Image default

¿Agenda en común entre Fernando Espinoza y Misioneros de Francisco?

Desde hace muchos años los vecinos y vecinas de Villa Madero (La Matanza) vienen señalando la desatención con la que el Municipio los trataba -o destrataba-. Puntualmente, los barrios 2 de Abril, Domingo Millan y Lucero, parecían lugares olvidados por las autoridades; si bien la lista de cuestiones a resolver es extensa, la cloaca a cielo descubierto que atraviesa el Millán de aproximadamente doscientos metros de largo, casi cinco metros de alto y seis de ancho se encuentra en el tope de la lista. Lo curioso es que hace veinticinco años figura entubada en los registros municipales.

Los Misioneros de Francisco iniciaron un reclamo formal, el cual fue acompañado por más de 1.100 firmas de vecinas y vecinos en el mes de noviembre del 2021. En dicha ocasión, se le solicitó al Intendente medidas conducentes para que se le de una solución al reclamo, ya que la Secretaría de Integración Socio Urbana de la Nación (SISU) se encargaría de cubrir el presupuesto para la ejecución de las obras de entubamiento.

Frente a ello, el Intendente Espinoza envió una cuadrilla de limpieza de la cloaca, sin embargo, en dicha oportunidad no fue posible acordar una hoja de ruta para ejecutar las obras que pondrían fin a la problemática ambiental que aqueja a los vecinos y vecinas. Lo sorprendente de la situación es que el Municipio contaba con la disponibilidad del presupuesto para llevar a cabo la tan necesaria obra para los vecinos, es decir, los recursos estaban disponibles.

Sin perjuicio de la limpieza realizada, los vecinos del barrio y los Misioneros de Francisco recientemente lograron un esquema de trabajo común con el equipo de una Senadora Nacional del Frente de Todos por la Provincia de Mendoza y un delegado de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires que, impresionados por la gravedad del estado de la cloaca y las condiciones de vida de los vecinos y vecinas, decidieron acompañar el reclamo ante el Municipio.
Debe recordarse que es una cloaca a cielo descubierto rodeada de viviendas, lo cual provoca una situación que pone en peligro la salud y al ambiente. Por esta razón, fue que los Misioneros de Francisco solicitaron el asesoramiento al equipo sanitario del Movimiento Nacional Los Pibes de La Boca, denominado “la incurable rebeldía”; el relevamiento de campo de los sanitaristas dio cuenta del impacto en la salud que provoca vivir en esas condiciones.

Días atrás, se presentó en el barrio una cuadrilla compuesta por maquinarias y funcionarios municipales -del movimiento Barrios de Pie-, ocasión en la que llevaron a cabo una profunda tarea de limpieza en el zajón, lo cual es un gran avance, aunque insuficiente, dado que el objetivo central es ser terminar con la descomunal cloaca a cielo descubierto que afecta a la salud de los vecinos y al ambiente.

El pasado jueves 15 de septiembre, Jorge Di Santo -delegado municipal- a la cabeza de una cuadrilla con maquinarias dio comienzo a la construcción de una plaza en el barrio. En dicha oportunidad, los Misioneros de Francisco en dialogo con el delegado, le hicieron llegar el reconocimiento por las tareas que se están realizando y surgió el compromiso mutuo de construir una agenda de trabajo en común; Alejandro Salomon -referente de Misioneros de Francisco- recordó las palabras del Papa Francisco, que la unidad debe prevalecer por sobre el conflicto. Por su parte, Di Santo reconoció la importante tarea que los Misioneros de Francisco y el Merendero Papa Francisco de Villa Madero realizan todos los días en el barrio. A su turno, la Directora del Merendero, María del Carmen Santillán, agradeció y pidió crear una agenda en común que se traduzca en las -indispensables- mejoras del barrio.

Por Emilio Abraham