Image default

Temores de recesión y crisis energética llevan al euro por debajo del dólar

La posibilidad de una recesión, derivada de la crisis energética, provocó que el euro sufriera un nuevo revés frente a la divisa estadounidense solo 41 días después de cotizarse por debajo de esta en casi 20 años. La situación, que provocó pérdidas en los principales mercados europeos al inicio de la semana, coincidió con el informe del Bundesbank, el Banco Federal Alemán, de que una pérdida en la actividad económica es posible. 

El euro, moneda de curso legal en 19 de los 27 países de la Unión Europea, se cotizó el 22 de agosto a 0,9 dólares por euro, su nivel más bajo en cinco semanas luego de perder la paridad por primera vez en los últimos 20 años. 

La caída del euro, en parte, se produce luego de que el dólar se vio beneficiado por la determinación de algunos miembros de la Reserva Federal de endurecer la política monetaria en la próxima reunión. Por otro lado, la variación cambiaria también responde a los temores de que las principales economías del bloque caigan en recesión como consecuencia del alza en los precios de la energía y la posibilidad de escasez de gas previo al invierno. 

En lo que va de año, la pérdida de valor frente al dólar ha vuelto a superar el 12%.

Los temores se fueron incrementando desde el pasado 19 de agosto cuando Rusia, por medio de la empresa Gazprom, anunció que detendría el suministro de gas a través del gasoducto Nord Stream 1 bajo el argumento de realizar labores de mantenimiento. 

Adicionalmente, el Bundesbank, el Banco Federal Alemán, informó que los altos precios de la energía aunado a los elevados niveles de inflación y la crisis en la cadena de suministro podrían llevar a la economía alemana a una recesión. 

“La disminución de la actividad económica durante los meses de invierno se ha vuelto cada vez más probable (…) Se espera que el alto grado de incertidumbre sobre el suministro de gas este invierno y los fuertes aumentos de precios pesen mucho en los hogares y las empresas”, explicó el Banco Federal Alemán. 

Para los expertos del Bundesbank, que ya anunció un estancamiento de la economía alemana durante el segundo trimestre de 2022, la recesión podría generarse a partir del primer trimestre del año 2023. 

Desde el comienzo de la invasión rusa a Ucrania a finales del mes de febrero, la Unión Europea, altamente dependiente del gas y el petróleo ruso, ha buscado otros proveedores del elemento. 

Rusia, entretanto, ha buscado sortear las sanciones impuestas exigiendo el pago de sus recursos en rublos, algo que ha sido rechazado por las naciones del bloque europeo y ha llevado la interrupción de gas ruso en algunos países del continente. 

Por otro lado, los precios del gas se incrementaron un 20% tras el anuncio de Moscú y la incertidumbre en Europa de que el cierre se prolongue más allá de tres días. 

Los futuros de referencia se elevaron hacia los 300 euros por megavatio hora, generando presión sobre los precios de la electricidad y el carbón a cifras récord. 

Por Luis Méndez Urich-France24 con Reuters y EFE