Image default

Mirtha Legrand y Marina Calabró hicieron las paces

La diva invitó a la periodista a su mesa, donde ambas se reconciliaron y dejaron atrás las diferencias que las distanciaron en el pasado

Este sábado y después de mucho tiempo, llegó una de las reconciliaciones más esperadas de la televisión argentina: la de Marina Calabró y Mirtha Legrand. Ambas habían estado distanciadas luego de que la Chiqui manifestara su enojo por algunos dichos que la periodista había hecho sobre ella hace unos cinco años y, desde ese entonces, no habían vuelto a cruzarse.

Lo cierto es que, días atrás, la hermana de Iliana había brindado una nota en Intrusos, donde reconsideró su postura en torno a este conflicto: “Si me invita Mirtha, yo me voy corriendo. Me falta Mirtha y Juana, pero Juana creo que no me registra, ella es super relajada, no tiene un cuadernito negro”. Y concluyó, a modo de reflexión: “Si hay una persona en este medio con la que debí tomar una posición más amorosa fue Mirtha Legrand. Me parece que cuando uno dice determinadas cosas, por más que no lo haga desde una mala intención, ese detalle de donde te paras, parece que omite que estamos hablando de una máxima estrella”.

Lo cierto es que la diva, que estaba mirando el programa de América, accedió a invitarla a su mesa, donde ambas sellaron la paz. “Estoy muy feliz de tenerlos acá. Marina sabe por qué estoy muy feliz. Es un reencuentro después de muchos años”, comenzó la conductora al abrir su programa. “Estoy muy emocionada”, expresó Calabró. Acto seguido, la conductora le preguntó cuántos años hacía que no se veían, a lo que su invitada respondió: “La última vez, si no me equivoco, fue en 2017, pero ya veníamos de alguna distancia y fue una reconciliación a medias. Estoy recontra contenta”. Conmovida, Mirtha señaló: “Me alegra mucho tenerte acá. Tus palabras que dijiste el otro día me emocionaron muchísimo”.

Momentos más tarde, Legrand reflotó el tema e indagó: “Marina, ¿dormiste anoche?”. “No”, reconoció ella entre risas, y se explayó: “Además, todo el mundo te llena la cabeza. Yo tengo mi cofradía de periodistas del espectáculo, con Adrián Pallares, Rodrigo Lussich, Marcela Tauro, Ángel de Brito…y todos me decían: ´¿Sabés que Mirtha te va a pasar el talonario completo de facturas?´. Y yo les dije: ´Bueno las recibiremos´”. Sin embargo, Mirtha lo negó: “No, no. ¿Querés que te diga? Ni me acuerdo qué pasó, te soy sincera, algo de algún Martín Fierro me parece”. Entonces, Calabró recordó: “Sabía que era eso, tuvimos diferencias”. De todas formas, sin ánimo de volver a entrar en la polémica, la anfitriona destacó, pidiendo un aplauso: “No nos hablamos por más de cinco años, hoy es un reencuentro”.

Haciendo un mea culpa, la panelista de Lanata sin filtro apuntó: “Yo te aplaudo a vos, y lo que dije en Intrusos lo siento de corazón. Creo que en algunos comentarios he sido muy dura, y creo también que debí levantar el teléfono y tener un acercamiento personal para aclarar las diferencias, para que me dijeras lo que te molestó, para contarte por qué lo dije, y si era necesario, pedir disculpas”. En tanto, la conductora expresó: “Te conozco desde que naciste, soy íntima amiga de sus padres”. En este sentido, Marina admitió que su madre, Coca, sufrió mucho por este distanciamiento entre ellas. “Yo hablo todas las semanas con tu mamá, pero nunca tocamos el tema”, cerró Mirtha.