Baires Para Todos

Monseñor Ojea: “Preocupa mucho que haya aparecido un clima de autodestrucción”

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) defendió la figura del papa Francisco de “los insultos irreproducibles” y “falsedades” que pronunció Javier Milei y por los cuales representantes de la Iglesia llevaron a cabo una misa de desagravio. “No avalamos a ningún candidato en particular porque no es nuestra misión y no nos corresponde”, aclaró.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y obispo de San Isidro, Oscar Ojea, expresó hoy que “en este tiempo de desesperanza y decepción que provoca la creciente pobreza” en el país le “preocupa mucho” que, con motivo del proceso electoral del que surgirá el próximo presidente de la Nación, “haya aparecido un clima de autodestrucción” en el país y “un deseo de que todo se desborde para caer en el vacío”. “Esto es como una enfermedad social que anula todo horizonte y proyecto de futuro. Una suerte de autoboicot”, dijo.

Ojea, además, defendió la figura del papa Francisco de “los insultos irreproducibles” y “falsedades” que tiempo atrás pronunció el candidato de presidente de La libertad Avanza, Javier Milei, y por los cuales representantes de la Iglesia llevaron a cabo una misa de desagravio. Al respecto, dijo que “muchas veces” el Sumo Pontífice “se ha visto maltratado sistemáticamente por algunos medios de comunicación”, algo que “ha contribuido a que se lo lea poco y a que se difunda menos su palabra y pensamiento, deteniéndonos en pequeñeces muy buscadas con mala intención por un sector de la prensa”.

El obispo de San Isidro se pronunció así, en una serie de reflexiones dirigidas a todos los candidatos y candidatas que se postulan para gobernar el país, através de un comunicado de prensa de la CEA.

Días atrás, con la presencia de dirigentes políticos y gremiales, la Iglesia argentina organizó una misa “en desagravio por los ultrajes” a la figura del papa Francisco que expresó en su momento el candidato de ultraderecha Javier Milei, quien en varias ocasiones, tanto en declaraciones periodísticas o en sus redes sociales, se refirió al Sumo Pontífice como el “jesuita que promueve el comunismo”, “personaje impresentable y nefasto” o “representante del maligno en la Tierra”.

Ojea citó una frase de monseñor Gustavo Carrara, quien definió al Papa como “un profeta de la dignidad humana en un tiempo de violencia y exclusión” para los católicos, además de ser “un Jefe de Estado al que se le debe un respeto particular”.

El presidente de la Conferencia Episcopal recordó que el 22 de agosto pasado, pocos días después de celebrarse las elecciones primarias en el país, fue publicado un mensaje ecuménico e interreligioso titulado “Declaración conjunta por un diálogo responsable y comprometido”, en el que se advirtió que resulta “imposible construir un país sin diálogo y con insultos, gritos y descalificaciones”.

“Nos preguntábamos cómo se va a gobernar un país dividido. Y afirmábamos que el clima de violencia en las expresiones de los candidatos no ayuda a la paz social”, agregó la autoridad religiosa católica.

“No avalamos a ningún candidato en particular porque no es nuestra misión y no nos corresponde (…) Nuestra misión es pastoral y si bien enunciar esos principios puede incomodar, o los mismos candidatos expresar su desacuerdo, de ninguna manera renunciaremos a la vocación primera de anunciar el Evangelio con libertad”, señaló.