Image default

Sr. Flavio, el surfer Cadillac y la historia rutera de Matador: “No advertimos la dimensión que iba a tomar

El bajista de Los Fabulosos Cadillacs y compositor del gran éxito de la banda cuenta cómo creó el hit que tiene casi 150 millones de reproducciones en Spotify

El Sr. Flavio está bien.

Analizando un poco más profundamente la situación, el Sr Flavio está muy bien.

No sé si a causa o por consecuencia de vivir mirando el mar, me atrevo a afirmar que Flavio Cianciarulo, el Sr. Flavio de los Fabulosos Cadillacs es, de toda mi generación, el que mejor está.

Bajista, compositor, arreglador, productor, escritor, cantante y gran amigo de sus amigos, solo se baja de su tabla de surf para tocar hardcore con sus hijos, juntar dinero organizando shows para merenderos de la costa o salir de gira mundial con los Cadillacs.

Nada mal.

Su bondadosa sonrisa inherente a su presencia imponente hace que no puedas no querer a este sujeto. Calvo, barbudo, con bermudas permanentes, tatuado hasta los dientes y la gorra de costado, entre otras tantas canciones, es el que hizo “Matador”.

Hay canciones que empujan un movimiento, hay otras que sostienen una carrera, pero son muy pocas las canciones que elevan un estilo.

“Matador” es una composición que ha elevado no solo el prestigio de los Fabulosos Cadillacs, sino que llevó al rock argentino más allá de todas las fronteras que hasta ese momento se habían traspasado. “Matador” sonó hasta presentando a Rafael Nadal en una finalísima de tenis un par de años atrás. He visto boxeadores y peleadores de UFC entrar al ring saltando al compás de esa mágica melodía. Se ha usado hasta ahora en más de diez bandas de sonido cinematográficas distintas, una sobre un narco, otra sobre un pibito que supera contratiempos y zafa, otra sobre un gangster en Miami, en un documental sobre un futbolista mexicano al que llaman justamente Matador.

“Matador” es ante todo la masterpiece de Sr. Flavio.

Conocí a los Cadillacs 57 una noche de 1986 cuando estábamos con Quique Prosen poniendo música en Bajo Harlem. Con Prosen musicalizábamos la Rock&Pop inicial, que pasaba música todo el día. Así que a la noche nos arreglábamos para musicalizar antros de amigos. Bajo Harlem estaba en Marcelo T de Alvear y Libertad, a la vuelta de Caño 14. Una cuadra que entre la medianoche y la alta madrugada estaba ardiendo. Una noche estaban anunciados Los Cadillacs 57.

No se si debutaban , pero no los conocía nadie. Llegaron media docena de rapaces vestidos como Elvis Costello, tocaban horrible para el delirio de los diez que habían venido con ellos. El resto del público deberían ser algo de 80 personas deambulaban por el lugar o hacían algún mini pogo al ritmo de los dos tonos del Ska. Les gritaban que se bajen del escenario, les pedían que se queden, le contestaban a Vicentico que desde el escenario los boludeaba a todos. Algunos no podíamos dejar de prestarle atención a esos marginales que, sin duda, estaban yendo a algún lado.

Eso era el rock.

Como siempre sucede, el tiempo acomoda todo donde corresponde.

A lo largo de mi vida me he cruzado mucho con los Fabulosos Cadillacs, los vi en Bajo Harlem, en Obras, en Number One de La Salada y en el S.O.B´s de New York, en medio del Village, donde tocaban siempre Gil Scott Heron y Roy Ayers. También tocaron obviamente en el Madison Square Garden.

Nunca dejó de llamarme la atención que el núcleo de la banda es el mismo que vi esa noche en 1985, humana y artísticamente hablando.

Cierro los ojos y veo en aquel escenario 40 años atrás a los mismos que están en las fotos del Madison, me acuerdo de aquellos Cadillacs con Naco Goldfinger y el Tirri. Quitando sus ausencias, son casi los mismos.

Vicentico, Sr. Flavio, Sergio Rotman, Mario Siperman, Ricciardi y hasta el Vaino que anda por ahí todavía.

Tocan mejor. Eso si.

Una vieja foto de Los Fabulosos Cadillacs. Hacía poco se había cambiado su primer nombre: Cadillacs 57Una vieja foto de Los Fabulosos Cadillacs. Hacía poco se había cambiado su primer nombre: Cadillacs 57

Hoy son una banda reconocida mundialmente, que se han codeado con la más alta oligarquía musical contemporánea mundial. David Byrne, Debbie Harry, Tyna Weymouth, Celia Cruz y Mick Jones fueron algunos de sus asiduos. Son, sin dudarlo, la banda argentina que más extravagantes escenarios ha pisado.

Los dos primeros fueron Vicentico y el Sr. Flavio.

Sr. Flavio, antes de “Matador” ya había compuesto un par de exitazos para la banda: “Mi novia se cayó en un pozo ciego”, “El genio del Dub” con Rotman, pero sobre todo “Gitana” y el inmenso “Manuel Santillán , el león”, canciones que bendecidas por el timbre de Vicentico explotaban en las radios.

Por mi parte, llegué a una radio en 1977 por primera vez. De ahí en adelante, hasta hoy, sigo poniendo músicas al aire. Puedo afirmar fehacientemente, que el suceso que me tocó presenciar cuando sonó por primera vez en un programa de radio la canción “Matador” fue desmesuradamente iniciático. Ahí por primera vez vi nacer un hit. Algunos, la verdad, ya nos llegaban medio mangiados. Que se yo. “Every breath you take ” de Police fue un escándalo, pero venía siendo un escándalo de difusión en todos lados. Lo mismo Madonna, o U2. Pero este de los Cadillacs solo lo sabían ellos. Y además el video. Todo nunca visto por estos lugares.

Estamos en 1994, el nuevo ídolo juvenil era Diego Torres, en el mundial le cortan la piernas al Diego asi que adios al sueño americano de ganar el mundial de USA, por acá las movilizaciones eran de jubilados liderados por Norma Pla, nos vuelan la AMIA y es furor la televisión por cable.

Eran los años de MTV, la música por fin llegaba con imágenes. El genial video de “Matador” -obra y gracia de Pucho Mentasti-, con una gran interpretación, que duele, de Eusebio Poncela como El Matador, ese al que van a matar esa noche en Barracas, sumado a la imagen Blade Runner de los Cadillacs mismos, hizo historia.

Vicentico y Sr. Flavio, la esencia de Los Fabulosos Cadillacs (Foto AP/Rebecca Blackwell, archivo)Vicentico y Sr. Flavio, la esencia de Los Fabulosos Cadillacs (Foto AP/Rebecca Blackwell, archivo)

En 5 años dirigiendo los canales de música de Turner, en Miami, Argentina, Atlanta y el resto de latinoamérica, de rock, reggaeton y lo que sea aprendí que el único video que sale en todos los canales -sea de boleros, de rock o de folklore- es este. Deberían ponérselo a los nenes antes de salir de la primaria en las escuelas. Para que vean la parte voodoo de latinoamérica.

Le pregunto a Flavio por Matador y me responde: “Mirá Bob, fue una canción más de esas canciones que compongo en situación previa a meternos a grabar un disco. Siempre he sido un compositor que se negó al acopio de canciones. Nunca hice canciones para bibliotecas o para freezer, siempre he trabajado con el gran proyecto encima. Como en esa época se grababa un disco por año, año y medio, estábamos con la idea del disco. Para ser más exactos, la compañía nos quería sacar un Grandes Éxitos, un compilado, lo que nosotros aceptamos, pero queríamos hacer algunos temas nuevos para aportar algo más, para no caer en el refrito. Se nos ocurrió regrabar algunas versiones, como “El Satánico Dr Cadillac”. La regrabación se nos ocurrió porque yo era muy fan de Suicidal Tendencies, y Suicidal, que tenían un gran primer disco en los 80´s pero con un audio espantoso. Ya con la formación de Trujillo, bajista de Metallica, regraban entero ese primer disco con un audio descomunal, más los nuevos de la banda era impresionante. Les mostré eso a los demás, notando lo bueno que era regrabar. Bueno, en ese contexto se acelera Vasos Vacíos en la compañía, aunque ellos querían hacerlo lo menos posible. Sobre todo para no gastar dinero en nuevas sesiones de grabación, así que les propusimos regrabar algunos temas. O sea, se ahorraban los ensayos. Entre idas y venidas aceptaron eso más mostrar dos temas nuevos. .Ahi nos pusimos a componer y salieron dos temas míos, “Matador” y “V Centenario”.

Vasos Vacíos finalmente salió con 300.000 copias vendidas y el video de más alta rotación en los canales de cable.

0 seconds of 3 minutes, 54 secondsVolume 0%Los Fabulosos Cadillacs Feat. Celia Cruz – Vasos Vacíos

“Te están buscando Matador…

Me dicen El Matador, nací en Barracas

Si hablamos de matar, mis palabras matan

No hace mucho tiempo que cayó El León Santillán

Y ahora sé que en cualquier momento, me la van a dar.

Pa pa pa oh

Pa pa pa oh

¿Dónde estás Matador?

Pa pa pa oh

Pa pa pa oh

Me dicen El Matador, me están buscando.

En una fría pensión los estoy esperando

Agazapado en lo más oscuro de mi habitación

Fusil en mano, espero mi final.

Pa pa pa oh

Pa pa pa oh

La cana te busca Matador

Pa pa pa oh

La cana te miente Matador

Pa pa pa oh

¡Hey!, ¡Hey!”

La música conmueve, las imágenes emocionan, mete miedo, sonreís, sos cómplice, sos el delator, perseguís, te escondés. El video de Pucho transmite como pocos films la verdad de latinoamérica, belleza, ritmo y frenesí, en medio de una atmósfera pesada, sangre y flores. Un prodigio audiovisual, muy a la altura del tema. Obvio. Pucho Mentasti sabe mucho de rock.

-¿Para quién la hiciste, Flavio?

-Como todo lo que abordo o emprendo, no la hago para nadie ni para nada. La causa es siempre hacer canciones, soy más que todo un compositor nato, lo digo sin pedantería. Es lo que me sale primero. Desde que empezamos. Fue una canción más, de las que hacíamos siempre. Lo curioso es que no eran épocas digitales, estábamos de gira por el interior del país. Recuerdo que íbamos a la provincia de Santa Fe, no puedo precisar exactamente adonde. Recuerdo la situación del micro y una melodía que se me colaba recurrentemente desde los ruidos de la ruta. Después me acuerdo de llegar al hotel en esta ciudad de Santa Fe, tenía en la cabeza nada, solo esa melodía redundante dándome vueltas todo el tiempo, no tenía a mano ni una guitarra, ni un bajo, estaba todo despachado en otra carga que iba directamente al lugar donde teníamos que tocar. Entonces llego a mi habitación donde había un sobre, de ésos que te ponían con un papel en blanco y una lapicera, donde empecé a escribir la letra de “Matador”. Muy inspirada en la lírica de Rubén Blades, que siempre fue mi gran inspiración, y la rítmica de The Clash. Con la letra guardada y con esta melodía recurrente en mi cerebro, cuando retomamos los ensayos en Buenos Aires les empecé a pasar la canción a mis compañeros y era una canción más. No nos dábamos cuenta, no advertimos la dimensión que después llegaría a tomar. Uno como compositor maneja una fórmula alquímica creativa a ciegas. Es después la gente que hace todo, cuando la escuchan en la radio, y de ahí se va al mundo, al espacio. Es la gente la que la eleva. Pero la fórmula de la creación es a ciegas…”

Los Fabulosos Cadillacs en la época de El León, álbum del que se cumplen 30 años este 2022Los Fabulosos Cadillacs en la época de El León, álbum del que se cumplen 30 años este 2022

“Matador, Matador

¿Dónde estás Matador?

Matador, Matador,

No te vayas Matador

Matador, oh oh oh oh

Oh yeah, Matador, Matador…

Viento de libertad, sangre combativa

En los bolsillos del pueblo la vieja herida.

De pronto el día se me hace de noche

Murmullos, corridas y el golpe en la puerta.

Llegó la fuerza policial.

Pa pa pa oh

Pa pa pa oh

Mirá hermano en que terminaste

Pa pa pa oh

Por pelear por un mundo mejor

Pa pa pa oh

¿Qué suenan?

Son balas

Me alcanzan

Me atrapan

¡Resiste!

Víctor Jara, no calla

Matador, te están buscando!

Matador

Matador, te están matando!

Matador, Matador.

Matador, oh yeah, Valiente Matador.

Me dicen el Matador de los cien barrios porteños

No tengo porque tener miedo, mis palabras son balas

Balas de paz, balas de justicia,

Soy la voz de los que hicieron callar sin razón,

Por el solo hecho de pensar distinto, ay dios

Santa María de los Buenos Aires,

Si todo estuviera mejor…

Matador, Matador,

Si todo estuviera mejor,

Matador, Matador,

Adonde vas Matador,

Matador, Matador”

La máquina de matar pájaros, uno de los siete libros que escribió Sr. FlavioLa máquina de matar pájaros, uno de los siete libros que escribió Sr. Flavio

Además de todo, desde el mar, Sr Flavio editó siete libros publicados por un sello underground que se llama Piloto de Tormentas. Me cuenta que tiene otro terminado que está ahí de salir al mundo. Textos de ficción, ensayos, libros de canciones sin músicas. Pero donde mejor se maneja literariamente Flavio es en el terror.

“La máquina de matar pájaros” es una novela sensacional, o “Surfer Calavera y otros cuentos” a puro rock y misterio con atmósfera surfer.

Reencontrarnos con Flavio fue abrir ventanas que estaban olvidadas, y estos son tiempos de recuperar lo que nos hizo buenos.

El gran ejemplo de estos tipos, los Cadillacs, o los Auténticos Decadentes, fue saber surfear juntos todas las olas, siempre mirando al costado. Son un ejemplo para todo este país.

Hoy más que nunca.

Por Bobby Flores-Infobae