Image default

La primera ministra de Suecia renunció tras admitir su derrota en las elecciones legislativas

La socialdemócrata Magdalena Andersson anunció este miércoles 14 de septiembre que renuncia a su cargo, tras admitir la derrota de su bloque político en las elecciones legislativas del pasado domingo 11 de septiembre. Los movimientos de centroizquierda perdieron frente a la coalición de derecha, que incluye a los populistas Demócratas de Suecia, un partido nacionalista y antiinmigración.

La primera ministra de Suecia acepta la derrota electoral y la oposición de derecha se alista para tomar el poder.

La líder del Gobierno, Magdalena Andersson, aseguró que presentará su renuncia de manera formal el jueves 15 de septiembre, luego de asegurar que está claro que las fuerzas de centroizquierda, a las que pertenece, han perdido el poder tras ser derrotadas en las elecciones legislativas del pasado domingo 11 de septiembre.

“Los cuatro partidos de derecha parecen haber recibido poco menos del 50% de los votos en las elecciones (…) Una pequeña mayoría, pero es una mayoría. Mañana, por lo tanto, solicitaré mi destitución como primera ministra y la responsabilidad de continuar el proceso pasará ahora al presidente del Parlamento”, sostuvo Andersson.

Sus declaraciones se produjeron luego de que el conteo de casi todos los votos señalara que el bloque de derecha de cuatro partidos políticos, que incluye a los populistas Demócratas de Suecia, un movimiento nacionalista y antiinmigración, ganara una pequeña mayoría en el Riksdag, el Parlamento sueco, de 349 escaños.

Con el 99,7 % de los distritos electorales escrutados, la oposición de derecha ganó las elecciones por tres escaños: 176 frente a 173, según el recuento emitido en las últimas horas por la Autoridad Electoral, que incluye el voto exterior y los votos anticipados enviados dentro del plazo estipulado pese a que no llegaron a tiempo.

Aunque algunos sufragios quedaron pendientes de ser contabilizados, no son suficientes para influir en el cómputo definitivo. El resultado final aún debe confirmarse de forma oficial.

Termina así el mandato de Andersson, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra de Suecia el año pasado. La líder dirigió al país en su impulso histórico de unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tras la invasión que Rusia lanzó contra Ucrania el pasado febrero.

“Hora de poner a Suecia primero”, el bloque de derecha reclama la victoria

Jimmie Akesson, líder de Demócratas de Suecia, reclamó la victoria de su bloque de derecha y aseguró que su movimiento político sería “una fuerza constructiva e impulsora en este trabajo de reconstrucción de la seguridad en Suecia (…) Es hora de poner a Suecia primero”, afirmó.

El movimiento populista es el segundo más grande del país, conocido por sus ideologías nacionalistas.

Aunque ese partido fue rechazado durante mucho tiempo por los ciudadanos debido a sus raíces en el movimiento neonazi, en los últimos años se ha vuelto popular al expulsar a los políticos más extremistas de sus filas.

Además, ganó apoyo con una postura dura contra el crimen y la inmigración en medio de un aumento en los tiroteos y la violencia de pandillas.

Estos comicios marcan un punto de inflexión en la política nacional. Los Demócratas de Suecia, que fueron rechazados por todos los partidos principales cuando ingresaron por primera vez al Parlamento en 2010, ahora están a punto de materializar su creciente influencia sobre la política gubernamental de la nación escandinava.