Image default

Los tres errores más habituales que afectan la vida sexual y cómo evitarlos

Falsas creencias o preconceptos muy arraigados obstaculizan el placer y generan situaciones estresantes en la cama

Para disfrutar la sexualidad primero hay que desterrar los prejuicios, si bien el sexo es una parte fundamental en una relación de pareja, a muchas personas les cuesta hablar del tema o lo evitan y, así, sin comunicación se replican actitudes o falsas creencias alrededor de una práctica que debería ser placentera y no fuente de estrés.

Los expertos coinciden en que debemos dejar de preocuparnos tanto por tener sexo ‘malo’ o ‘bueno’. “El sexo es muy variado, al menos en parte porque es muy emotivo. Cambia todo el tiempo, dependiendo de tu pareja, el estrés de tu trabajo, tu salud e incluso cosas pequeñas y estúpidas como si tu perro se comió uno de tus calcetines y lo vomitó. Hay muy pocos consejos de aplicación universal más allá de ‘Haz lo que te hace sentir bien sin dañar a los demás’”, escribió la escritora y comediante estadounidenses Sophia Benoit en un artículo reciente que se publicó en la revista Bustle,

Como columnista de sexo, la experta recibe muchas cartas de personas estresadas. “Les preocupa ser demasiado inexpertos; les preocupa que su vida sexual no sea lo suficientemente emocionante; les preocupa no saber lo que están haciendo; les preocupa que sus deseos sean anormales o directamente extraños. Muchas personas que me escriben parecen asumir que de alguna manera les falta información clave, y si tan solo tuvieran acceso a ella, nunca volverían a estar ansiosos por el sexo”, dijo.

Benoit, quien es autora del libro Bueno, esto es agotador, escribe sobre sexo y relaciones y empodera a las mujeres para que hablen abiertamente sobre sus deseos, existen algunas suposiciones inútiles que son compartidas por muchas personas. Entonces, aquí repasaremos los tres errores más comunes que cometen las personas en su vida sexual:

1. Creer que los orgasmos son el punto del sexo

El orgasmo es una liberación de tensión sexual sobre la que se dicen muchas cosas. Son muchas las expectativas que se juegan alrededor de alcanzarlo, los rumores, los mitos y las presiones que giran en torno al sucesoEl orgasmo es una liberación de tensión sexual sobre la que se dicen muchas cosas. Son muchas las expectativas que se juegan alrededor de alcanzarlo, los rumores, los mitos y las presiones que giran en torno al suceso

En la sexualidad, como en el resto de los aspectos de la vida, ponemos demasiado foco en el resultado en lugar de valorar el transcurso de la experiencia. Observamos y analizamos lo que sucede externamente, qué hacemos, qué no hacemos, si sale como esperamos o no, etc. Así, nos empantanamos al seguir enfocando en el afuera: si tuve una erección, si llegué al orgasmo, si el otro hizo tal o cual cosa.

“Tener un orgasmo es increíble. Todos merecemos tener uno. Es comprensible suponer que tener un orgasmo es el indicador más importante del buen sexo; incluso lo llamamos ‘lograr’ un orgasmo, como si fuera un logro. Pero aquí está el secreto: el sexo es mucho mejor cuando te enfocas menos en el gran final y más en el placer durante toda la experiencia”, aseveró la especialista.

El punto de partida para cambiar esta mentalidad radica en comprender que se puede tener buen sexo sin tener un orgasmo. Algunos medicamentos, incluidos muchos de los recetados primero para la ansiedad y la depresión, dificultan mucho el orgasmo. Al igual que el estrés, al igual que la depresión y la ansiedad en sí mismas, al igual que el trauma sexual pasado, al igual que todo tipo de peculiaridades corporales aleatorias. Para muchas personas, llegar al orgasmo no está garantizado, indican los expertos.

2. Tener miedo a estar perdiéndose de algo

Dejarse influenciar por relatos ajenos o enredarse en situaciones hipotéticas dificulta vivir la sexualidad a pleno (Getty Images)Dejarse influenciar por relatos ajenos o enredarse en situaciones hipotéticas dificulta vivir la sexualidad a pleno (Getty Images)

Casi nada es más común en el mundo de los consejos sexuales que escuchar a alguien que está convencido de que se lo está perdiendo. “La gente me escribe lamentando la vida sexual que podrían haber tenido: ¿Qué hubiera pasado si hubieran dejado una relación infeliz antes? ¿Y si hubieran terminado con su novio de la universidad? ¿Y si su ex no hubiera terminado con ellos?”, aseveró la especialista.

Sin embargo, según Benoit, “lo peor es que la gente suele decir que se siente tonta o avergonzada por sentirse así, como si emocionarse por perderse algo sólo sirviera para perder más tiempo. Pero lo cierto es que sólo se puede vivir una vida y no se puede probar todo. Así que ¡siéntete triste! ¡Siente tu pena! Enfádate y siéntete solo, asustado, resentido y amargado todo lo que quieras. Siente tus sentimientos hasta el final. Y luego encuentra formas sanas de lidiar con ellos, tal vez tómate un tiempo para explorar, si es lo que quieres. Pero, por favor, deja de creer que todos los demás tienen una vida sexual fácil, ardiente y llena de éxitos”.

3. Pensar que el buen sexo se trata solo de química

Estar preguntándose todo el tiempo si lo hemos hecho bien, pone el foco en el resultado y en el rendimiento, lo cual muchas veces convierte la cama en una mesa de examen (Getty Images)Estar preguntándose todo el tiempo si lo hemos hecho bien, pone el foco en el resultado y en el rendimiento, lo cual muchas veces convierte la cama en una mesa de examen (Getty Images)

El buen sexo requiere trabajo. Pero la mayoría de nosotros asumimos lo contrario: vemos el buen sexo como un signo de química, lo que lo convierte en algo estático, algo que una persona puede ofrecerte o no. La vida sexual en pareja se construye con una persona. No estás eligiendo un auto; están construyendo una casa juntos, ladrillo por ladrillo.

Si bien la sexualidad requiere atracción, también requiere esfuerzo; por lo general, eso significa conversaciones terriblemente honestas sobre lo que se busca en la cama. La mayoría de nosotros no tenemos la práctica de hablar de sexo de una manera que no se sienta muy, muy incómoda, en parte porque nunca lo hemos hecho de forma frecuente.

“Las personas me escriben a menudo preguntando cómo mencionar que quieren algo diferente en la cama. Muchas personas preguntan cómo manejar diferentes impulsos sexuales, por ejemplo. Una persona escribió, preocupada por el hecho de que no les gusta besar. Otro escribió preocupado por no sentirse atraído por su pareja actualmente debido al aumento de peso. Todos ellos tienen que comunicarse más sobre lo que quieren sexualmente”, contó Benoit.