Image default

Julio De Vido: “Los servicios de inteligencia están atrás del atentado a Cristina”

El ex ministro de Planificación apuntó a los abogados de “la banda de los copitos” que perpetró el intento de magnicidio contra la vicepresidenta

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido aseguró que los servicios de inteligencia están detrás del intento de magnicidio que sufrió Cristina Kirchner el pasado 1 de septiembre en las inmediaciones de su departamento en el barrio porteño de Recoleta. “Si no paramos toda esta locura e impunidad, estas cosas van a suceder”, advirtió temiendo nuevos ataques contra dirigentes del peronismo.

El ex funcionario es uno de los acusados, junto a la vicepresidenta y una decena de miembros de los gobiernos kirchneristas, de la Causa Vialidad en la que se juzgan presuntas irregularidades en las obras públicas que Lázaro Báez recibió de 2003 a 2015. En este marco, De Vido vinculó la situación judicial de CFK con el intento de magnicidio llevado a cabo por Fernando Sabag Montiel. Recordó que el atentado se dio luego de que Tribunal Oral Federal 2 impidiera a Fernández de Kirchner ampliar su declaración indagatoria.

“Argentina tiene una dinámica de desarrollo del presente, del contexto actual, que es muy grande y que cambia hora tras hora. Después que Cristina dijo lo que dijo, vino el atentado contra su persona, es un hecho que también contextualiza la realidad y el presente, no se puede ignorar, sería absolutamente absurdo”, planteó en declaraciones a AM 530 y mencionó un fragmento del comentario editorial de Carlos Pagni en La Nación+ en el que señaló que “a través de los abogados defensores (de los detenidos por el intento de magnicidio) sacó a la luz claramente que los servicios de inteligencia están vinculados” al atentado.

“No podemos desconocer bajo ningún aspecto que los servicios de inteligencia están atrás”, enfatizó el ex titular de Planificación. “Cuando vos ves gente que aparenta ser lumpen suburbano, defendidos por abogados que tienen una clara vinculación con los servicios de inteligencia…”, continuó considerando que “los servicios son una corporación muy vinculada a la corporación judicial”.

De Vido admitió estar “preocupado” por la escalada de la violencia política, por su “seguridad” y “la de los compañeros que están presos”. “Estamos tratando de prevenir situaciones desagradables pero está claro que somos todos blancos móviles, y Cristina es la número uno, quedó perfectamente claro. Si no paramos toda esta locura e impunidad, estas cosas van a suceder”, advirtió.

Pese a que llamó a detener “esta locura”, al ser consultado sobre el llamado al diálogo del oficialismo hacia la oposición, De Vido evitó dar su opinión: “Prefiero no contestar”.

Sobre el avance de la Causa Vialidad, a diferencia de Cristina Kirchner que ha manifestado que cree que la condena “está escrita”, el ex ministro dijo: “Yo pienso que no, lo cual no quiere decir que sea optimista, eso sería ser un estúpido. Creo que la ex presidenta lo dice de forma alegórica. Los jueces pueden demostrar que son jueces de la Constitución. Esperanza es la última desgracia de la caja de Pandora”, sentenció.

“Todos nosotros hemos tenido aciertos y errores en nuestra gestión, colegas que a lo mejor no estuvieron a la altura de la circunstancias y todas esas cosas pueden ser juzgadas pero con el criterio que prevé la Constitución Nacional y siendo más prolijos, teniendo gente más talentosa. Esto (el juicio) fue un mamarracho, el Ministerio Público Fiscal es una vergüenza nacional”, concluyó.

Por su parte, la vicepresidenta se prepara para hablar el próximo viernes en el juicio por la obra pública en la última audiencia de alegatos de su defensa. El abogado Carlos Beraldi le anunció al Tribunal Oral Federal 2 que CFK actuará como abogada en causa propia. La audiencia comenzará a las 9:30 horas y será por videoconferencia.

Según pudo saber Infobae, la Justicia autorizó el ejercicio de “autodefensa de forma conjunta con el Dr. Carlos Alberto Beraldi”, según lo establecido por el artículo 104 del Código Procesal Penal de la Nación.