Image default

Estados Unidos presiona a Paraguay para sumar militares a la Hidrovía

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Paraguay se reunió con un equipo norteamericano para discutir la seguridad de la Hidrovia. Abdo trabaja consensos internos.

Estados Unidos volvió a la carga para que Paraguay incorpore militares estadounidenses a su tramo de la Hidrovia. Como anticipó en exclusivo LPO, la posibilidad de incorporar a ingenieros norteamericanos fue parte de la intención de Horacio Cartes que luego quedó truncado ante la queja del entonces embajador argentino Eduardo Zuain y ante la intención de retomarlo por parte de Abdo Benítez, se encontró con una fuerte resistencia de los gobernadores del norte argentino.

Según pudo saber LPO con fuentes muy cercanas al encuentro, se realizó una reunión en Estados Unidos a finales de noviembre entre representantes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Paraguay con un equipo norteamericano para discutir la seguridad de los puertos fluviales paraguayos donde se habló de la necesidad de volver a la idea original. 

Lo que está en los planes de Washington no es una base militar sino un destacamento donde estarían alojados los soldados estadounidenses en las inmediaciones de la Hidrovia. 

Según pudo saber LPO con fuentes muy cercanas al encuentro, se realizó una reunión en Estados Unidos a finales de noviembre entre representantes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Paraguay con un equipo norteamericano para discutir la seguridad de los puertos fluviales paraguayos donde se habló de la necesidad de volver a la idea original. 

Estados Unidos ejerce esta presión a Paraguay en el marco de la presidencia protempore del Comité Intergubernamental Coordinador (CIC) de los Países de la Cuenca del Plata, el órgano permanente que promueve, coordina y sigue la marcha de las acciones multinacionales encaminadas al mejor aprovechamiento de los recursos de la Cuenca del Plata y al desarrollo armónico y equilibrado de la región, para el logro de los objetivos fijados por el Tratado de la Cuenca del Plata.

El pretexto para justificar la presencia de los ingenieros del Ejército de Estados Unidos es la defensa del recurso de hídrico y el malestar que existe en Washington por el acercamiento de Uruguay con China que puso al Mercosur al borde de la ruptura.

Para el gobierno paraguayo, cumplir los deseos de Estados Unidos no será sencillo. Primero tiene que lograr el consenso con todos los sectores políticos y sociales en Paraguay, algo que parece más que complejo dada la inminencia del las elecciones internas del 18 de diciembre y el instalado clima electoral de cara a las comicios presidenciales de abril del año que viene.  Además, Argentina mira con cuidado esta posibilidad y en caso de avanzar no habría acuerdo ni con el Gobierno ni con el Congreso Nacional.

La Cancillería paraguaya aclaró que el plan maestro no contempla realizar obras de ingeniería o intervenciones directas en el río y se circunscribe a un plano soberano en un tramo de 542 km del cauce hídrico. En ese tramo se podría sumar los ingenieros estadounidense.  En ese sentido, podría firmarse un memorándum de entendimiento que Cancillería remitirá a Estados Unidos para impulsar el proyecto.