Baires Para Todos

El día de Acción de Gracias en Estados Unidos y la economía en la Argentina

El presidente Abraham Lincoln estableció la festividad del Día de Acción de Gracias para conmemorar a los colonos británicos que llegaron al país en el año 1620 a bordo del barco Mayflower. Esa medida daba “Gracias a Dios” por la primera cosecha obtenida después de un invierno duro y seco.

El Día de Acción de Gracias se conmemora todos los años en Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. La celebración se realiza preparando un banquete para familiares y amigos y el plato principal para la cena “de gracias” es un gran pavo horneado o asado.

El pavo es un ave autóctona de ese país y la costumbre es criarlo durante el año para dicha festividad; es muy común ver los pavos cautivos en los patios y jardines traseros de las casas … Una mano, todos los días, le da de comer maíz y el pavo crece y crece. Una mano lleva su ración diaria para que el pavo esté en su zona de confort y bienestar. La mano amiga, todos los días, lo alimenta y lo alimenta durante su cautiverio… Hasta que un día, la misma mano que le dio de comer y lo alimentó y cuidó durante meses, lo toma del pescuezo y lo asfixia y lo asfixia hasta la muerte …

¿Por qué durante sus gobiernos los presidentes argentinos emplearon modelos económicos que terminaron asfixiando al pueblo argentino? 

¿Por qué los presidentes delegaron sumisamente en sus ministros de economía el destino de sus mandatos?

¿Por qué los ministros de economía implementaron planes económicos ilusorios que perjudicaron a la sociedad y terminaron llevando al país a una crisis que culmina, inexorablemente, ajustando la economía por explosión?

Lo demuestran la presidenta Isabel y su tristemente célebre ministro de economía Celestino Rodrigo con su famoso “rodrigazo” del año ´75 … El presidente Alfonsín y su ministro de economía Sourrille con la implementación del Plan Austral en el año ´85 y su famoso “desagio” acompañado del cambio de moneda y la quita de ceros …  El presidente Menem y su ministro de economía Erman González con la confiscación de los depósitos por medio del Plan Bonex del año ´89 …  El presidente Menem y la mega ficción del Plan de Convertilidad con su ministro Cavallo decretando por ley el “uno a uno” de paridad cambiaria entre el peso y el dólar … 

Nada es eterno … Todo termina al fin …   Cayeron cinco presidentes y ningún banco … Finalmente, llega el presidente Duhalde en el año 2002 y su ministro de economía Remes Lenicov decreta una mega devaluación y pesifica asimétricamente la economía … 

Siempre los presidentes quedan atrapados en las telarañas construidas por sus ministros de economía y terminan subiéndose a cualquier barco que termine con la agonía económica. ¿Por qué? Porque el presidente quiere creer y no acepta la realidad, es algo innato de los jefes de estado, muy profundo, que los lleva a recortar la realidad a la medida de su optimismo y permanecer imperturbable ante los problemas del momento y ante la emergencia y profundidad de la crisis; entonces, los ministros de economía, con la anuencia y sumisión de sus presidentes, generan un placebo que contiene condiciones favorables de vida para los argentinos y crean un estado de bienestar aceptable para la mayoría de la población; dicha situación es ficticia y artificial y puede durar meses o años, pero, inexorablemente, es un modelo que termina ajustando por explosión de la economía y produciendo una brutal devaluación de la moneda que da de lleno en los ingresos de las clases humildes a las que, paradójicamente, decían proteger.

Finalmente, grano a grano de maíz se va alimentando al pavo en cautiverio de la misma manera que los ministros de economía decretan medidas económicas que van construyendo un modelo irreal que termina perjudicando al grueso de la población.  

Algún día, mucho más temprano que tarde, vastos sectores de la sociedad descubrirán la estafa y el engaño y sabrán de quién es la mano amiga que los asfixia y asfixia hasta la muerte.

Por Rodolfo García-Ingeniero agrónomo y escritor. Ediciones Espacio Hudson acaba de publicar su última novela: “Niebla polar” (espaciohudson.com)