Baires Para Todos

Bolsonaro pasó dos días en la Embajada de Hungría luego de que la policía retuviera su pasaporte

Imágenes de cámaras de seguridad obtenidas por “The New York Times” muestran que el ex presidente se quedó en la sede diplomática húngara en Brasilia, presuntamente, para mantenerse fuera del alcance de las autoridades policiales.

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro tuvo que pasar dos días en la embajada de Hungría, en Brasilia, después de que la PF (Policía Federal) le confiscara el pasaporte. La información fue revelada este lunes por el diario estadounidense The New York Times, que publicó un video que muestra al ex jefe de Estado en la entrada de la sede diplomática.  

Las imágenes muestran al expresidente, acompañado por dos guardias de seguridad, en la entrada de la embajada húngara en la noche del 12 de febrero, indicó el diario. Es decir, cuatro días después de que entregara su pasaporte debido a acusaciones sobre un presunto plan golpista tras la derrota de Bolsonaro en las elecciones presidenciales de 2022. 

Video: The New York Times

El Times analizó imágenes de tres días de cuatro cámaras que muestran que el expresidente permaneció en la embajada hasta la tarde del 14 de febrero. 

Bolsonaro, objeto de varias investigaciones criminales, no puede ser arrestado en una embajada extranjera porque está legalmente fuera del alcance de las autoridades nacionales.

La decisión de alojarse en la embajada sugiere que Bolsonaro intentaba utilizar su amistad con el primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien comparte su ideología, como una estrategia para eludir la justicia brasileña mientras afronta investigaciones criminales en su país.

Un funcionario de la embajada húngara, que habló bajo condición de anonimato para discutir asuntos internos, confirmó el plan de recibir a Bolsonaro.

La defensa del expresidente confirmó que Bolsonaro pasó dos días en la embajada de Hungría “para mantener contactos con autoridades del país amigo“.

“En los días en que estuvo alojado en la embajada, por invitación, el ex presidente brasileño conversó con numerosas autoridades del país amigo, actualizando los escenarios políticos de las dos naciones”, dice la nota.

El texto destaca que, “como es de conocimiento público”, el expresidente del país mantiene una buena relación con el primer ministro húngaro. “Cualquier otra interpretación que vaya más allá de la información aquí aportada constituye una evidente obra de ficción, ajena a la realidad de los hechos y son, en la práctica, fake news”.

Por su parte, la embajada húngara no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios del New York Times.

La relación de amistad entre Bolsonaro y Orban

Bolsonaro y Orban han tenido una relación estrecha durante años, encontrando puntos en común como dos de los líderes más derechistas en naciones democráticas.

Incluso Bolsonaro llamó a Orban su “hermano” durante una visita a Hungría en 2022. Más tarde ese año, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría preguntó a un funcionario de la administración de Bolsonaro si Hungría podía hacer algo para ayudar a reelegir a Bolsonaro, según el resumen de sus comentarios del gobierno brasileño.

En diciembre, Bolsonaro y Orban se reunieron en Buenos Aires en la asunción de Javier Milei. Allí, Orban llamó a Bolsonaro un “héroe”.

Bolsonaro enfrenta investigaciones criminales cada vez más profundas en Brasil. En los 15 meses transcurridos desde que dejó el cargo, su casa fue registrada, su teléfono celular y su pasaporte confiscados, y varios de sus aliados y ex colaboradores fueron arrestados.

Los casos que apuntan a Bolsonaro involucran una variedad de acusaciones, incluyendo que participó en complots para vender joyas que recibió como obsequio estatal mientras era presidente y falsificó sus registros de vacunación COVID-19 para poder viajar a Estados Unidos. La policía federal de Brasil recomendó la semana pasada presentar cargos penales contra el expresidente en el caso de las tarjetas de vacuna COVID falsas, pero los fiscales aún no se han pronunciado.

En las acusaciones más graves, la policía dijo que Bolsonaro conspiró con varios de sus principales ministros y asistentes para tratar de mantenerse en el poder después de su derrota en las elecciones. La policía arrestó a algunos de sus principales aliados el 8 de febrero y allanó las casas de otros. 1

Horas más tarde, Orban publicó un mensaje de aliento para Bolsonaro, llamándolo “un patriota honesto” y diciéndole que “siga luchando”.

El 12 de febrero, cuatro días después, Bolsonaro publicó un vídeo en línea llamando a sus seguidores a un mitin en Sao Paulo ese mes. “Quiero defenderme de todas estas acusaciones”, afirmó en el vídeo. “Hasta entonces, si Dios quiere”. Ese mismo día fue a la embajada de Hungría.

Las imágenes de Bolsonaro en la Embajada de Hungría

Momentos antes de su llegada, las imágenes de seguridad muestran a Miklós Halmai, el embajador del país en Brasil, caminando de un lado a otro y escribiendo en su teléfono. La pequeña embajada estaba prácticamente vacía, a excepción de un puñado de diplomáticos húngaros que viven allí.

Los miembros del personal local estaban de vacaciones porque la estadía de Bolsonaro se produjo en medio de las celebraciones del Carnaval nacional de Brasil.

A las 21:34 horas, un coche negro apareció en la puerta de la embajada. Un hombre salió y finalmente aplaudió para llamar la atención de alguien que estaba dentro. Tres minutos más tarde, Halmai abrió la puerta e indicó dónde aparcar.

Bolsonaro y dos hombres que parecían ser guardias de seguridad salieron del vehículo. Halmai los condujo al interior. Después de charlar brevemente, los cuatro hombres subieron a un ascensor.

Durante las siguientes dos horas, el personal de la embajada hizo varios viajes hacia un área del edificio donde había dos apartamentos para huéspedes, según las imágenes y el funcionario de la embajada. Llevaron ropa de cama, agua y otros enseres, hasta que cesó la actividad a las 23.40 horas.

Al día siguiente, a las 7:26 am, Halmai salió de la zona residencial y escribió en su teléfono. Media hora más tarde, el embajador y otro hombre llevaron una cafetera a la zona residencial. Durante el resto del día, el personal húngaro deambulaba por los terrenos de la embajada, incluidos padres con un niño.

A primera hora de la tarde, Bolsonaro paseó por el estacionamiento de la embajada con uno de sus guardias de seguridad. En dos ocasiones los guardias de seguridad de Bolsonaro se marcharon. Alrededor del almuerzo, un guardia regresó con lo que parecía ser una pizza.

A las 8:38 pm, un guardia regresó al estacionamiento de la embajada con otro hombre en el asiento trasero. Con una bolsa, ese hombre entró en la zona residencial donde parecía alojarse Bolsonaro. El hombre se fue 38 minutos después. Cuando el coche partió, un hombre parecido a Bolsonaro salió de la zona residencial para observar.

Según el informe del New York Times, el 14 de febrero, los diplomáticos húngaros se pusieron en contacto con el personal brasileño local, que debía regresar a trabajar al día siguiente, y les dijeron que se quedaran en casa durante el resto de la semana, según el funcionario de la embajada. No explicaron por qué, dijo el funcionario.

Ese día, Bolsonaro aparece por primera vez en las imágenes de la cámara de seguridad a las 4:14 pm, cuando él y sus dos guardias salieron de la zona residencial con dos mochilas y se dirigieron directamente a su automóvil. Halmai iba detrás. El embajador observó cómo se alejaba el coche y se despidió con la mano.