Image default

Macri minimizó la desaparición y muerte de Santiago Maldonado

El líder de Juntos por el Cambio dijo “Fue un artista que se ahogó en el río”.

El presidente Mauricio Macri se refirió a la muerte y desaparición de Santiago Maldonado como la “un artista que se ahogó en un río” y sostuvo que su gobierno estuvo “meses en jaque” y acusó a las organismos internacionales de derechos humanos de estar “cooptados” por ideas populistas. “Uno se encuentra solo porque están todos estos organismos mundiales y se te meten en tu país y te acusan”, apuntó Macri durante un encuentro de ex presidentes de la derecha iberoamericana realizado este miércoles en el Miami Dade College Wolfson Campus. 

Macri no solo minimizó la muerte y desaparición de Maldonado –al que mencionó como “artista” por su oficio de artesano y tatuador– sino que defendió la posición tomada por su ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich de defensa cerrada de la actuación de la Gendarmería en el operativo del 1 de agosto 2017.  “Organismos internacionales venían a cuestionarme y yo les decía: ‘Si no hay una sola prueba. No voy a echar un solo gendarme hasta que no me traigan una prueba'”.

“Crecer en libertad, el desafío de Occidente” fue el nombre del panel en el que Macri participó junto al ex presidente de España José María Aznar y de México Vicente Fox, en el que atacaron las ideas de los gobiernos populares de Latinoamerica, a las que Macri calificó como “muy contagiosas” y llamó a “combatir sin miedo, sin pudor”. 

En una reivindicación de las ideas de liberales de mercado, Macri marcó un “ellos y nosotros” y comenzó por describir cómo los gobiernos populares “utilizan todo para trabajar en red y complementarse cuando están adentro o están afuera” del Poder Ejecutivo. 

En ese tono, el ex presidente aseguró que los gobiernos señalados como “populistas” durante el denominado VII Diálogo Presidencial -convocada por el Grupo Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA)-  “cooptan los organismos de derechos humanos y, entonces, cuando uno quiere aplicar la ley termina uno siendo acusado“.

“A mí me acusaron de la desaparición de un artista que se ahogó en un río. Estuve meses en jaque por un señor Maldonado… que la Gendarmería lo había secuestrado y desaparecido. Tremendo”, desacreditó Macri la investigación sobre la fuerza de seguridad y estableció una teoría sobre esos pedidos de justicia frente a la violencia institucional: “Ellos trabajan para que uno eche y descredite a las fuerzas de seguridad para que avance el narcotráfico y el caos que es parte del movimiento de ellos”. 

“Uno se encuentra solo porque están todos estos organismos mundiales y se te meten en tu país y te acusan de dictador cuando estás defendiendo y dando la vida por la libertad”, apuntó Macri contra los organismos internacionales de derechos humanos. 

Contra docente y militantes

Tras atacar a los organismos de derechos humanos, Macri apuntó contra los gremios docentes al considerar que “no podemos ceder donde empiezan los debates” y reclamó una acción de la derecha frente a “que los gremios docentes los dominen todos ellos”. En ese sentido, siguió la línea argumental del PRO frente a los gremios en la Ciudad de Buenos Aires y en la gestión nacional de Juntos por el Cambio: “Están siempre en contra de toda medida de evolución, de evaluación, de la mejora”.

Macri también convocó a sus pares a impulsar debates en las universidades al considerarlas también reductos de ideas populistas. “Que las universidades hayan sido una conquista permanente de ellos… Hoy las universidades en Estados Unidos están peor que La Soborna. Todos estas ideas de Focault están acá, allá están pasando de moda”, analizó el ingeniero egresado de la UCA. 

El ex presidente también apunto contra la militancia al señalar que en caso de volver al gobierno: “Hay que ejercer el poder, hay que recuperar el control del Estado porque ellos te dejan un Estado totalemnte cooptado por la militancia. Hay que hacerlo desde el minuto uno”. Y en ese sentido, llamó a una reflexión para los gobiernos de derecha: “El buenismo no paga”. 

“Tenemos que combatir el relato y cuando gobernamos ejerecer el poder frente al discurso que nos ha corrido sistemáticamente. Todos hemos hecho algo con un matiz populista porque nos sentíamos acorrolados por ese discurso”, lamentó Macri frente a otros ex presidentes de derecha como Iván Duque (Colombia) y Jorge ‘Tuto’ Quiroga (Bolivia).

“Nosotros creamos y creemos en el sector privado”

En su intervención Macri dijo que su mensaje esperanzador era que “se les puede ganar” y analizó una de las fortalezas actuales para las derechas regionales: “El mundo ha desarrollado una locura contra el poder”. “Nos juega a favor porque nuestros jóvenes están con ese bicho de que no les gusta el poder, que no les gusta lo que le digan lo que tienen que hacer y cuando empiezan a ver el Estado como algo que los asfixia también lo rechazan”.

El líder del PRO celebró también las redes construidas entre los líderes de derecha y les recordó que el objetivo de sus gestiones es “el sector privado”. “Es para quienes nosotros creamos y creemos que si generamos condiciones son los que crean riqueza. Los presidentes no generamos riqueza, tratamos de generar condiciones para que los talentosos que son los ciudadanos generen riqueza”, definió. 

Y en ese momento hizo un llamado a los empresarios que estaban entre los invitados en el Miami Dade College Wolfson Campus: “No podemos no tener el apoyo del sector privado para defender el valor de la innovación, del esfuerzo personal”.

Para el cierre, Macri apuntó de nuevo contra el “populismo” al señalar que “ha dejado de ser un flagelo latinoamericano para ser una amenaza global” y fue lapidario con las políticas de asistencia social aplicadas por Estados Unidos y Europa durante la pandemia de covid-19: “Distribuyeron subsidios dos años para que la gente no vaya a trabajar. Estas ideas no sirven para nada, hay que combatirlas sin miedo, sin pudor”.

En ese tono, el ex presidente advirtió sobre “este conjunto de ideas tan destructivas, pero tan atractivas aparentemente”, por lo que aconsejó profundizar los discursos que amplíen la división entre ambas ideas: “Hay que traer la misma locura a nuestra ideas, que son racionales. Si nos quedamos en la racionalidad no llegamos, porque ellos tienen un relato poderoso”.