Image default

El sueño opositor de Hotton y la grey evangélica empoderada

La dirigente saca chapa con el 3% de votos en Buenos Aires y se niega a resignar valores. Más cerca de Juntos por el Cambio que de Milei. Hay equipo y un armado con mucha fe.

El 3% de los votos que obtuvo en las últimas elecciones legislativas como candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires es la carta de presentación que exhibe Cynthia Hotton al momento de sentarse a dialogar con otras fuerzas partidarias para una eventual alianza de cara a los comicios presidenciales de 2023. La dirigente sabe que ese porcentual puede ser clave, por lo que pone condiciones: no licuar los valores cristianos identitarios de su agrupación política, ni olvidar que ese caudal electoral es fruto del apoyo mayoritario de la grey evangélica a la que pertenece.

La presidenta de Más Valores exterioriza su convencimiento de que esta vez no puede cortarse sola para alcanzar su objetivo electoral, por lo que apuesta a la conformación de una coalición de fuerte sesgo opositor para desbancar al Frente de Todos (FdT) del poder el año próximo. La estrategia de Hotton, lo reconoce, es un “diálogo franco, abierto y constructivo” con diversas fuerzas partidarias; y Juntos por el Cambio (JxC) y Avanza Libertad están entre las primeras de una lista de opciones.

“Vamos a ser parte de una coalición o frente opositor, pero sin licuar nuestras ideas”, confirmó a Letra P la dirigente de fe evangélica bautista que dice identificarse más con el modelo de gestión y liderazgo de Ángela Merkel, quien desde el seno de una familia luterana llegó a presidir la Unión Demócrata Cristiana y condujo los destinos de Alemania durante dieciséis años; que con el que ostenta el ultraderechista brasileño Javier Bolsonaro, que abrazó sus creencias de la mano de su esposa Michelle de Paula Firmo Reinaldo y ahora pretende mantener el apoyo evangélico para lograr la reelección presidencial en una segunda vuelta que lo tiene por detrás del exmandatario progresista Luiz Inácio Lula da Silva.

“Queremos ser parte del próximo gobierno y del (Poder) Ejecutivo”, sostuvo Hotton, y ante la repregunta de Letra P sobre si sus aspiraciones personales y partidarias pasaban por la administración nacional o bonaerense, la referente evangélica y política no dudó en afirmar: “De ambas”. 

Hotton admite estar hablando tanto con los halcones como las palomas de JxC, sin descartar a ninguna facción; por eso se ha fotografiado con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y el diputado nacional Diego Santilli, con quien se especuló podría compartir una eventual fórmula para la gobernación de Buenos Aires. También mantiene contactos aceitados con Patricia Bullrich, el senador bonaerense Joaquín de la Torre y el diputado nacional Ricardo López Murphy, a quien identifica como su padrino y mentor político. Mauricio Macri, en tanto, quedó al margen de la enumeración de contactos; al igual que Facundo Manes.

La líder política religiosa tampoco ha descartado unirse a la prédica anticasta de Javier Milei, aunque –dijo a Letra P– que actualmente está “un poco lejos” de esa posición libertaria a raíz su disfuncionalidad y falta de equipos de desarrollo territorial para crecer como coalición opositora. El león, en tanto, consiguió su pata evangélica con la anexión del pastor marplatense Ariel Díaz, referente de la incipiente Federación Argentina de Pastores Evangélicos (FAPE).

Hay equipo y un armado con mucha fe

Inspirada en sus creencias religiosas, Hotton –siempre identificada con los pañuelos celestes- predica la doctrina de la defensa de la vida desde la concepción hasta su muerte natural, pone a la educación como centro de su plataforma partidaria y enumera otras prioridades, entre ellas las políticas “anticorrupción”, la independencia de los poderes del Estado, la “persecución” del narcotráfico y el crimen organizado, y la urgencia de más y mejores centros de rehabilitación para personas adictas de todo el país.

Hotton tiene equipo y la fe es la clave del armado de su frente opositor. Su mano derecha es el politicólogo y consultor organizacional Gastón Bruno, alma mater de la corriente Gobernar Bien. Fue vicepresidente de la Alianza Cristiana de Iglesia Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) y sustenta su prédica en cuatro pilares: educación, economía, seguridad e institucionalidad.

En este armado también la acompañan Daniel di Paolo, presidente de Más Valores en la provincia de Buenos Aires; la abogada Miriam Donati Brusco, responsable de las políticas sociales; el pastor Víctor Doroschuk, fundador de la Asociación Civil Vida y Paz y quien fuera aspirante a ocupar una banca como senador provincial en Mendoza por el Partido Federal; el político chaqueño Guillermo Ledesma (Juntos por Chaco+ Evolución) e hijo de Jorge Ledesma, fundador de la Iglesia Cristiana Internacional, una de las vertientes evangélicas más grandes del país; la concejal neuquina Nadia Márquez (Partido Demócrata Cristiano) que acompañó en la lista a Jorge Sobisch; el jujeño Daniel Gutiérrez, presidente del Consejo Pastoral Provincial y quien ya incursionó en política con buen caudal electoral; y el pastor y educador bautista Pablo Juan Tschirsch, exvicegobernador de Misiones (2003-2007), exdiputado provincial (2009-2011) y referente evangélico provincial.

Por Guillermo Villareal – Letra P