Image default

El candidato del Diablo

El excéntrico abogado con oficina inspirada en el film de Al Pacino lanzó su postulación a gobernador. Retrato de un bon vivant abrazado a la rabia libertaria.

Fernando Burlando no pasa desapercibido en ninguno de los ámbitos que frecuenta y en la antesala del año electoral que se avecina va por más con un salto a la arena política: anunció su candidatura a la gobernación de la provincia de Buenos Aires. La idea de pelear por la conducción del distrito más potente del ecosistema electoral argentino comenzó a gestarse en el excéntrico despacho que tiene en La Plata, inspirado en la oficina de Al Pacino en la película “El abogado del diablo”, protagonizada por Keanu Reeves y Charlize Theron. “Buenos Aires tiene todos los problemas”, dice el precandidato y se queja de que en política “son siempre los mismos”. ¿Y el plan? “Voy a empezar a hablar recién en febrero-marzo”.

Mientras prepara el juicio oral a los rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell –en el que asiste a los padres de la víctima–, hecho que conmocionó a la sociedad en 2020, Burlando mantiene reuniones con dirigentes de diversos espacios políticos y siempre se refugia en sus estudios jurídicos de La Plata y Puerto Madero, sus lugares en el mundo, con amplias y cómodas oficinas que ocupa su prestigioso staff de letrados, entre quienes se destacan Silvia PetroffFabián Aménadola y el exfiscal de Morón Javier Baños.

En su nuevo objetivo ya cerró acuerdo con el Movimiento de Integración Federal (MIF), uno de los partidos que integran La Libertad Avanza, el frente electoral que encabeza el economista libertario Javier Milei.

Desde hace más de 20 años, Burlando es el abogado de los grandes casos policiales del país y de la farándula criolla. Cultor de un perfil alto, está en pareja con la modelo Barby Franco, quien dio a luz a Sarah, la tercera hija del abogado. Del primero de sus matrimonios nacieron María y Delfina.

Haber tomado los casos más mediáticos lo pusieron en la vidriera, pero luego él mismo se encargó de mantenerse bajo las luminarias -hasta de la farándula-, sin ocultar su excéntrico estilo de vida: gustos caros, coleccionismo de autos de alta gama, viajes por el mundo, regalos. Sus iniciales FB están impresas en todas las dependencias de su estudio jurídico y en todos los elementos que se encuentren en su despacho de “BS & A abogados”.

Proviene de una familia ligada al derecho. Su hermano mayor también es abogado y el padre de ambos, Julio Desiderio Burlando, fue juez penal de La Plata y docente en la escuela de policía Juan Vucetich.

Saltó a la fama al aceptar la defensa de “Los Horneros”, la banda del barrio platense de Los Hornos condenada por el crimen del reportero gráfico José Luis Cabezas. También defendió al empresario Alfredo Pesquera, acusado de causar el accidente en el que murió el ídolo popular cuartetero Rodrigo. También defendió a la falsa médica Giselle Rímolo y al empresario gastronómico Horacio Conzi, condenado por homicidio.

Con el paso del tiempo le dio otro perfil a su carrera jurídica. De defensor pasó a representar los intereses de las víctimas en los procesos penales. En ese cambio, asistió a la hoy diputada Carolina Piparo, quien en 2010 fue víctima de una salidera bancaria. El brutal hecho, en el que murió su bebé por nacer, terminó catapultando a Piparo a la política partidaria.

Entre su cartera de clientes, Burlando tiene a Claudia Villafañe y libra una batalla judicial por la herencia de Diego Maradona, por lo que mantiene una pelea a cielo abierto con Matías Morla, el abogado cercano al 10.

No todas son luces en la carrera de Burlando. En el año 2018, en una serie de escuchas telefónicas obtenidas en el marco de una investigación penal, su nombre apareció ligado a una presunta megabanda peligrosa y asociación ilícita que ya tiene en prisión preventiva al exjuez de Casación bonaerense Martín Ordoqui y un pedido de condena a 15 años de prisión para el exjuez de Garantías de La Plata César Ricardo Melazo, un magistrado que cuando estaba en funciones tenía buena relación con el mediático abogado y flamante candidato.

No es la primera vez que Burlando anuncia su desembarco en la política. Hace dos décadas dijo que le gustaría ser intendente de La Plata, pero esa experiencia nunca llegó a tomar forma, igual que su anhelo de ser presidente del club de sus amores, Estudiantes de La Plata. En esta oportunidad, Burlando parece más decidido. Desde hace meses se muestra con distintos referentes de la política bonaerense, aunque, por ahora, su decisión es ir con una experiencia libertaria.

En una entrevista con Noticias, describió a la política como “un círculo vicioso” donde “son siempre los mismos”. “De aliados no hablo por ahora”, dijo sobre su política de alianzas y avisó que está abierto a conversar con “todos aquellos que dominen la posibilidad de manejar el sentido común, que es algo que en política hasta la fecha no se ha usado mucho”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 💕🍬🍭𝘽𝘼𝙍𝘽𝙔 𝙁𝙍𝘼𝙉𝘾𝙊 🍭🍬💕 (@barbaritafranco21)

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 💕🍬🍭𝘽𝘼𝙍𝘽𝙔 𝙁𝙍𝘼𝙉𝘾𝙊 🍭🍬💕 (@barbaritafranco21)

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 💕🍬🍭𝘽𝘼𝙍𝘽𝙔 𝙁𝙍𝘼𝙉𝘾𝙊 🍭🍬💕 (@barbaritafranco21)

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 💕🍬🍭𝘽𝘼𝙍𝘽𝙔 𝙁𝙍𝘼𝙉𝘾𝙊 🍭🍬💕 (@barbaritafranco21)

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 💕🍬🍭𝘽𝘼𝙍𝘽𝙔 𝙁𝙍𝘼𝙉𝘾𝙊 🍭🍬💕 (@barbaritafranco21)

Por Martín Soler – Letra P