Baires Para Todos

Marijuan y la ruta que no era K ni tenía dinero

No se encontraron cuentas ni sociedades ni fondos ocultos en el exterior. El juez Casanello le pedirá opinión a la AFIP y la UFI. Es muy posible que se dicte el sobreseimiento.

El fiscal Guillermo Marijuan, afirma, sintiéndolo mucho, que investigaron en Uruguay, Suiza, Estados Unidos, Panamá, Belice, Lichtenstein, España, Seychelles, “entre otros países”, buscando bienes, cuentas y sociedades de Cristina Kirchner y su familia. Y no encontraron nada. En tono compungido, en su escrito de 46 páginas, el fiscal que se hizo transmitir en vivo al pie de una excavadora, buscando plata de los Kirchner en la Patagonia, concluyó: “no he logrado reunir elementos probatorios que me lleven a avanzar “. Y, en ese marco, pidió que se sobresea a la vicepresidenta en la causa que mediáticamente llamaron La ruta del dinero K, pero –como reconoce Marijuan–, no se encontró nada relacionado con los Kirchner y el delito de lavado de dinero. Esta semana, el juez Sebastián Casanello les pedirá opinión a los dos organismos querellantes, la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Unidad de Información Financiera (UIF) que, probablemente, no opongan obstáculo. Y luego el propio Casanello, que desde hace años viene diciendo que no hay evidencia contra CFK, seguramente dictará el sobreseimiento. En el camino quedaron decenas, centenares, de tapas de diario y hasta los procedimientos en que rompieron las paredes de las casas de Río Gallego y Calafate buscando bóvedas ocultas. Hace dos semanas se incorporó un informe sobre llamadas telefónicas en base al cual intentaron manipular las conclusiones.

“Lamentablemente no encontré prueba”

En el expediente que arrancó el 13 de abril de 2013, Marijuan formuló una acusación que ahora rememoró en su escrito: “resulta evidente que el exorbitante capital obtenido por Lázaro Báez, no puede presumirse como de su exclusiva propiedad, sino que por el contrario, esta parte sostiene que ese dinero claramente pertenecía a la exmandataria”. O sea, el constructor sólo era un testaferro. El punto central son 32.800.000 dólares que Báez sacó de la Argentina hacia cuentas en Suiza a nombre de sociedades armadas en Panamá. Después, el constructor volvió a traer el dinero como un préstamo/aporte para Austral Construcciones.

Marijuan no menciona en su escrito las pruebas que en su momento demostraron que el dinero de Báez era de Báez y por lo que la defensa de Cristina, a cargo de Carlos Beraldi, viene pidiendo el sobreseimiento .

*Las sociedades panameñas fueron armadas por el entorno del constructor.

*Todas las sociedades y las cuentas tenían como únicos beneficiarios a los hijos de Báez. No es que aparecían misteriosas personas o sociedades de las que no se conociera la identidad.

*Casanello detalló el testamento de Báez: reveló que ordenaba que a su muerte, los cuatro hijos y la esposa conformaran un fideicomiso con todos los bienes y que no se podía vender nada hasta diez años después del fallecimiento. El testamento incluía, por supuesto, a Austral Construcciones. Nuevamente, no había ningún K como beneficiario ni posible dueño de acciones, propiedades o cuentas. Tampoco sociedades ocultas que pudieran esconder herederos.

Bueno, pero Cristina tenía relación con Báez

“Con el análisis que desarrollaré, entiendo y no tengo duda alguna, de la estrecha y directa relación personal entre Cristina Kirchner y Lázaro Báez”. El párrafo de Marijuan parece épico y prometería revelaciones asombrosas. La realidad, es que se trata de compras y ventas de propiedades entre los Kirchner y Báez, hechas con escrituras públicas y pagos bancarizados. Terrenos comprados por Néstor y Cristina Kirchner en 1979, 1980 y 1981, aún antes de que Néstor fuera intendente de Río Gallegos. En general las transacciones consistieron en que los Kirchner aportaban el terreno, Báez realizaba la construcción, y se dividían las unidades.

Resulta llamativo que Marijuán, después de prometer revelaciones, termina el párrafo de la siguiente manera: “por si lo expuesto no fuera suficiente, el propio Lázaro Báez, en innumerable cantidad de veces, ha afirmado su vínculo con el matrimonio presidencial Kirchner”. Es decir que no había nada por descubrir.

Las llamadas

Tal vez lo más novedoso es que el fiscal hace mención a un informe sobre llamadas telefónicas, supuestamente, entre Cristina Kirchner y Lázaro Báez. Eso eligieron los grandes medios para amortiguar el golpe del pedido de sobreseimiento de la vicepresidenta. “Hubo 372 comunicaciones entre CFK y Báez”, titularon.

El informe de las llamadas fue realizado por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco), que depende de la Corte Suprema de Justicia. Se incorporó al expediente hace muy pocos días, el 12 de mayo de 2023.

No es que se verificaron llamadas entre CFK y Báez, sino a un global de 84 líneas adjudicadas a los respectivos colaboradores. Hay un celular a nombre de CFK y uno a nombre de Báez: entre esos dos hubo 4 llamadas entre octubre de 2010 y abril de 2013.

Los colaboradores de Báez llamaron 23 veces a Casa de Gobierno, una a Olivos y el resto a secretarios de Cristina. Lo más llamativo es que en realidad el 70 por ciento de las comunicaciones (251) de la gente de Báez fueron con un solo secretario, Pablo Barreiro, quien vive en El Calafate, igual que Báez, por lo que no resulta improbable que esos llamados no tuvieran que ver con la actual vicepresidenta.

Aun así, Página/12 se comunicó con los abogados de CFK y Báez, Beraldi y Juan Villanueva, para preguntarles por esas comunicaciones. Ambos coincidieron en señalar que no era improbable que hubiera consultas de Báez: eran tiempos en que se estaba construyendo el Mausoleo donde descansan los restos de Néstor Kirchner. Es obvio que Cristina debía opinar sobre todos los detalles. 

El fiscal Marijuan agregó el siguiente análisis: “simplemente, con solo imaginarse lo difícil o casi imposible que es para cualquier ciudadano llamar telefónicamente a un presidente, el resultado de esta medida, pone en evidencia, con esa cantidad de contactos, que Báez y Cristina Fernández eran algo más que simples conocidos de Santa Cruz y tenían contacto fluido”. Beraldi razonó: “eso parece que no aplica a los miembros del Poder Judicial que directamente iban a Olivos y Casa Rosada cuando Macri era presidente (Gustavo Hornos-Mariano Borinsky) o a jugar al fútbol a la quinta Los Abrojos (el equipo de la Liverpool)”. La referencia es a los dos jueces de Casación que intervinieron en casi todas las causas contra CFK y los jueces Rodrigo García Uriburu, Mariano Llorens y el fiscal Diego Luciani, que participaron del expediente Vialidad, y jugaron al fútbol en la quinta de Macri.

Un olvido de importancia, el papel de la AFI

En sus 46 páginas el fiscal no hace mención a algunos de los gravísimos hechos ocurridos en este expediente, en especial las groseras intervenciones de la Agencia Federal de Inteligencia, en tiempos del gobierno macrista. Marijuan se desvive por defender al arrepentido que fue clave en el proceso, Leonardo Fariña. En estos años se presentaron pruebas de cómo la AFI le enviaba los textos de lo que debían ser sus declaraciones.

Pero aún más sórdida fue la intervención de la agencia de inteligencia para tratar de desplazar al juez Casanello. Dos abogados vinculados a la AFI armaron los testimonios de Gabriel Corizzo y Carlos Scozzino quienes afirmaron que hubo una reunión a escondidas entre CFK y el magistrado en la Quinta de Olivos, en septiembre de 2015. Los dos testigos falsos fueron condenados por falso testimonio en 2020, pero la justicia cortó la responsabilidad ahí. Comodoro Py no quiso avanzar sobre el exfiscal Eduardo Miragaya, funcionario de la AFI macrista y el abogado Santiago Viola, que argumenta que “fue usado para desviar la instalación de los testigos truchos”. Viola es hoy representante legal de Javier Milei.

El camino ahora

Tras recibir el escrito de Marijuan, Casanello le dará vista esta semana a la AFIP y la UIF. Ambos organismos, durante el macrismo, jugaron el papel de querellantes en todas las causas que pudieron y, obviamente, Comodoro Py los aceptó para conformar una fuerza de tareas: las fiscalías correspondientes y todos los organismos del estado posibles. La Oficina Anticorrupción, en tiempos de Félix Crous, ya se había apartado de ese papel: en todo caso, los organismos del Estado tienen que servir de apoyos de la fiscalía, no correr en paralelo. Dado que el propio Marijuan afirma que no pudo encontrar nada en paraísos fiscales ni surgieron evidencias en Estados Unidos, Panamá o España, es muy posible que la AFIP y la UIF den el visto bueno para el sobreseimiento. Y luego será el turno del magistrado.

La causa denominada La ruta del dinero es uno de los ejemplos más evidentes de la utilización de la justicia para la persecución política. CFK repitió y repitió que no tiene cuentas ni sociedades ni propiedades en el exterior, que no tiene bienes no declarados. Y la realidad es que eso es lo que se verificó. 

Por Raúl Kollmann-Página/12