Image default

Gerardo Morales y Facundo Manes acordaron definir el candidato a presidente de la UCR en una interna abierta

Irán así a las primarias de Juntos por el Cambio con un único candidato. Podrán votar afiliados e independientes. El hermano de Manes lo relativizó.

“Me parece que los radicales tenemos que tener rápido un candidato único, que deberíamos definirlo en una interna abierta en febrero o marzo, en la que movilicemos el partido y rescatemos nuestra historia democrática”, le dijo Gerardo Morales a Facundo Manes ante las 30 personas que compartían unas empanadas en Formosa, en la casa del dirigente formoseño Martín Hernández.

“Me encanta, me parece buenísimo, estoy de acuerdo”, le contestó entusiasmado manes y le dio la mano, frente a todos los presentes que no podían creer que lo que iba a ser una cena distendida se convirtió en lo que puede ser un acuerdo central para delinear el proceso político hacia las presidenciales del año próximo.

Morales y Manes venían de compartir un acto en apoyo al ex juez federal, Fernando Carvajal, candidato radical dispuesto a asumir la misión casi imposible de destronar al peronista Gildo Insfrán, en las próximas elecciones de gobernador.

La idea que ahora deberá convalidar el Comité Nacional de la UCR en la que Morales tiene mayoría es competir en una interna abierta que se realizará en Marzo, en la que podrán votar afiliados e independientes, para que el candidato triunfante vaya luego a las primarias de agosto de  Juntos por el Cambio.

“Un candidato propio del radicalismo ya definir en Marzo se pone en 12 puntos, todavía está lejos de Larreta o Bullrich, pero apostamos a que la interna movilice al partido y lo potencie”, explicaron a LPO allegados al jujeño.

El gran ganador del acuerdo es Morales, que maneja buena parte de la estructura partidaria, mientras que Manes es más fuerte entre los independientes. Al tratarse de una interna no obligatoria, el peso del aparato crece. 

Todo indica que el gran ganador del acuerdo es Morales, que maneja buena parte de la estructura partidaria, mientras que Manes es más fuerte entre los independientes. Al tratarse de una interna no obligatoria, el peso del aparato crece. Acaso por eso, esta mañana el hermano de Manes, Gastón Manez, relativizó el acuerdo en declaraciones radiales.

“La idea es fortalecer el partido durante el primer trimestre de 2023, con una propuesta de gobierno y un candidato definido”, agregaron los allegados al jujeño.  

Quien resulte ganador se presentará a la interna de Juntos por el Cambio en agosto, aunque con un límite: no apoyarán una candidatura presidencial de Mauricio Macri, con quien Morales y Manes rompieron diálogo.  

De esta manera, si el ex presidente se anima a volver a pelear por la presidencia, Juntos por el Cambio se asomaría a un escenario de ruptura. Cualquier candidato del Frente de Todos resultaría favorecido en ese escenario.

Pero Morales y Manes sí están dispuestos a participar en una interna con los otros candidatos del PRO, como Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. Claro que si el partido de Macri se presenta dividido perderá votos ante un candidato radical único en las primarias obligatorias. 

Esa sería el objetivo de anticipar la interna, que deberá contar con logística de la UCR, un despliegue de urnas y fiscales que no se realiza hace dos décadas. Antes, habrá un trimestre para que los candidatos presenten propuestas y tengan debates. 

Quien pierda la interna tendrá posibilidad de incorporarse a alguna lista en junio y llegar al Congreso u a otro cargo ejecutivo, una opción con la que no cuentan los derrotados en las primarias. No es un tema menor, sobre todo para Manes que hace semanas es mencionado como un posible candidato a senador nacional por la provincia de Buenos Aires para enfrentar a Cristina.

Además, quien pierda la interna tendrá posibilidad de incorporarse a alguna lista en junio y llegar al Congreso u a otro cargo ejecutivo, una opción con la que no cuentan los derrotados en las primarias. No es un tema menor, sobre todo para Manes que hace semanas es mencionado como un posible candidato a senador nacional por la provincia de Buenos Aires para enfrentar a Cristina.

Sin embargo, el acuerdo tiene al menos un eslabón suelto: Martín Lousteau, que ya dejó trascender que si Macri es candidato quiere disputarle la candidatura presidencial en las primarias.

El acuerdo de Manes y Morales no puede impedir que cualquier radical que junte 2.000 avales se presente derecho en las primarias obligatorias.