Image default

Medios polacos afirman que un misil ruso ha impactado en Polonia y ha matado a dos personas

El gabinete polaco convocó una reunión de seguridad para estudiar esta explosión ocurrida en la frontera con Ucrania, aunque Rusia ha catalogado las acusaciones falsas y ha asegurado que no ha realizado ningún tipo de ataque en la zona. De confirmarse los hechos supondría la primera vez que armamento ruso impacta en territorio de un país miembro de la OTAN. 

Firmeza en el G20 contra la guerra de Rusia en Ucrania, mientras el Kremlin parece quedar aún más aislado.

En un esperado discurso por videoconferencia, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski aseguró que el conflicto atraviesa por el momento más indicado para presionar a Rusia a desistir de sus planes ocupacionistas y descartó conversaciones con su contra parte.

“Estoy convencido de que ahora es el momento en que la guerra de Rusia debe y puede detenerse (…) No permitiremos a Rusia que tome un respiro, reconstruya sus fuerzas y luego comience un nuevo episodio de terror y desestabilización”, declaró Zelenski a los líderes de las principales economías del mundo, en la cumbre que se desarrolla en Bali, Indonesia.

Las declaraciones del jefe de Estado se producen en momentos en que las fuerzas ucranianas muestran constantes avances en su contraofensiva frente a las tropas invasoras. Entre sus destacadas operaciones está la reciente liberación de Jersón, la única capital regional que se encontraba en manos del Ejército ruso desde que Vladimir Putin ordenó la invasión el pasado 24 de febrero.

Zelenski fue más allá y descartó posibles conversaciones con el Kremlin. “No habrá Minsk 3 que Rusia violaría inmediatamente”, dijo, en referencia a los diálogos registrados en 2014, cuando Moscú se anexó ilegalmente la provincia de Crimea, en el sur de Ucrania; y en 2015, en los enfrentamientos posteriores en el este del país y en medio de acusaciones mutuas de violar el acuerdo.

Las dos partes también sostuvieron en la capital bielorrusa una ronda de conversaciones en las primeras semanas del conflicto en curso, que luego sucumbió ante las constantes hostilidades rusas.

El mandatario funde así el impulso tomado por Washington, que recientemente sostuvo contactos con altos funcionarios rusos, y de Turquía para una eventual nueva ronda de conversaciones. Este acercamiento fue confirmado el lunes 13 de noviembre por el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

“Tales negociaciones realmente tuvieron lugar. Ocurrieron por iniciativa de la parte estadounidense”, aseguró Peskov, sin entregar mayores detalles de las conversaciones.

Zelenski propone un plan de paz de 10 puntos

Kiev asegura que Moscú violaría cualquier ronda de negociaciones bilaterales. Zelenski opta en cambio por una mayor presión internacional.

En su intervención el presidente pidió a los líderes del G20, incluido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el líder chino Xi Jinping, que adopten una fórmula de paz de 10 puntos y pongan fin a la guerra “justamente y sobre la base de la Carta de la ONU y el derecho internacional”.

En este sentido, el presidente ucraniano -que se refirió al G20 como el G19, en una forma de excluir de su consideración a Rusia- convocó a una conferencia internacional para “cimentar un elemento clave de la arquitectura de seguridad de la posguerra en el espacio euroatlántico” y evitar que se repita la “agresión rusa”.

“Por favor, elijan su camino hacia el liderazgo, y juntos seguramente implementaremos la fórmula de la paz”, sostuvo Zelenski.

Soldados del Ejército ucraniano se paran en un vehículo de combate de infantería BMP-1, en medio de la contraofensiva de las fuerzas locales y el retiro de las tropas rusas, cerca de la ciudad de Izium, recientemente recuperada por Kiev, en la región de Járkiv, nororiente de Ucrania, el 14 de septiembre de 2022. © Reuters/Gleb Garanich

Reiterando que Rusia debe retirar todas sus tropas de Ucrania y que no puede haber concesiones territoriales por parte de Kiev, el presidente ucraniano pidió la liberación de todos los prisioneros ucranianos y restaurar la “seguridad radiológica” con respecto a la planta de energía nuclear de Zaporizhia, introducir restricciones de precios en los recursos energéticos rusos y expandir una iniciativa de exportación de granos ucranianos.

“Si Rusia se opone a nuestra fórmula de paz, verá que solo quiere la guerra”, aseveró el jefe de Estado.

Para Rusia, el discurso de Zelenski confirma falta de voluntad para negociar

Cuestionado sobre el discurso del presidente de Ucrania, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, respondió que la declaración de Volodímir Zelenski de que no habrá un acuerdo “Minsk 3” para poner fin a los combates confirma que Kiev no está interesada en mantener conversaciones de paz con Moscú, según difundió la agencia estatal de noticias rusa, RIA Novosti.

Las conversaciones de paz entre las dos partes han sido escasas en los últimos meses, luego de la ruptura de los primeros intentos de negociar un alto el fuego, en la frontera ucraniana-bielorrusa durante las primeras semanas de la guerra.

Entretanto y ante la postura de la mayoría de países del G20 contra la guerra que Rusia llama “operación militar especial”, el ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, acusó a Occidente de tratar de “politizar” el proyecto de declaración final conjunta de la cumbre en Bali.

Borrador de la declaración final del G20 carga contra Rusia por ordenar la guerra

La mayoría de los países miembros del G20 condena con firmeza la guerra en Ucrania y destaca sus devastadoras consecuencias humanas y económicas a nivel global. Así lo señala el borrador de la declaración conjunta cuya aprobación está prevista en el encuentro que continúa en Bali.

“Nuestra era no debe ser de guerra (…) Es fundamental defender el derecho internacional y el sistema multilateral que salvaguarda la paz y la estabilidad” y “el uso o amenaza de uso de armas nucleares es inadmisible”, enfatiza el borrador de conclusiones del encuentro.

Archivo-Vehículos militares del Ejército ruso circulan por una calle, después de que el presidente Vladimir Putin autorizara una operación militar en el este de Ucrania. En la ciudad de Armyansk, Crimea, el 24 de febrero de 2022. © Reuters/Stringer

Si bien el pronunciamiento no resulta sorprendente ante los fundamentos de las relaciones internacionales pacíficas que rigen desde hace décadas, se convierte en uno de los pronunciamientos más fuerte del bloque internacional contra Moscú. Hasta hace solo dos días Rusia vetaba la inclusión de la palabra guerra, en cualquier contexto de su ofensiva en curso.

La declaración ha sido interpretada por Europa, Estados Unidos y Australia como una victoria y la confirmación de que Putin estaría quedando más aislado y solo que nunca.

Una apreciación que tomó mayor fuerza en esta cumbre luego de que China e India, dos aliados tradicionales del Kremlin, también tomaran distancia al respaldar el borrador. Ambos gobiernos coincidieron en que el conflicto ha causado daños incalculables al mundo.

Aún sin condenar directamente las hostilidades de Moscú, el primer ministro indio, Narendra Modi, y el presidente chino, Xi Jinping, expresaron su preocupación por los efectos financieros.

Los diplomáticos de Estados Unidos continúan presionando para que el comunicado final apunte a Rusia de manera contundente por la primera guerra en Europa desde el conflicto de los Balcanes en la década de los 90 y sus devastadoras consecuencias.

Por Yurany Arciniegas-France24 con Reuters, AP y EFE