Image default

Chats filtrados: el fiscal Rívolo se apartó de la causa por ser “contacto frecuente” de Marcelo D’Alessandro

El fiscal federal se excusó de intervenir en la denuncia del ministro de Seguridad porteño (que acaba de pedirse una licencia) por la filtración de supuestos chats de Telegram en los que aparece vinculado con funcionarios judiciales y empresarios.

El fiscal federal Carlos Rívolo se excusó de intervenir en la denuncia del ministro de Seguridad porteño (que acaba de pedirse una licencia) Marcelo D’Alessandro por la filtración de supuestos chats de Telegram en los que aparece vinculado con funcionarios judiciales y empresarios.

Rívolo adujo “violencia moral”, puesto que su nombre aparece entre los contactos frecuentes de D’Alessandro, aunque no se conocieron conversaciones entre ambos.

En rigor, el fiscal sólo debía intervenir en carácter de “fiscal de feria” durante enero en una denuncia de D’Alessandro contra el diputado del Frente de Todos Rodolfo Tailhade, a quien acusó de espionaje ilegal.

Esa causa tiene como juez y fiscal natural a Daniel Rafecas y a Eduardo Taiano, pero durante la feria judicial se ocupan del expediente María Eugenia Capuchetti y Rívolo.

El fiscal –quien tiene delegada la investigación por el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner– explicó que en la filtración de los chats cuyo origen se investiga en el expediente aparecen “ciertos contactos que se los cataloga de frecuentes”, entre los cuales aparece su nombre.

El contacto de Rívolo y D’Alessandro

Rívolo descartó ser un “contacto frecuente” del ministro D’Alessandro: “No es lo que sucede en mi caso”.

No obstante, admitió: “He establecido diversos contactos y comunicaciones con Ministros de Seguridad de la Nación, CABA y Provincias por temas asociativos o casos en trámite que requieren cierta entidad por su celeridad”.

Con D’Alessandro, explicó que mantuvo un contacto a raíz de una actividad institucional en 2020, cuando era presidente de la asociación de fiscales AFFUN, y además le requirió material probatorio en las causas por el intento de magnicidio y por el ataque al despacho de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, en el Congreso.