Image default

Lito Vitale habló de su adicción a la comida: “Para el gordo, un gusto puede ser como una recaída”

El músico visitó “Seres libres” y habló con Gastón Pauls de su día a día reconociéndose como adicto “desde hace muchos años”.

“Mi lugar de descontrol es lo alimenticio y vengo luchando desde hace muchos años”, admitió Lito Vitalejusto antes de sumergirse en el tema de su adicción a la comida, en diálogo con Gastón Pauls en su programa Seres Libres (Crónica).

El músico dio a conocer su intimidad y habló de la dualidad de la comida, ya que en nuestra cultura es una conexión con lo social, además de que todos los días te enfrentás a ella. “A veces nos damos un gusto y sabemos que ese gusto es lo que nos está cagando la vida”, dijo. Y señaló, con pesar: “Puede ser como una recaída”.

Lito Vitale se sinceró sobre su adicción a la comida

A pesar de haber pateado el rock como pocos, Lito Vitale confesó que nunca se sintió atraído ni por el alcohol ni por las drogas, ni por nada que altere su conciencia. Pero con la comida fue otro el cantar.

“La parte en la que yo no me puedo controlar es en la alimentación. Desde los 30 años, más o menos. Siempre fui de comer mucho, pero nunca engordé”, explicó en el living de Seres Libres.

“Al menos en mi caso es realmente una adicción. Es un poco más ‘light’ porque se dice ‘¿A quién no le gusta morfar?’, y dicen que no perdés la conciencia”, reflexionó. Pero señaló que sí hay cosas que se pierden: “Perdés un montón de facultades y un montón de controles: la autoestima y el sentirse cómodo”.

El compositor no le esquiva a sus inseguridades y contó: “Hay un poquito de pudor y de vergüenza. Lo trato de vivir no tan masoquista, no me quiero vapulear. Trato de controlarlo lo más que puedo. Lo vivo a diario: a veces puedo, a veces no”.

Al mismo tiempo, remarcó que nunca fue “una cuestión de salud extrema”, ya que los análisis le suelen dar bien. “Soy como un gordo sano”, manifestóLito, aunque no se siente del todo cómodo diciéndolo.

“Nunca me puedo relajar, si me relajo me voy a la mierda. (…) Es una enfermedad que no tiene cura, es algo que tenés puesto. Es una situación de lucha para siempre”, resaltó durante la conversación.