de una enfermedad altamente contagiosa y mortal, el Papa se animó a cruzar los muros vaticanos. Ese momento, el domingo 15 de marzo de 2020, quedó inmortalizado con una foto: el hombre de blanco caminando por la vacía Vía del Corso y a unos metros un joven pasando en bicicleta. Jorge Mario iba peregrinando para rezar en dos iglesias legendarias por haber salvado a Roma de la gran peste del siglo XVI.

El otro momento de impacto global y que colocó al Papa en el liderazgo mundial, hasta el día de hoy el mayor nivel de visibilizaciones en la era modera, fue la oración extraordinaria por el fin del coronavirus, el lluvioso viernes 27 de marzo de 2020. Esa imagen está en “Diálogos fraternos” cuando uno pasa la tapa del libro.

En la solapa de la tapa está la columna de reflexión de Oliveri donde convoca a redescubrir la globalización del bien que encabeza Francisco y es respaldada por las 16 personalidades de la cultura, sociales y otras religiones que “buscan la paz global y la justicia social”.

Fue María Eugenia de Cruz quien puso la propuesta arriba de la mesa. La directora nacional de asuntos de Culto y equipo tuvieron un año de trabajo para conseguir todos los escritos. El que más costó fue Ayram Noam Chomsky, el prestigioso lingüista estadounidense de origen judío.

Dilogos fraternos con prlogo del Papa y textos de personalidades religiosas intelectuales y activistas en derechos humanos
“Diálogos fraternos”, con prólogo del Papa y textos de personalidades religiosas, intelectuales y activistas en derechos humanos.

El prólogo es firmado por el Santo Padre. Al pie de la hoja la inconfundible pequeña letra de su puño y en tinta color negro figura “Francisco”. El sello de agua, para certificar su veracidad, de la secretaria personal del Pontífice. “Llamados a caminar juntos” dice Bergoglio abriendo la puerta a la experiencia de estos servidores de la amistad social.

El primer testimonio es el imán de los musulmanes en Argentina, Abdelnaby Elhefnawy. “Tender puentes de comunicación para un diálogo sincero” escribió el sheij del Centro Islámico Argentino quien cita El Corán y al profeta del Islam Muhammad comprometidos en proteger cristianos y judíos.

“Poner el amor en acción”. Así inicia su escrito el argentino premio Nobel de la Paz y artista, Adolfo Pérez Esquivel. Quien nos deja un pequeño recuerdo: “Un cantante callejero en el tren con su acordeón llamaba a los pasajeros diciendo: ‘sólo el amor salvará al mundo’”. Este cantor popular le marcó a Pérez Esquivel que “en el corazón de los humildes está la fuerza de poner el amor en acción” y concluye que la espiritualidad unidad a la oración “ponen el amor en acción, eso es la fuerza de la fe que mueve montañas”.

Mientras que Chomsky centró su reflexión con el título “hacia una mejor política” donde liga a Francisco con los más altos ideales de la Ilustración y señala a la doctrina neoliberal con 40 años de ataque a la civilización y la casa común.

La primera mujer en el libro es Azza Karam. Es una intelectual egipcia y presidenta del Grupo de Trabajo Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre Religión. Ella recuerda que Fratelli Tutti es un “manual espiritual” que unifica la familia humana. Karam reconoce que en las citas islámicas del Papa en su encíclica inmediatamente provocó una conexión con ella”.

El libro “Diálogos Fraternos” en formato virtual tomó impulso en las redes sociales por “Factor Francisco”, un grupo de laicos de largo andar en la iglesia argentina desde el “Centro Nueva Tierra”. Encabezados por Néstor Borri y Santiago Barassi “Factor Francisco” viene amplificando la predica y las acciones del Papa en el peronismo uniendo la estética arte-pop de Andy Warhol con nuestra cultura popular y la religiosa. Borri y Barassi tan comprometidos están con la mística y la política a través de Francisco que han editado 10 mil ejemplares de “Fratelli Tutti” que entregan gratis.

Por su lado, el cardenal libanés, Béchara Boutros Rai, de la Iglesia Católica Marónita, reconoce que ha hablado de “Fratelli Tutti” en varios canales de televisión y detalla la experiencia libanesa “hacia un nosotros cada vez más grande” que fuera ponderada como ejemplo de fraternidad humana para el mundo por el Papa San Juan Pablo II en su exhortación apostólica: “una nueva esperanza para el Líbano”.

Otro argentino, Fortunato Mallimaci, investigador de religión, expresa que las encíclicas Laudato Si y Fratelli Tutti resumen la propuesta global de Francisco donde resalta “algo novedoso: los movimientos populares, como actores y constructores de una nueva sociedad desde las periferias”.

El italiano Giovanni Traettino es conocido porque por primera vez un Papa salía del Vaticano a un encuentro privado con un pastor evangelista. Esa hermandad concreta entre Bergoglio y Traettino es uno de los atractivos del libro “Diálogos fraternos” donde el pastor reconoce que “Fratelli Tutti” es una encíclica que provocó “reservas” en algunos ambientes cristianos.

La británica experta en religión y política, Jocelyne Cesari, cree que las religiones están en un nuevo liderazgo por tener una agenda en la mejora del género humano que supera los límites de los nacionalistas cerrados, como ocurre en la India con los hindúes anti-musulmanes.

Latifa Ibn Ziaten, nacida y criada en Marruecos y ciudadana francesa por adopción, da el testimonio más conmovedor de “Diálogos fraternos”. Su hijo Imad fue asesinado por un joven fanático. Ella toma venganza trasmitiendo los valores espirituales entre jóvenes excluidos. La lucha de Latifa fue distinguida por el Gran Imán, Ahmed Al-Tayeb, y por el Papa Francisco. El 4 de febrero de 2021 recibió el premio y Naciones Unidas votó que esa fecha es el día de la fraternidad humana, en homenaje al documento firmado por ambos religiosos en Abu Dhabi sobre la paz mundial y la convivencia común.

También, el teólogo ecologista brasileño, Leonardo Boff, aportó lo suyo. Para él la conquista y la competencia, “una tendencia general de todos los hombres, que garantizan su poder buscando aún más poder”, según el psicoanalista Carl G. Jung, tiene como salida salvadora las encíclicas Laudato Si y Fratelli Tutti. “El sueño de los dos Francisco, el de Asís y el de Roma, no murió”.

Liberiana y premio Nobel de la Paz en 2011, Leymah Roberta Gbowee, ve que la cruel realidad de la tercera guerra en cuotas como la compra y venta de personas, se sale con la visión que tuvo Martin Luther King, Nelson Mandela y Mahatma Gandhi y que hoy actualiza Francisco con el documento que firmó junto al Gran Imán, Ahmed Al-Tayeb.

María Noel Vaez titular de ONU Mujeres se centró en su rol. Mientras que el español, Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé, representante de Naciones Unidas para las Alianza de Civilizaciones resaltó el plan de acción para salvaguardar los lugares de culto y la elaboración de una cartografía de estos sitios, que en el caso de América destaca a las autoridades argentinas.

Los últimos dos textos quedaron en manos de religiosos.

Óscar Ojea, teólogo y titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), pondera las tres fuentes de Fratelli Tutti, y en su desarrollo de la cultura de la escucha cree que es central la introspección: “escuchar nuestro cuerpo y nuestro corazón, recién podremos escuchar a los demás”.

Mientras que el rabino jefe sefardí de Israel, Yitzhak Yosef, afirmó que es “muy importante la iniciativa del Papa Francisco en su servicio por diseminar la paz en el mundo”. Además, el rab muestra su preocupación con “el consumo excesivo” y cree que la cooperación internacional es fundamental “para acabar con el drama de la desigualdad económica”.

El cierre del libro es una foto a doble página del Papa Francisco rezando en Irak a los pies de un edificio derrumbado por la guerra.

“Diálogos fraternos” está en español e inglés, y todos los autores lo han recibido como los embajadores argentinos de sus países.

El secretario de Culto Oliveri hizo la presentación de “Diálogos fraternos” en el Colegio Pio Latinoamericano de la Compañía de Jesús, en Roma, el pasado 6 de septiembre. Allí lo acompañaron el imán Marwan Sarwar Gil, el rabino y director de Radio Jai, Miguel Steuermann, ambos en Argentina artífices de la confraternidad judío-musulmana, junto a otro rab, Saúl Bonino, la embajadora argentina ante la Santa Sede, María Fernanda Silva, y el rector de la sede, el sacerdote jesuita, Gilberto Freire.

Por supuesto, el Papa recibió su ejemplar en papel. A su residencia comunitaria, Santa Marta, se lo llevó Oliveri.

Por Lucas Schaerer