Image default

Tormenta invernal en EE. UU.: miles sin poder viajar y millones sin energía

Decenas de millones de personas en Estados Unidos soportan drásticas temperaturas, condiciones de ventisca, cortes de energía y cancelaciones de viajes y reuniones familiares en plena víspera de Navidad. 1,4 millones de estadounidenses están sin luz y las cancelaciones de vuelos superan las 4.500 este viernes 23 de diciembre, según FlightAware.

Cerca del 60% de la población de Estados Unidos está bajo alguna advertencia por el clima invernal, pues unas 200 millones de personas están en zonas en las que se están produciendo fuertes tormentas, o en donde pronto se van a producir, según informes del Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés).

Desde este viernes, la tormenta que algunos expertos están definiendo como “única en una generación, inicialmente afectó al medio oeste del país, pero pasó a extenderse hacia el este, norte y sur.

Las autoridades meteorológicas han advertido que la fuerte nevada cubrirá la región de los Grandes Lagos y la zona de Nueva Inglaterra, y que las “significativas lluvias” atravesarán particularmente el noroeste de Estados Unidos.

Un día antes de este balance, el jueves 22 de diciembre, el presidente estadounidense, Joe Biden, habló públicamente de la situación y advirtió a los ciudadanos que se tomen la tormenta “de forma extremadamente seria”. Biden pidió que se siguieran al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades.

Complicaciones de transporte un día antes de Navidad

Varios aeropuertos han detenido sus operaciones de despegue por las complicaciones a causa del clima, una situación que bloquea a millones de estadounidenses que planeaban desplazarse a las casas de sus familiares para las celebraciones de diciembre. 

Según el portal web de la Administración de Aviación (FAA, en inglés), tres aeropuertos regionales y uno internacional (el de Michigan) están cerrados.

Los problemas en el transporte afectan también a los trenes y a compañías de autobuses como Greyhound, la mayor de ellas, que ya ha advertido que muchas rutas del noreste o del medio oeste pueden cancelarse o sufrir alteraciones.

Las autoridades dieron a conocer el cierre de varias carreteras y los choques cobraron al menos cinco vidas. 

Una persona murió en un accidente masivo que involucró al menos 50 vehículos en la autopista del peaje de Ohio y un conductor de Kansas City, Missouri, murió el jueves después de derrapar en un arroyo. Otros tres fallecieron el miércoles en accidentes separados en las carreteras cubiertas de hielo del norte de Kansas.

Por Juan Pablo Lucumí-France24