Image default

Quién es el dueño de un banco que compró parte de su competencia

Es la incógnita que desvela a los pasillos de la City porteña y el comentario más escuchado entre los banqueros.

Próximo a cumplir 72 años (el 30 de junio), Eduardo Escasany actualmente es el presidente de Grupo Financiero Galicia, función que ejerce desde 2010. Es también consejero titular y presidente de la Fundación Banco de Galicia y Buenos Aires.

PASIÓN POR EL TENIS

Con su CEO, Fabián Kon, comparten la pasión por el tenis, aunque ahora Escasany está con lesión y extraña los courts, mientras Kon está religiosamente a las ocho de la mañana en la cancha para entrenar, no importa el frío que haga. Juega en primera y se conoce todos los clubes de Buenos Aires, por alguna vez haber ido a jugar inter-clubes.

“Perdí 15% desde que compré las acciones con la baja que hubo”, se lamenta. De todos modos, se las quedará en su poder, ya que apuesta a que, en algún momento, llegue el tan ansiado rally alcista

Pese a estar fuera por ahora de los courts, Escasany no está fuera de la City, ya que ve regaladas las acciones argentinas. “No pueden estar más baratas. Galicia vale u$s 1100 millones, cuando su valor libros es de u$s 1600 millones. O para no ponerme como ejemplo, Banco Francés vale u$s 500 millones, un regalo a lo que llegaron a estar”, compara.

¿Sus elegidas? YPF, Edenor, y dos bancos competidores: Macro y Francés. No compró Galicia porque ya tiene acciones, aparte al ser accionista pasa a ser una persona políticamente expuesta para comprar más, por lo que sería un tramiterío que debería hacer.

DIVIDENDOS

Esto fue lo que lo motivó a comprar acciones con los dividendos que cobró ahora del Galicia, al ser uno de los accionistas mayoritarios. No dolarizó ni un solo peso. Se guardó lo necesario para pagar Ganancias y Bienes Personales. Y el resto lo invirtió en acciones.

¿Sus elegidas? YPF, Edenor, y dos bancos competidores: Macro y Francés. No compró Galicia porque ya tiene acciones, aparte al ser accionista pasa a ser una persona políticamente expuesta para comprar más, por lo que sería un tramiterío que debería hacer.

“Perdí 15% desde que compré las acciones con la baja que hubo”, se lamenta. De todos modos, se las quedará en su poder, ya que apuesta a que, en algún momento, llegue el tan ansiado rally alcista. 

Por Mariano Gorodisch-El Cronista