Baires Para Todos

¿Qué es la “enfermedad del ciervo zombi” y por qué preocupa su propagación?

Un peligroso virus mortal en animales produce la enfermedad de la caquexia crónica en venados y alces. Se propagó en más de 30 estados de EEUU y los científicos analizan si es posible que se transmita a los humanos

El emblemático y soñado Parque Nacional Yellowstone, al noroeste de Wyoming en Estados Unidos, hogar del icónico oso Yogui y de un ecosistema que alberga la mayor y más diversa variedad de grandes mamíferos salvajes del país, se ha transformado en los últimos meses en un “desastre de avance lento”, según sus autoridades debido a un aumento de la propagación de la ´”enfermedad del ciervo”.

Se trata de un peligroso virus mortal en animales que produce la enfermedad de la caquexia crónica (CWD, por sus siglas en inglés), causada por priones (agentes patógenos anormales y transmisibles), que se ha estado propagando sigilosamente por América del Norte y ya se reportó en más de 31 estados de EEUU en los últimos años, dos provincias de Canadá, e incluso se han notificado casos en Corea del Sur, según el Servicio Geológico estadounidense.

Los científicos analizan si existen posibilidades de que el virus pueda transmitirse a los humanos. Si bien el Servicio de Parques Nacionales de EEUU afirmó que actualmente no hay pruebas de que la caquexia crónica pueda infectar a los seres humanos o a animales domésticos, no recomienda el consumo tejidos de animales infectados.

Ciervos hallados muertos en los caminos, sin ninguna causa observable (Estados de Wyoming)

Ciervos hallados muertos en los caminos, sin ninguna causa observable (Estados de Wyoming)

El codirector del programa del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de EEUU, Cory Anderson, alertó del riesgo que existe de se produzcan contagios del ganado a personas: “El brote de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) o enfermedad de las vacas locas en Gran Bretaña proporcionó un ejemplo de cómo, de la noche a la mañana, las cosas pueden volverse caóticas cuando ocurre un evento de contagio, por ejemplo, del ganado a los seres humanos”.

El experto consideró que existe una “posibilidad de que ocurra algo similar” a lo que ocurrió en el brote de encefalopatía espongiforme bovina (EEB), conocida popular mente como “enfermedad de la vaca loca”.

“Nadie dice que esto vaya a suceder definitivamente, pero es importante que la gente esté preparada”, ha manifestado al alertar de que la enfermedad es “invariablemente mortal, incurable y altamente contagiosa”, sostuvo al diario británico The Guardian.

“La preocupación se debe a que no tenemos una manera fácil y eficaz de erradicarlo, ni de los animales que infecta ni del medio ambiente que contamina”, agregó.

Los expertos comparan esta enfermedad con el brote de las vacas locas.(crédito YELLOWSTONE NATIONAL PARK)Los expertos comparan esta enfermedad con el brote de las vacas locas.(crédito YELLOWSTONE NATIONAL PARK)

Una vez que un ambiente está infectado, el patógeno es extremadamente difícil de erradicar. Puede persistir durante años en la suciedad o en las superficies, y los científicos informaron que es resistente a los desinfectantes, el formaldehído, la radiación y la incineración a 600 °C (1100 °F).

Estos patógenos invisibles o priones provocan el comportamiento de manera extraña en los ciervos, los que fueron detectados por varios cazadores. Los científicos afirman que la enfermedad provoca cambios en el cerebro y el sistema nervioso de los huéspedes, dejando a los animales babeando, letárgicos, demacrados, tropezando y con una reveladora “mirada en blanco” que llevó a algunos a llamarla “enfermedad del ciervo zombie”. Se propaga a través de la familia de los cérvidos: ciervos, alces, alces, caribúes y renos. Es mortal y no se conocen tratamientos ni vacunas.

“Esto representa una importante llamada de atención pública. Este caso pone a la caquexia crónica en el radar de una atención generalizada como no lo estaba antes, y eso, irónicamente, es algo bueno. Es una enfermedad que tiene enormes implicaciones ecológicas”, sostuvo el doctor Thomas Roffe, veterinario y ex jefe de salud animal de Fish & Wildlife Service, una agencia federal de EEUU.

Los patógenos invisibles o priones provocan el comportamientos extraños en los ciervos (YELLOWSTONE NATIONAL PARK)Los patógenos invisibles o priones provocan el comportamientos extraños en los ciervos (YELLOWSTONE NATIONAL PARK)

Es que Roffe había anticipado décadas atrás que la caquexia crónica llegaría a Yellowstone, advirtiendo que tanto el gobierno federal como el estado de Wyoming debían tomar medidas agresivas para ayudar a frenar su propagación. Esas advertencias fueron en gran medida ignoradas, dice, y ahora las consecuencias se manifestarán ante los millones de personas que visitan el parque cada año.

Los expertos afirman que el área constituye un gran laboratorio para observar lo que sucede cuando la caquexia crónica se infiltra en un ecosistema con su complemento completo original de diversidad biológica.

Cientos de miles de alces y ciervos se mueven por Yellowstone, sustentando poblaciones de osos pardos, lobos, pumas, coyotes y otros carroñeros.

“La enfermedad es un desastre que avanza lentamente”, reafirmó el doctor Michael Osterholm, epidemiólogo que estudió el brote de encefalopatía espongiforme bovina o “enfermedad de las vacas locas” en el Reino Unido, y es director del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

El alerta se da en EEUU y también en Canadá (Getty)El alerta se da en EEUU y también en Canadá (Getty)

¿El virus puede “saltar” a los humanos?

En Estados Unidos y Canadá, la caquexia crónica ha llamado la atención no sólo porque afecta a los animales de caza mayor sino también por la posibilidad de que pueda saltar la barrera de las especies. Los ciervos y los alces podrían infectar al ganado, a otros mamíferos, a las aves o incluso a los humanos. Los epidemiólogos dicen que la ausencia de un caso “derrame” todavía no significa que no sucederá.

La caquexia crónica forma parte de un grupo de trastornos neurológicos mortales que incluye la EEB.

Raina Plowright, ecologista de enfermedades de la Universidad de Cornell, indicó a The Guardian que la caquexia crónica debe considerarse en el contexto de peligrosos patógenos zoonóticos emergentes que se mueven de un lado a otro a través de las barreras de especies entre los humanos, el ganado y la vida silvestre a nivel mundial. Los brotes se producen a medida que los asentamientos humanos y las operaciones agrícolas se adentran cada vez más en entornos donde el contacto con animales portadores de enfermedades está aumentando.

Con la temporada de caza en marcha en los EEUU, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en ingles) y los estados individuales recomendaron encarecidamente que los animales de caza recolectados sean examinados para detectar enfermedades y que no se consuma carne de cérvidos que parezcan enfermos.

Los alces también están siendo afectados por este mal. (Facebook: Rutt-The Central MN Moose on the Loose/Becky Graba)Los alces también están siendo afectados por este mal. (Facebook: Rutt-The Central MN Moose on the Loose/Becky Graba)

La Alianza para la Vida Silvestre Pública estimó en 2017 que entre 7.000 y 15.000 animales infectados con caquexia crónica al año eran devorados por humanos sin saberlo, y que se esperaba que el número aumentara un 20% anualmente. En Wisconsin, donde las pruebas de carne de caza son voluntarias, Anderson y Osterholm dicen que muchos miles de personas probablemente han comido carne de ciervos infectados.

Wyoming sirve como punto de referencia para otros estados. Desde 1997, se han recolectado y analizado 92.000 muestras de tejido allí, dijo Breanna Ball, del Departamento de Caza y Pesca de Wyoming. El año pasado se analizó la carne de 6.701 ciervos, alces y alces. La enfermedad estuvo presente en alrededor de 800 muestras, lo que sugiere que las tasas de infección están aumentando.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, la caquexia crónica está presente actualmente en 32 estados y tres provincias canadienses y los expertos afirman que hay que dejar a la naturaleza actuar y el humano no debe eliminar

Los estudios sugieren que los animales que algunos cazadores consideran competidores pueden en realidad ser aliados. Los depredadores de la vida silvestre, como los lobos, los pumas y los osos, son capaces de detectar animales enfermos mucho antes que los humanos y se aprovechan de ellos, eliminándolos del paisaje. Hasta ahora, han mantenido inmunidad contra las enfermedades.