Baires Para Todos

Diego Molea: “Lo que reclama la sociedad es que haya justicia en los problemas que tiene a diario”

El rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora e integrante del Consejo de la Magistratura explica el vacío legal que quedó luego del fallo de la Corte que determinó la inconstitucionalidad de la ley que articula el funcionamiento del Consejo, la importancia de los representantes técnicos y académicos, y las dificultades de encontrar consenso entre el oficialismo y la oposición.

“Si la Corte funciona mal, no es solo la Corte, es también la política”. Estas son tus palabras, ¿por qué la Justicia funciona mal en un contexto que la trasciende? 
En términos generales, vengo sosteniendo siempre lo mismo, y con una coherencia, en función de que hay que respetar la división de poderes, pero también hay ámbitos donde en ese respeto, en esa articulación, se deben ayudar y deben convivir los tres poderes. Y en esto, lo que nos encontramos, y lo que siempre planteo, es el déficit que tiene la política y lo que busca en esta grieta en la que nos encontramos, de ver cómo desde algún lugar pueden obtener algún beneficio electoral o alguna adhesión más, y no piensan realmente en construir políticas públicas que constituyan una mejoría en la vida de la sociedad. Entonces, nos encontramos con muchas críticas y pocas propuestas. Esto es lo que sucede porque cuando fue este fallo de la Corte que declara inconstitucional la ley del Consejo, yo era presidente del Consejo de la Magistratura en ese momento, y lo cierto es que trajo un vacío, trajo enormes dificultades, porque tampoco encontrábamos de manera cierta la forma en que iba a seguir funcionando el Consejo de la Magistratura. 

Que de hecho no funciona o funciona muy poquito. 
En el principio fue complejo porque lo que hace la Corte es declarar la inconstitucionalidad de una parte, también entiendo a la Corte: al no haber otra ley, lo que hace es buscar la forma de que de alguna manera se pueda anclar en el Consejo de la Magistratura. Y la forma era en la ley anterior, ahora era una ley de 1998, con lo cual había cambiado bastante la institucionalidad en ese tiempo y había cambiado también la forma de la política. Entonces, por un lado hablo de formas de la política, porque la composición anterior planteaba el respeto a las terceras minorías y hoy nos encontramos con que hay dos coaliciones fuertes. Entonces, cuando tenemos que hablar de primera minoría, segunda minoría y tercera minoría, ¿quién es esa minoría? ¿Es alguien que tiene una representación menor? Y acá es donde hubo un sector que planteaba que la primera minoría es el oficialismo, la segunda es la coalición Juntos por el Cambio y la tercera son los espacios provinciales. Y por otro lado hacen un planteo los de Juntos por el Cambio, que decían: somos dos partidos, que somos segunda y tercera minoría. Esto genera un conflicto y es este un conflicto que hoy todavía está judicializado. Es por eso que no está actualmente compuesto en su totalidad el Consejo, la Magistratura, porque falta resolver cómo se van a integrar los senadores. Entonces, por un lado genera un vacío y la Justicia también tiene que resolver. Pero por el otro también la política no tuvo la capacidad de dictar una nueva ley en tantos años. No existen los consensos en algunas cuestiones políticas de este país.

Por ejemplo, está vacante el puesto de Highton de Nolasco en la Corte, está vacante el puesto del procurador y pasados tantos años no se consigue acuerdo para nombrar un reemplazante. 
Ahí es donde digo que está en deuda la política, porque no buscan consensos, porque estamos en un momento donde pareciese que es la grieta lo que buscan, la confrontación, utilizar la Justicia para hacer denuncias y a través de esas denuncias intentar agrietarse más. Lo que veo, lo he hablado con algunos políticos y digo: ¿por qué no buscan consensos? ¿Por qué no volvemos al debate de las ideas, de las propuestas? Y es porque, algunos lo dicen, la sociedad es de River y de Boca, y la sociedad también busca confrontar. Y ante eso tenemos una prueba muy inmediata de que podemos ver y es lo que pasó con la Selección, lo que sucedió cuando volvió la Selección de Qatar y había 5 millones de argentinos y argentinas festejando en las calles. Entonces, los que sostenemos que no es… 

Por Jorge Fontevecchia-Perfil