“Cesar prendió fuego la valija”: la declaración del imputado que detalla cómo habrían descartado las pertenencias de Cecilia

Las declaraciones de Gustavo Obregón, mano derecha del clan Sena. Es uno de los siete imputados por el femicidio de Cecilia Strzyzowski

osé Gustavo Obregón es considerado uno de los asistentes más estrechos del clan Sena: también es uno de los siete imputados por la desaparición y femicidio de Cecilia Strzyzowski en la provincia de Chaco. Infobae, en exclusiva, accedió a las declaraciones que el chofer de máxima confianza de los líderes piqueteros brindó ante la Justicia local y en las que detalló cómo habrían descartado las pertenencias de la víctima. “César prendió fuego la valija”, apuntó.

“Llegamos a las 20.30 aproximadamente a la casa de César (Sena) y él baja e ingresa al domicilio. Al ratito sale con un bolso o valija —no recuerdo bien— y una mochila. Era una valija que creo que tenía manija —no recuerdo color— y no sé si tenía rueditas. Pusimos en el asiento de atrás de mi auto tanto la mochila como la valija. Subimos al auto y César me dice: ‘Vamos al barrio’. Llegamos al barrio y en la última calle asfaltada del barrio, que se llama Colo —sería la San Martín, la que sigue—. César me dice: ‘Frená acá’. Se bajó y ahí en la banquina nomas, se baja César: bajó la mochila y la valija y ahí nomás prendió fuego con un encendedor, bien al lado del cordón. Habrá tardado cinco minutos aproximadamente en agarrar el fuego, se ve que era todo ropa. Pero ni esperamos que agarre completamente, cuando vio César que estaba prendiendo más o menos me dijo: ‘Vamos’”, detalló Obregón sobre lo ocurrido el martes 6 de junio por noche, pasadas las 20.

La valija quemada que podría ser de Cecilia
La valija quemada que podría ser de Cecilia

Vale recordar que la última imagen de Cecilia Strzyzowski con vida data del 2 de junio a las 9.15, cuando una cámara de seguridad registró su ingreso a la casa de sus suegros, Emerenciano Sena y Marcela Acuña, junto a su pareja César Sena. No hay registro fílmico de su salida. El caso, que originalmente se investigaba como “desaparición de persona”, días más tarde cambió la carátula a “Femicidio”.

Parte de lo que sería un buzo con capucha de color rosa

Aquel día al que se refirió Obregón en su declaración, también ocurrieron otros hechos importantes antes de los hechos narrados sobre la valija. “Ahí salimos los dos, tanto César como yo en el auto y salimos del campo. Agarramos el camino que lleva hacia la Curva y antes de la Curva nosotros dejamos el auto. Estacionamos ahí, bajamos con las bolsitas, cada uno llevaba una bolsa y bajamos por un camino, que es como un sendero, que está al costado izquierdo al campo Rossi, que baja hacia al río”, detalló el mano derecha del clan Sena.

“Llegamos a la costa del río, César desata una y larga todo el contenido de la bolsita, en el límite del agua y la costa —continúa Obregón en su testimonial—. Y después con la otra bolsita lo mismo: la desata y larga el contenido en el límite del agua y la costa. Finalmente, César deja las dos bolsitas en la orilla del río y le prende fuego a las dos bolsitas, con un encendedor. De ahí salimos, subimos al auto y volvimos por Tirol. Ya no volvimos a entrar al campo. Ese mismo día martes 6 de junio a la tarde, a eso de las 20 me llama César Sena diciéndome: ‘Pasame a buscar, para buscar algo en casa. Yo a César lo paso a buscar con mi auto, por Barranqueras, por (Avenida) Mosconi y Soberanía, bien en la intersección, una casa que esta ahí en la esquina y lo llevo hasta la Santa María de Oro”, indicó Obregón y a continuación detalló el episodio de la valija.

Leales e incondicionales, Gustavo Obregón y Fabiana González, la pareja detenida junto a Emerenicio Sena y Marcela Acuña
Leales e incondicionales, Gustavo Obregón y Fabiana González, la pareja detenida junto a Emerenicio Sena y Marcela Acuña

Este jueves, efectivos de la policía de Chaco allanaron dos viviendas ubicadas en la intersección Avenida Mosconi y Soberanía (N.d.R.: a la que refirió Obregón en su declaración) y se llevaron un colchón, una cama, un respaldo y otros muebles, que fueron trasladados hasta allí, el 6 de junio, desde la casa del matrimonio piquetero en un camión. Los investigadores dieron con el dato del camión que trasladó objetos de los Sena hace unos días, cuando estaban analizando los videos de las cámaras de seguridad. Sin embargo, por la calidad de las imágenes, no podían individualizar quién manejaba el vehículo ni qué patente tenía.

“Fue recién a través de las diversas testimoniales y de la tarea de investigativa que se pudo determinar quién era el conductor y a dónde bajó los bienes que sacó del domicilio de los Sena”, explicaron a este medio fuentes con acceso al expediente.

Paralelamente, analizaban levantar y rastrillar el asfalto de una calle del barrio Emerenciano, a la vuelta de esa intersección, para descartar que debajo del concreto hubieran quedado restos de la joven de 28 años.

La hipótesis surgió a raíz del testimonio de vecinos de la zona, que dijeron que esa obra se realizó el 4 de junio pasado —dos días después de la desaparición de la víctima— y que se llevó a cabo durante la noche, un horario que no es habitual para ese tipo de trabajos.

El colchón secuestrado en el allanamiento
El colchón secuestrado en el allanamiento

Por esa razón, los fiscales del caso analizaron rastrillar ese tramo del pavimento, que tiene menos de cien metros de largo y fue concluido unas dos semanas atrás. Incluso, para ello solicitaron la utilización de un georadar. A su vez, convocaron al encargado de la obra para que se presentara a declarar.

En ese marco y mientras este viernes la familia de Cecilia hacía el reconocimiento de sus pertenencias, parte del equipo fiscal especial se encontró con el testigo.

Según pudo saber Infobae, el encargado se presentó en el edificio de fiscalías y adjuntó los planos de obra. Dijo que el proyecto estaba pautado y presupuestado con intervención del Estado provincial.

De acuerdo con su declaración testimonial, las tareas en esa zona habían empezado antes del 4 de junio, fecha en la que los vecinos declararon haber visto movimiento, pero no estaba terminada. En ese sentido, el hombre aseguró que entre el 3 y el 6 de junio pasado se hicieron dos tramos —uno de 41 m3 y otro de 37 m3— y que, esa parte, se terminó ese día. Para los investigadores, al cabo, lo aportado por el testigo es de relevancia.

Por Martín Candalaft-infobae