Image default

A 45 años del debut de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Fue en un pub de la capital salteña en plena dictadura militar. Como regalo de reyes, el 6 de enero de 1978 después de un lisérgico viaje en micro desde la ciudad de La Plata, los integrantes de la troupe artística debutaban en los escenarios. Nuevos datos históricos modifican la fecha del iniciático show.

Es conocida la historia de que Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se formaron como banda hacia 1976, intentando sonar por primera vez a finales de aquel año en una velada pautada para el 28 de diciembre. Aquella cita quedó trunca, y la banda comenzará a desplegar sus dotes artísticos en escenarios locales recién en 1977. La primera formación estaba conformada por una troupe cultural que reunía poetas, monologistas, payasos, bailarinas y otros tantos artistas de su círculo próximo.

Presentacion en 1977, teatro Lozano, La Plata.

Sin embargo, en palabras de propio Indio Solari, cantante e ícono de la banda, el debut oficial de Los Redondos será recién en 1978, cuando en los primeros días de enero visiten la provincia de Salta. Este dato varias veces comentado, cobra en las últimas horas nuevos ribetes, con datos históricos que ubican el debut un día antes de la convención “ricotera” históricamente establecida.

Conexión Salta

La conexión con Salta llega de la mano de Skay Beilinson, guitarrista y fundador de la banda, quien en una entrevista con la revista Rock Salta relata: “La historia empezó en el año 76, que vino el golpe militar. La Plata se puso muy jodida, tuvimos dos allanamientos y nos salió la posibilidad de ir a Salta. Mi viejo había comprado unas tierras ahí con otra gente. Era a 300 kilómetros de la ciudad de Salta. Cuando llegamos y vimos lo que era eso… un delirio total. Estuvimos ahí en Salta viviendo casi tres o cuatro años”.

Aquella experiencia de Skay y su compañera Poli en el campo salteño servirá para comenzar a explorar la mística norteña: “Aprovechando que estábamos allá, recorríamos todo el Norte. Conocimos gente preciosa y les contábamos que teníamos una banda de músicos delirantes, que eran Los Redondos, que en aquel momento ni siquiera teníamos nombre. Entonces empezamos a buscar un lugar para hacer algo”.

Por su parte, el cantante de aquella banda de artistas delirantes, Carlos “Indio” Solari, relata en su libro de memorias, Recuerdos que mienten un poco: “Un día llegan Skay y Poli de Salta, donde administraban un campo de los Beilinson. Me vienen a ver, me dicen que quieren reunir a Los Redondos. Entonces nos largamos a hacer las primeras canciones… y estaban buenas, qué sé yo. Skay armaba las bases, yo hacía las melodías y ponía las letras (…) Yo seguía trabajando en una estampería de City Bell, y uno de nuestros clientes, a quien le vendíamos mucho, era el Mono Cohen, Rocambole. El Mono tenía en La Plata un negocio que se llamaba Indra (…) como nos compraba mucho, le dábamos crédito. Pero un día se fundió. Y nos debía guita. Entonces dijo: Lo que sí puedo hacer es pagarles el micro para ir a Salta”.

El Indio Solari en viaje a Salta.

En este delirante contexto, el grupo artístico emprendió camino a Salta, en un viaje lisérgico e iniciático. De aquella ruta camino al norte, Solari rememora: “Me vienen a la mente postales del viaje. Estábamos todos de ácido. En un momento me senté en una ventanilla, con la mitad del cuerpo afuera. Yo tenía un acullico en la boca y una botella de Criadores en la mano. Y abajo estaba el abismo, el puto precipicio”.

Un regalo de Reyes

Una vez en Salta los esperaría el compromiso musical en Polaco, propiedad de Héctor Aleksandrowicz, un tugurio a escasos metros de la plaza principal de la ciudad por el que deambulaban noche a noche poetas, músicos y bohemios de aquella ciudad setentera.

Durante largo tiempo se barajó la idea de que la velada histórica ofrecida por Los Redondos en Salta transcurrió el sábado 7 de enero de 1978. Sin embargo, la indagación minuciosa arroja nuevas certezas de aquel fundacional show: la banda, cual regalo de Reyes, debutó el viernes 6 de enero, un día antes de lo que se había establecido como convención histórico-ricotera.

Publicidad del viernes 6 y sábado 7 respectivamente.

Es probable que el error derive del afiche publicado y viralizado desde largo tiempo atrás, aquel que ubica solo una función para el recital brindado en Polaco. Sin embargo, rastreando periódicos anteriores al 7 de enero, se puede ver que el afiche ya venía promocionándose como una doble jornada con dos funciones cada día.

Como forma de corroboración, surgen dos relatos publicados en el diario El Tribuno de aquellos días. El primero ubica la presentación de la banda en Salta de esta manera: “Para los días viernes y sábado de este fin de semana se anuncia la actuación en el local de ‘Polaco’ (Deán Funes 82) de esta ciudad, del novedoso conjunto denominado ‘Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota’, integrado por 10 músicos artistas que interpretan jazz, música negra y danzas rituales mechadas con humor cómico. Algunos de sus miembros pertenecían a la llamada ‘Cofradía de la Luz Solar'”.

Como dato complementario, que agrega y confirma la hipótesis, el sábado 7 aparece una crónica, apenas más extensa, que da cuenta de la concreción del primer show y la expectativa del próximo a realizarse aquel sábado salteño. 

Bajo el título “‘Patricio Rey u sus redonditos’hoy”. la crónica del 7 de enero decía expresamente: “Luego de un breve ensayo realizado el jueves en presencia de El Tribuno (los integrantes de) la agrupación musical de rock ‘Patricio Rey y sus redonditos de ricota’ se presentaron exitosamente anoche en Polaco, Deán Funes 82. La actuación del grupo musical de La Plata, despertó interés y fue coronada con el aplauso de la numerosa concurrencia”. 

La nota periodística incluso ofrecía información sobre el grupo: “El conjunto está integrado por Skay Beilinson (director), intérprete de primera y segunda guitarra; Ricardo Meyer, primera guitarra; Bernardo Rubaja, órgano; Fendón, bajo; Omar Farías, batería; Indio Solari, voz, composición; Ventura, percusión; Roky, violín; y Tito Martínez en la animación. El grupo repetirá hoy su actuación a las 22; y a la 1.30”.

Debut y despedida

Aquel show que brindaron en el bar Polaco tuvo funciones en días consecutivos, compromisos que la troupe artística había asumido en la capital salteña. Así recuerda Indio Solari aquella experiencia de la banda en la provincia: “Ese fue el verdadero debut de la banda, porque hasta ese momento no habíamos hecho más que boludear. Y suponía un bautismo de fuego: era la primera vez que íbamos a tocar delante de un público que no estaba compuesto por amigotes (…) El bar donde tocamos se llamaba ‘El Polaco’ y el concierto en sí mismo fue un desastre. Había más gente arriba del escenario que abajo. Pero de todos modos armamos la clase de quilombo que era nuestra especialidad”, resalta el vocalista en sus memorias editadas en 2019.

Si en algo coinciden tanto protagonistas del show como público presente, es que aquel recital poco tuvo de trascendental a nivel artístico, parecía una locura más de las tantas que se podían vivir en “Polaco” cada noche, o en las performances que la troupe venía realizando en diferentes escenarios under.

Sin embargo, aquella velada salteña será la primera en que la banda platense suene en un escenario como conjunto, una banda que el tiempo y su público comenzarán a colocar en el pedestal solo reservado para aquellos artistas que el pueblo abraza y los hace carne.

Una trama histórica, un conjunto de coincidencias y experiencias personales, se conjugarán para que la delirante troupe llegue al norte y de el puntapié inicial a una historia que hoy es patrimonio cultural inmaterial de la cultura Argentina.

Aquel húmedo verano salteño fue testigo de un hecho transcendental. Un 6 de enero de 1978, la trama dio lugar a la fragua y por primera vez en su historia sonó Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. De aquello, Salta fue testigo.

Por Facundo Sinatra Soukoyan-Página/12