Baires Para Todos

Es una de las pocas mujeres camioneras, perdió su trabajo y un anuncio la volvió viral

Dolores Guldrís se quedó sin trabajo hace unos meses y decidió publicar un anuncio en Linkedin para buscar empleo en su área, lo que generó un gran impacto no solo en la red, sino en todo el país.

Dolores Guldrís mantiene en alto dos títulos, el de madre y camionera. Es de Rosario, tiene 36 años y dos hijos de 7 y 12. Entre sus logros está el haber conseguido la creación de la ordenanza 10.290 para que más mujeres puedan trabajar como conductoras de camiones recolectores de residuos, pero recientemente se quedó sin trabajo y el efecto que tuvo su anuncio de búsqueda se ha extendido por todo el país.

En una entrevista con el diario La Capital, la joven contó que fue una de las 26 mujeres seleccionadas para trabar como conductoras en la compañía de Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) y hacía viajes de larga distancia para transportar combustible para YPF en un camión cisterna. Sin embargo, se quedó sin trabajo hace dos meses aproximadamente y comenzó una búsqueda en Linkedin. Gracias a la gran repercusión que tuvo su mensaje, ha recibido varias propuestas.

Dolores Guldrís recibió su licencia profesional a los 24. (Foto: gentileza La Capital)
Dolores Guldrís recibió su licencia profesional a los 24. (Foto: gentileza La Capital)

El anuncio en Linkedin

“Soy Dolo y busco con todas mis ansias un empleo digno para mantener a mis dos hijos. Soy conductora profesional, estoy capacitada para poder hacerlo en colectivos y camiones, tanto en larga distancia como en local”, escribió en la red social dedicada al mundo laboral.

Junto, con el mensaje, adjuntó su foto, donde se observa cómo le imprime su sello a su trabajo: el volante y el asiento están cubiertos de felpudo rosa Barbie.

Gracias a su anuncio, ha recibido varias propuestas. (Foto: captura de Linkedin)
Gracias a su anuncio, ha recibido varias propuestas. (Foto: captura de Linkedin)

La rosarina no se detiene ante nada. Para subsistir, hace otras actividades mientras que encuentra un empleo como camionera. “Por ahora hago changas y como fui peluquera, tuve que volver a eso para mantenerme y sobrevivir, pese a que mis hijos tienen un padre presente y compartimos gastos como toda familia de bien para una sociedad inclusiva e igualitaria”, contó Guldrís.

Un diploma de honor y uno de los mejores promedios

Guldrís obtuvo su licencia profesional a los 24, se recibió en una de las capacitaciones de la empresa sueca de camiones Scania. Sin embargo, su amor por este oficio nació mucho antes: “Debe ser algo que se lleva adentro y en algún momento se despierta, por eso me surgió este interés por conducir algo de gran porte”, le contó al medio rosarino.

Guldrís trabajaba transportando combustible para YPF. (Foto: gentileza La Capital)
Guldrís trabajaba transportando combustible para YPF. (Foto: gentileza La Capital)

En 2009, Guldrís tuvo uno de los 12 mejores promedios entre 1.400 aspirantes del programa federal de la empresa Scania y se convirtió en la única santafesina en participar en una capacitación de estos camiones. Su experiencia fue “amor a primera vista”.

Gracias a ese curso, consiguió capacitarse en la conducción de vehículos del servicio de transporte urbano de pasajeros y servicio de emergencias en 2019. “En esa oportunidad se inscribieron 800 chicas y de ahí quedamos 26 seleccionadas, pero no tuve la oportunidad de manejar colectivos”, detalló.

Le da un toque personal a su trabajo. (Foto: gentileza La Capital)
Le da un toque personal a su trabajo. (Foto: gentileza La Capital)

Por estos logros, la concejal Fernanda Gigliani le dio el diploma de honor por haber sido la primera egresada del programa de conductoras de Rosario, pero llegó más lejos, impulsó la ordenanza 10.290 en el Palacio Vasallo y, actualmente, hay tres conductoras de camiones de residuos. “Me gustaría que hubiese más mujeres, pero es lo que pudimos conseguir hasta el momento”, aseveró.

Impulsó la ordenanza 10.290 en Rosario. (Foto: gentileza La Capital)
Impulsó la ordenanza 10.290 en Rosario. (Foto: gentileza La Capital)

Uno de sus objetivos es reivindicar la presencia de las mujeres en este rubro, donde todavía hay hombres que “se asombran” cuando ven que es una mujer quien maneja el volante.

Por otro lado, el apoyo de su familia la ayuda a enfocarse en seguir sus sueños, a pesar de que este tipo de trabajo la mantenga alejada de su casa por varios días. “Mis hijos quieren que sea camionera porque ven que eso me hace feliz”, confirmó Guldrís y agregó: “Soy mamá 24/7. Desde arriba del camión, organicé llamadas, meriendas con amigos, reunión con primos y hasta organicé un cumpleaños”.

Fuente: TN