Baires Para Todos

Bibby Stockholm: ¿refugio o prisión para migrantes?

El 7 de agosto, el Gobierno conservador de Reino Unido cumplió la promesa que le había hecho al ala más a la derecha de sus votantes: trasladó a decenas de solicitantes de asilo a una barcaza en la costa de Dorset, Portland, mientras se resuelven sus solicitudes. Una medida que ha recibido una ola de críticas por parte de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por atentar contra la integridad, la dignidad y la salud mental de personas que ya cargan, en muchos casos, traumas a sus espaldas.

Con solo 19 años, consiguió salir de Afganistán y huir hasta Reino Unido. Pero cuando llegó al país del norte de Europa no encontró lo que esperaba: la tramitación temprana de su solicitud de asilo y una residencia estable. Intentó quedarse en una residencia temporal junto a la comunidad afgana de refugiados. Tampoco pudo. 

“Dijeron que debíamos ir al barco (…) Básicamente no había elección. Tienes que venir aquí sí o sí”, dijo un solicitante de asilo no identificado a la cadena ‘BBC’. 

El testimonio, recogido por la cadena pública británica, es uno entre los cerca de 50 migrantes que ingresaron el 7 de agosto al navío Bibby Stockholm, atracado en el puerto británico de Portland. Esta será la residencia de cerca de 500 migrantes –hombres solteros de entre 18 y 65 años— al menos durante los próximos 18 meses mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo, según el nuevo plan del Ejecutivo británico para lo que definen como un “ahorro de las arcas estatales”. 

“Barco de la vergüenza” o “prisión flotante” son algunos de los nombres que ha recibido la embarcación por parte de asociaciones de defensa de los DD. HH. y de los ciudadanos que se oponen a esta medida, que consideran “inhumana” por las condiciones de vida de las personas migrantes. 

Varias personas suben a bordo de la barcaza de alojamiento Bibby Stockholm en el puerto de Portland, en Dorset, Reino Unido, el martes 8 de agosto de 2023.
Varias personas suben a bordo de la barcaza de alojamiento Bibby Stockholm en el puerto de Portland, en Dorset, Reino Unido, el martes 8 de agosto de 2023. AP – Ben Birchall

Desde su anuncio, el uso del barco como residencia ha sido muy controversial dentro de Reino Unido y también ha recibido críticas por parte de la comunidad internacional. Ahora, ¿de dónde sale la nave Bibby Stockholm?  

¿Qué es y qué representa el Bibby Stockholm? 

El Bibby Stockholm no sale de la nada. Estas últimas semanas, el barco ha ocupado los titulares de los tabloides británicos, pero su historia no es reciente. Fue construido en 1976 por Nederlandse Scheepsbouw, una empresa de Países Bajos, y se convirtió en un “barco residencial” a partir de 1992. 

Esta no es la primera vez que el Stockholm aloja a solicitantes de asilo. A finales de la década de 1990, fue el alojamiento de al menos 52 personas sin hogar en Hamburgo, Alemania. En el año 2005, el barco se utilizó en Rotterdam, Países Bajos, para detener a refugiados y la historia no terminó bien: murió al menos una persona -por un paro cardíaco- y varios informes acusaron de violaciones de DD. HH. a bordo. 

Un documento de Amnistía Internacional de 2008 recogió uno de los testimonios de un pasajero a bordo, identificado como Ben, que describió su habitación en la nave como “una celda”. 

En las celdas solo hay un poco de luz del día… por la mañana los guardias las abrían con la nariz tapada para protegerse del hedor (…) Las condiciones te obligaban a someterte y te mataban psicológicamente”, acusó el refugiado ante la organización. 

Varios medios de comunicación denunciaron las malas condiciones en las que vivían los migrantes retenidos en Rotterdam. 

Una vista aérea muestra la barcaza Bibby Stockholm amarrada en el puerto de Portland, cerca de Poole, Reino Unido, 7 de agosto de 2023.
Una vista aérea muestra la barcaza Bibby Stockholm amarrada en el puerto de Portland, cerca de Poole, Reino Unido, 7 de agosto de 2023. REUTERS – TOBY MELVILLE

“El Bibby Stockholm, que recuerda a los barcos prisión de la época victoriana, es una manera absolutamente vergonzosa de acoger a personas que han huido del terror, el conflicto y la persecución”, sentenció Amnistía Internacional en un comunicado el 7 de agosto, día en el que ingresaron los primeros migrantes en el barco. 

La embarcación es propiedad de la familia Bibby Line, que tiene “vínculos históricos demostrados” con la trata de esclavos, según el Consejo para Refugiados del Reino Unido.

Hoy en día, la empresa ofrece servicios marítimos y de infraestructuras en varios países a lo largo de todo el mundo. Pero no siempre fue así. Entre los siglos XVIII y XIX, la corporación fue dueña de tres barcos ‘negreros’ o de esclavos —como se conocen a los barcos que transportaban a esclavos de África a otros puntos del mundo— y llevó personas esclavizadas a países como Barbados o Jamaica. 

Un dato que, según expertos de salud mental, podría tener efectos negativos en personas migrantes que tienen traumas relacionados con el desplazamiento de sus países de origen. 

Hacinamiento y sensación de alineamiento: la realidad de los migrantes 

El barco dispone de 222 habitaciones dobles con cuarto de baño, ducha, ventana al exterior, televisión y armarios. Pero, aún así, la vida en la barcaza no es corriente. Tienen espacios comunes como una zona para hacer ejercicio, pero las personas que se alojan allí no tienen libertad de acción total. 

Sus huéspedes están sujetos a un estricto control de entrada y salida del barco. Además, tienen un código de conducta voluntario que establece que deben volver todas las noches máximo a las 23:00 horas y deben dormir siempre allí. No pueden llevar a amigos ni familiares porque no están permitidos los invitados a bordo.  

“Durante una de las primeras noches, mi compañero de cuarto entró en pánico en medio de la noche y sintió que se estaba ahogando. Hay personas entre nosotros a quienes el médico les ha recetado medicamentos fuertes para la depresión”, contó uno de los solicitantes de asilo a la ‘BBC’ en condición de anonimato. 

Miembros del Portland Global Friendship Group llevan a las puertas del puerto paquetes de bienvenida con flores y artículos de aseo personal, como champú, para dar la bienvenida a los inmigrantes que, según se informa, han llegado a la barcaza de alojamiento Bibby Stockholm, amarrada al muelle del puerto de Portland, en la costa suroeste de Inglaterra, el 7 de agosto de 2023.
Miembros del Portland Global Friendship Group llevan a las puertas del puerto paquetes de bienvenida con flores y artículos de aseo personal, como champú, para dar la bienvenida a los inmigrantes que, según se informa, han llegado a la barcaza de alojamiento Bibby Stockholm, amarrada al muelle del puerto de Portland, en la costa suroeste de Inglaterra, el 7 de agosto de 2023. AFP – BEN STANSALL

El navío también está en el punto de mira por otro motivo: su capacidad es de 222 personas, pero el Ejecutivo de Rishi Sunak planea instalar allí al menos a 500. Para poder hacerlo, el Gobierno ha instalado literas en las habitaciones y ha aumentado su capacidad, con seis personas por habitación. Un movimiento que ha hecho saltar las alarmas por posible hacinamiento. 

Según el medio ‘The Independent’, si se completa el aforo cada solicitante de asilo tendrá menos espacio habitable que una plaza de aparcamiento promedio, tomando en consideración los espacios comunes y los patios al aire libre. 

Si no les gusta el barco, que se vayan a la mierda y vuelvan a Francia

“Si no les gusta el barco, que se vayan a la mierda y vuelvan a Francia”, apuntó Lee Anderson, vicepresidente del Partido Conservador, cuando la radio ‘Express’ le preguntó al respecto. 

Un comentario que, según organizaciones como Care4Calais, atenta contra la dignidad de los migrantes y equipara el “desplazamiento forzado” de los solicitantes de asilo con unas vacaciones pagadas en Reino Unido. 

Alerta por epidemias, los riesgos para la salud en el navío 

Con la apertura del navío, los tories (conservadores) prometieron una cosa: velar por el bienestar de las personas a bordo, tanto los solicitantes de asilo como personas y voluntarios de organizaciones humanitarias.  

“Siempre alojaremos a las personas en alojamientos decentes y que cumplan con la ley”, aseguró Robert Jenrick, ministro de Migración de Reino Unido, el 9 de agosto. 

Pero la promesa no se ha materializado. Por el contrario, apenas cuatro días después de su apertura, todos los huéspedes y trabajadores tuvieron que ser evacuados después de que se detectaran bacterias que pueden causar la Legionella en el sistema de agua. El Gobierno aseguró que todas las personas habían sido trasladadas con éxito pero, una vez más, las organizaciones humanitarias lo desmintieron. 

“Nadie ha dicho nada sobre el brote de Legionella al personal a bordo. Nuestros trabajadores sociales han etnido que advertirles para que eviten el agua”, dijo la organización benéfica a través de una publicación en redes sociales. 

Se espera que la barcaza Bibby Stockholm, amarrada en el puerto de Portland, en Dorset, albergue a 500 solicitantes de asilo. La Agencia de la ONU para los Refugiados condenó la aprobación de la Ley de Migración Ilegal del gobierno como una "violación del derecho internacional" y advirtió de que expondría a los refugiados a "graves riesgos".
Se espera que la barcaza Bibby Stockholm, amarrada en el puerto de Portland, en Dorset, albergue a 500 solicitantes de asilo. La Agencia de la ONU para los Refugiados condenó la aprobación de la Ley de Migración Ilegal del gobierno como una “violación del derecho internacional” y advirtió de que expondría a los refugiados a “graves riesgos”. AFP – ANDREW MATTHEWS

“La barcaza se está volviendo un poco como las siete plagas… primero tuvimos problemas téncnicos, después la enfermedad Legionella… es como un episodio de una comedia”, apuntó Louie O’Leary, un parlamentario conservador del condado de Dorset, que forma parte del sector interno de los tories que critica esta iniciativa. 

No era el primer aviso que llegaba a las mesas del Gobierno sobre la seguridad a bordo. Los equipos de prevención de incendios inadecuados y las deficiencias estructurales de la embarcación para realizar una evacuación segura hicieron saltar las alertas entre equipos de rescate. El Sindicato de Bomberos advirtió que retener a los migrantes en la barcaza significaba un enorme riesgo para su salud y seguridad. 

“Nuestra opinión profesional sigue siendo que el barco se trata de una potencial trampa mortal”, sostuvo el sindicato en un comunicado. 

Vigilancia 24 horas, ¿refugio o prisión? 

Si te ‘hospedas’ en el Bibby en la costa de Dorset y eres solicitante de asilo, las autoridades controlarán estrictamente tus entradas y salidas del barco. El navío está situado en una zona de alta vigilancia del puerto y rodeado de vallas. Para salir a andar o pasear, los migrantes tienen que esperar a un autobús que los recoge y los lleva a una hora de distancia. Una situación que genera estrés entre personas que ya cargan con traumas por los conflictos y situaciones de violencia vividos en sus países de origen. 

“El sonido de las cerraduras y los controles de seguridad me da la sensación de entrar en la prisión de Alcatraz. Como una prisión, (la barcaza) tiene puertas de entrada y de salida, y a determinadas horas tenemos que tomar un autobús y después de conducir un largo trecho vamos a un lugar donde podemos caminar. Nos sentimos muy mal”, apuntó un huésped en condición de anonimato a la ‘BBC’. 

Pero negarse a vivir así no es una opción para los migrantes en Reino Unido. 

Una fotografía tomada el 17 de junio de 2023 muestra la barcaza Bibby Stockholm colocada en dique seco mientras se somete a renovación, en Falmouth, en la costa de Cornualles, en el suroeste de Reino Unido.
Una fotografía tomada el 17 de junio de 2023 muestra la barcaza Bibby Stockholm colocada en dique seco mientras se somete a renovación, en Falmouth, en la costa de Cornualles, en el suroeste de Reino Unido. AFP – BEN STANSALL

“Cada vez está más claro que el Gobierno está tratando de atacar a aquellos solicitantes de asilo que no han podido conseguir representación legal, amenazándolos con dejarlos sin hogar si no se mudan”, acusa la organización Care4Calais, que aconseja a los migrantes recurrir cualquier notificación oficial. 

Los solicitantes de asilo del Bibby Stockholm no tienen derecho a trabajar y reciben un subsidio de 12 dólares semanales para sus gastos. 

El eslogan del Gobierno para respaldar esta medida es frenar la “migración ilegal” y también ahorrar. Pero este segundo argumento está en disputa. La organización para la defensa y protección de los refugiados Reclaim The Sea ha asegurado que el Bibby Stockholm será incluso más caro que alojar a los solicitantes de asilo en hoteles, como se ha hecho hasta el momento.

Según esta organización, las reparaciones necesarias en el buque superarán el ahorro de apenas 12 dólares diarios que se registra en estos momentos. 

Para algunos expertos, como el abogado especializado en migración Greg Ó Ceallaigh, la intencionalidad del buque es muy diferente a la presentada. Es, más bien, una estrategia de campaña de cara a las elecciones nacionales del próximo año y un mensaje político de mano dura contra la migración. 

“Es aburrido y no van a aparecer en los titulares, pero si de verdad quisieran solucionar este problema desde el Gobierno lo que deberían hacer es tomar decisiones sobre las solicitudes de asilo. Aceptarlas o denegarlas”, explicó Ó Ceallaigh al periódico ‘The New York Times’. 

Para él y muchos otros expertos esto no es más que un mensaje. Uno muy claro, que plantea: aquí los migrantes no sois bienvenidos ni seréis bien recibidos.

¿Y los Derechos Humanos? 

Por Alba Santana-France24 con medios locales