Image default

Serio peligro para la democracia y el desarrollismo en el Brasil

Este fin de semana, aquellos que no creían que el huevo de la serpiente del Neoliberalismo se había roto hace tiempo, vieron retar a la serpiente en la Capital Política del País.

Cuando hablamos del gigante Latinoamericano, hablamos de un País de más de 350 Millones de personas, con un PBI que lo posiciona entro los diez primeros del mundo.

Pero no solo de esto, Brasil de el hablamos, es conocido como “BELINDA” una mezcla entre Bélgica y la India, su crecimiento fue totalmente inequitativo, especialmente a partir de la década del 60 del siglo pasado, fue geométrico, pero se dio en un sector de la población ligado ha sectores del campo, de las finanzas y especialmente la industria, que tienen una vida de primer mundo, por eso Bélgica, los trabajadores y otros son los grandes sectores sumidos en la pobreza, de ahí la India, esto conforma “BELINDA”.

El Brasil era considerado el paradigma del desarrollismo en Latinoamérica, desde Getulio Vargas en adelante, este gigante abraza las políticas desarrollista como forma de vida y desarrollo, el Varguismo que mucho lo asimilan al Peronismo en la Argentina, tenía dos partidos el PTB –partido de los trabajadores brasileros- que aglutinaba a los sectores populares y el PSB –partido social brasilero- que aglutina a lo que se conoce como clase media o pequeña burguesía, tras el suicidio de Getulio Vargas, sus continuadores entre otros Juscelino Kubitschek y por ultimo por ultimo Janio Quadros, esto se da entre 1930 y 1964, conocido los Presidentes de este periodo todos Mineiros o Gauchos como alianza café con leche.

En Latinoamérica en los fines de los cuarenta se crea la CEPAL –comisión económico para américa latina- sus ideas contestes con el desarrollismo, a lo que acompaño en la década del sesenta un grupo de economistas los más importantes Brasileros que crean el estructuralismo, con puntos de contactos con la CEPAL, los dos economistas más conocidos Enzo Faleto y Fernando Henrique Cardozo, este último será presidente del Brasil.

El golpe desplaza al Varguismo y la alianza del café con leche del gobierno, pero no hace cambios sustanciales en la política desarrollista que estos últimos impulsaban, en el periodo de Kubitschek se ve la mano de EEUU en Brasil, este País ayuda desde el exibank con préstamos al gigante para que pueda poner en funcionamiento volta redonda el primero de una serie de grandes hornos para la industria pesada que posiciona al Brasil en su proceso de crecimiento, porque se da esto por parte de EEUU, algunos plantean que el País Latinoamericano mando tropas a la segunda guerra mundial, solo fue un batallón, lo determinante fue que Brasil dejo utilizar el norte de este País y alguna isla allí situada para que la marina yankee pudiera actuar sobre el norte de África y terminar con la invasión nazi en ese continente.

Los más de veinte años de dictadura en Brasil continuaron con una política desarrollista, funcionaba un parlamento adicto su principal partido el PMDB, la izquierda estaba proscripta y perseguida, en ese clima se conformó el Partido de los Trabajadores y nació el liderazgo de LULA, el endeudamiento que llevo adelante la dictadura tenía una virtud, se veía en el País, tanto en infraestructura como en el desarrollo de industrias, su gran herramienta el BANADES –banco nacional de desarrollo- nunca fue atacado por los militares, por el contrario fue cuidado y utilizado, esta Nación tenía una importante industria militar, madres de las industrias y además protegieron su empresa de energía PETROBAS, la diferencia con la dictadura Argentina es que esta se endeudo para que el capital financiero fugara, nada quedara, inicio de la era Neoliberal en el País.

El regreso de la democracia en el gigante del sur fue lo esperado, el triunfo fue para el PMDB no en elecciones sino elegido por un colegio electoral, Tancredo Neves fue el designado, pero este no pudo asumir porque falleció antes de hacerlo, lo sucedió su vice José Sarney, las elecciones libres en Brasil sedan para 1990 con el triunfo de Fernando Collor de Mello, el cual dura tan solo dos años en el poder y es destituidos, casos de corrupción, pero es la primera luz de alarma, un presidente del Brasil que después de sesenta años de política ininterrumpida, pretende llevar adelante una política Neoliberal, luego vendrán otros presidentes como dijimos más arriba Cardozo y un Partido de los Trabajadores creciendo y ganando estados con LULA cada vez más popular, pero el huevo de la serpiente ya está entre los dirigentes de ese País.

Los primeros años del dos mil tendrán la llegada el PT con LULA al gobierno, para muchos el peligro rojo toma el gigante Latinoamericano, quien mejor describe lo que va pasar en el Brasil, será ExPresidente Argentino Raúl Alfonsín, cuando el periodismo le pregunta por la eminente asunción de LULA y el peligro rojo, este les dice a los periodistas reunidos, la función del nuevo presidente del Brasil será lo mismo que hizo el primer Felipe González de la España pos Franquista, integrar socialmente a los habitantes de ese País y transformarlos en ciudadanos, de echo su gobierno integro cincuenta millones de Brasileros a la clase media, sus dos mandatos culminan con el triunfo de una mujer del PT Dilma Rousseff, la cual fue destituida por el parlamento y asume su vice Temer, aquí vale una aclaración en el Brasil de los últimos cuarenta años, se da un fenómeno que es el crecimiento de las Iglesias Cristianas Evangélicas en su territorio, contestación política impulsada por los EEUU y empujada por el Papa Juan Pablo II, a la gran actividad de la Iglesia Católica de Base de ese País que adhería al Concilio Segundo, al documento de Medellín y la Teología de Liberación, las nuevas Iglesias Evangélicas, conocidas como Iglesias electrónicas en los noventa, trabajan activamente en política formando partidos y tomando posiciones de centro derecha y derecha.

Este panorama que describimos, nos asegura que el huevo de la serpiente se rompió y esta reta por el gigante, hace más de diez años en una nota del suplemento económico dominical cash del diario página 12, un economista Argentino residente en el Brasil, relataba como muchas fundaciones ligadas a centrales empresariales levantaban lo que se conocía como ideas Neoliberales, todo esto nos debe explicar el fenómeno de Jair Bolsonaro, un político militar retirado, oscuro en su intelecto pero con claras ideas “racistas” de segregación económica y violentas.

Lo grave es que tienen anclaje en los sectores populares y revirtió las ideas desarrollistas en las Fuerzas Armadas de su País, cuando este fin de semana se movilizaron sectores de la derecha violenta, utilizando métodos similares a lo que paso en EEUU en el 2020, luego de la derrota de Donald Trump, las fuerzas de seguridad de Brasilia no actuaron dejando hacer y cuando se les pregunto a dos regimientos cercanos manifestaron que ellos no actuarían en defensa de las instituciones.

Es alarmante por lo que significa Brasil para nuestro continente y el mundo, pero si observamos Latinoamérica con detenimiento sufre ataque a sus instituciones y a la democracia, la derecha demuestra solo respecta la democracia cuando ella gana, el Neoliberalismo no es solo un sistema económico, es un proceso civilizatorio.

Que hacer, fortalecer la unidad dando vida al MERCOSUR, UNASUR y ALBA, marchar a la moneda única, crear el Banco del Sur para no depender más del FMI y Banco Mundial y tener en cuenta que en un mundo donde la OTAN pelea contra Rusia, China tiene una pelea sorda con EEUU por el G5, nosotros debemos dejar de ser una zona extractivita y pasar a manejar nuestros bienes e industrializarlos.

Solo con Unidad, Soberanía, Industrialización y Autonomía Financiera, podremos defendernos del Fascismo del XXI.

Por Fernando Cantero