Baires Para Todos

Messi contó cómo fueron sus dos años en el PSG: “No era feliz”

El capitán de la Selección se sinceró sobre su paso por el club de la capital francesa

El capitán de la selección argentina, Lionel Messi, anunció hoy que continuará su carrera deportiva en Estados Unidos, en el Inter Miami. En una larga entrevista con el sitio español Mundo Deportivo, el campeón mundial habló de cómo fueron sus dos años en el París Saint Germain.

Ante la consulta del periodista Fernando Polo sobre cómo fue su paso por el equipo de la capital francesa, Messi respondió: “Con sensaciones encontradas. La verdad que el primer año fue muy difícil, como ya dije en alguna ocasión, por diferentes motivos. El segundo año, los primeros seis meses me sentí muy, muy bien, muy cómodo en el club, en la ciudad, con mi familia. En el medio estuvo el Mundial y creo que el Mundial marcó un poco a todos los equipos en general, marcó un poco la temporada, con una competición tan importante en el medio por primera vez. Creo que condicionó mucho la temporada. Esperaba terminar de otra manera, pero bueno, fueron dos años, los cuales, en general fueron difíciles para mí, pero que ya quedaron atrás”.

En otro fragmento de la entrevista Polo lo consultó acerca de si sus dos años en París habían afectado su decisión de irse a jugar a Miami. “Fueron dos años en los que no era feliz, no disfrutaba, y eso afectaba mi vida familia, me perdía mucho de la vida de mis hijos en el cole. En Barcelona los iba a buscar, aquí lo hice mucho menos, compartía menos actividades con ellos. La decisión pasa por ahí también, para reencontrarme, entre comillas, con mi familia, con mis hijos, y disfrutar del día a día. Tuve la suerte de conseguir todo en el fútbol y ahora va un poco más allá de lo deportivo, que también me interesa y mucho, pero mucho más lo familiar”, respondió el exjugador del Barcelona.

No fue un desembarco sencillo en Estados Unidos, porque en la mesa de Messi aparecían varios actores. Aunque claro, ninguno podía ofrecerle lo que él pretendía. Por lo tanto, Miami vio la ventana para ingresar en el radar del rosarino con una serie de posibilidades que a su edad tienen peso propio. Si bien el capitán de la selección argentina pretendía seguir compitiendo en Europa, su mirada cambió por completo a los 35 años y

ya no sólo prioriza su deseo por ganar y tampoco busca contratos siderales. Entonces, la franquicia de la MLS le ofrece lo que hoy más valora: la tranquilidad para él y para su familia, además de disfrutar del juego en una liga en crecimiento, pero que claramente no está entre las mejores del mundo.

Se desencantó con París, no lo trataron como pretendía, no lo terminó de seducir los millones de Arabia Saudita, tampoco le gustó la poca energía que le puso Joan Laporta, el presidente de Barcelona, por volver a tenerlo en su casa. La reuniones entre Jorge Messi y el mandamás culé nunca llegaron a buen puerto porque las posibilidades económicas del equipo catalán están muy lejos de sus pretensiones.

Y no fue fácil su llegada a los Estados Unidos, se diseñó un plan, desde años, que se pensó. El desembarco de Messi a la MLS implica una ingeniería económica muy importante, ya que según un informe del prestigioso sitio The Athletic, de los Estados Unidos, el rosarino estaba entre Barcelona e Inter, pero se inclinó por la opción estadounidense porque la operación tiene a poderosos actores en la escena. “Tuve ofertas de otros equipos europeos pero ni siquiera las evalué porque mi idea era ir a Barcelona y si no salía lo del Barcelona, analizándolo, pues salir del fútbol europeo y mucho más después de haber ganado el Mundial, que era lo que me faltaba para cerrar mi carrera por este lado y vivir la Liga de Estados Unidos de otra manera y disfrutando mucho más del día a día pero con la misma responsabilidad de querer ganar y de hacer las cosas bien siempre pero con más tranquilidad”, destacó Messi en Mundo Deportivo.

No sólo se trataría de un acuerdo con la franquicia de Beckham, sino que está la liga involucrada en la operación, porque Messi se llevaría un porcentaje de los suscriptores del MLS Pass (la plataforma de pago para ver todos los partidos y que utiliza el mismo motor que el de la NBA) y un porcentaje de las ganancias que le reportaría a Adidas su llegada a la competencia; la firma alemana viste a todos los equipos de la MLS y acordó un contrato de patrocinio hasta 2030 por 830 millones de dólares.

Incluso, aparece en escena Apple, que tiene los derechos televisivos de la MLS y que pagó 2.500 millones de dólares por tener la exclusividad de las imágenes de la Liga estadounidense por diez años de contrato. Además, la compañía de California, que cuenta con Apple TV+ ya anunció en los últimos días que emitirá una serie documental sobre el éxito de Messi en el Mundial de Qatar con Argentina.

Para comprender la magnitud del acuerdo, en cuanto comenzó a circular por redes sociales que Inter había acordado la llegada de Messi a la MLS y se dejó transcender que el posible debut del rosarino sería el 21 de julio ante el Cruz Azul, en un torneo amistoso que se jugaría en el DRV PNK Stadium de Miami, las entradas para ese encuentro que costaban 29 dólares pasaron a valer US$ 329.

Tan grande es el impacto que implicaría para Miami tener a Messi que, según el mismo medio de los Estados Unidos, los hermanos multimillonarios dueños de la franquicia, Jorge y José Mas, tienen pensado ofrecerle al capitán de la selección argentina una participación en el paquete accionario de Inter, lo que implicaría hacelo dueño de un porcentaje de la propiedad, una vez que se retire.