Baires Para Todos

¿Qué es la “Leitkultur” alemana y por qué es controversial?

El término “Leitkultur” (cultura líder o guía) se usa cada vez más en Alemania cuando se debate hasta qué punto los inmigrantes deben integrarse en la sociedad.

Friedrich Merz, presidente de la centroderechista Unión Cristiana Demócrata (CDU), lanzó el primer debate general sobre la Leitkultur alemana a principios del milenio. El término proviene del sector agrícola, donde se usa para describir las variedades de plantas dominantes en un biotopo.

En ese momento, Merz empleó el término menos en relación con la integración y más como una contraparte al modelo de multiculturalismo. Los inmigrantes, dijo, deben adaptarse a la “cultura líder liberal alemana”, que se refleja en la Constitución, el idioma y los valores clave de la sociedad, como la igualdad.

Pero los políticos de izquierda rápidamente ridiculizaron el concepto como un intento de “asimilación” y de hacerse eco de la ideología de extrema derecha del partido populista antiinmigración Alternativa para Alemania (AfD).

El término se incorporó a los programas del CDU y su partido hermano bávaro, la Unión Cristiana Social (CSU) en 2007.

Se volvió a debatir en 2016, después de que cientos de miles de refugiados llegaran a Alemania, principalmente para huir de la guerra civil en Siria, y necesitaran ser integrados.

El término ha desencadenado campañas electorales y búsqueda de votos populistas.

¿”Leitkultur” europea?

Este término fue usado por primera vez en un sentido político por el experto sirio en islam Bassam Tibi, de la Universidad de Göttingen. En 1998, pidió una Leitkultur europea para consolidar valores como los derechos humanos, la tolerancia y la separación de la Iglesia y el Estado.

En 2005, el presidente del Parlamento alemán Norbert Lammert intentó redefinir la Leitkultur no en un contexto nacional alemán, sino más bien como una idea explícitamente europea. Lammert pidió un debate sobre una “idea europea rectora” que se base en “raíces culturales comunes, una historia común y tradiciones comunes”.

Pero el debate sobre la Leitkultur en Alemania tiene otra dimensión que tiene mucho que ver con los propios alemanes y su historia. Los crímenes del régimen nazi, cometidos en nombre de Alemania, destruyeron todas las tradiciones patrióticas del país, y la profunda conmoción que siguió significó que pasaron décadas antes de que se pudiera crear algo parecido a un nuevo sentido de orgullo nacional.

Sólo en 2006, durante la Copa Mundial de la FIFA, organizada por Alemania, se pudieron ver finalmente banderas alemanas ondeando en las calles sin que ello suscitara asociaciones negativas, y eso fue más de 60 años después del final de la Segunda Guerra Mundial. Fue el comienzo de un sentido de patriotismo nuevo y más saludable, que no surgió de una exaltación excesiva.

En 2024, Merz volvió a usar el término y dijo que los árboles de Navidad son parte de la “cultura rectora” de Alemania. Este término cargado impregna los debates alemanes sobre migración, aunque a menudo no está claro si se refiere al aprendizaje requerido o a la acción. Ahora, está consagrado en el nuevo programa político básico de la CDU.

Por Kay-Alexander Scholz-DW