Image default

Novak Djokovic gana su séptimo título de Wimbledon y su 21º Grand Slam

El serbio Novak Djokovic venció al australiano Nick Kyrgios (4-6, 6-3, 6-4 y 7-6), ganando su séptimo título de Wimbledon el domingo. El favorito consiguió su 21º Grand Slam y quedó tan solo a un título del español Rafael Nadal, quien posee el récord masculino de todos los tiempos. 

Djokovic recoge así no solo su séptima corona de Wimbledon, sino que extiende a 21 sus trofeos de Grand Slam. De esta forma se sitúa uno por debajo de los obtenidos por Nadal, quien posee 22 al momento, y uno por encima de Roger Federer.

“No tengo palabras para decir lo que representa este torneo y este trofeo para mí”, comentó Novak Djokovic después de su victoria. Siempre ha sido el más importante en mi corazón. Es este torneo el que me dio ganas de jugar, cuando yo vi ganar a Pete Sampras. Fue entonces cuando le pedí a mis padres que me compraran una raqueta”.

Jugando en su primera final de Grand Slam, Kyrgios, de 27 años, jugó un tenis brillante en un primer set de 31 minutos en el que Djokovic no pudo acercarse a su servicio.

“Es un poco dios, sin mentir”, dijo Kyrgios en sus primeras palabras. Jugaba su primera final de Grand Slam a los 27 años. “Estoy tan agotado. Yo, mi equipo, todos estamos agotados. Estoy muy contento con este resultado y quizás algún día vuelva, pero de eso no sé nada”, dijo. 

La insolencia de Nick Kyrgios

Con este séptimo título en el césped londinense, Djokovic iguala a su ídolo Pete Sampras y se sitúa a uno del récord masculino de Roger Federer. El récord absoluto femenino lo tiene Martina Navratilova, que ha ganado el torneo 9 veces.

También iguala a Sampras con cuatro títulos consecutivos de Wimbledon. Solo Björn Borg y Roger Federer han alineado cinco. También firmó su 28º partido consecutivo victorioso en Wimbledon, solo Pete Sampras (31), Roger Federer (40) y Björn Borg (41) lo hicieron mejor. Djokovic también registró su victoria número 86 en Wimbledon, donde solo Roger Federer fue más prolífico (105).

El partido prometía ser explosivo, entre el sólido serbio, con la gorra puesta, y el turbulento australiano, con la gorra al revés. Pero Nick Kyrgios generalmente observó todas las reglas, dejando que su tenis hablara. ¡Y, desde el principio, fue él quien habló más fuerte! El australiano hizo el primer quiebre para adelantarse 3-2 y lo confirmó con saque y volea en el segundo servicio (4-2).

En el siguiente juego, intentó, y tuvo éxito, golpes improbables como un tweener de cara a la cancha o un golpe de derecha, pero Djokovic miró y castigó a los insolentes cada vez. Al no funcionar las perturbaciones puramente artísticas, el australiano abandonó las florituras y se aplicó en su juego ya suficientemente creativo.

Con su grandísimo servicio (29 aces, 61 tiros ganadores en total), mantuvo la ventaja sin conceder un solo punto de quiebre y ganó el set con un ace.

Djokovic más móvil

Pero si Kyrgios se basa en un gran servicio, el de Djokovic es igual de demoledor (15 aces y 82% de acierto en los puntos jugados tras su primera bola). Y como es mejor regresador que el australiano y se mueve mejor, poco a poco fue tomando el control del partido.

Luego de unos puntos que provocaron ovaciones del público que resquebrajaron las paredes de la venerable Cancha Central que celebra su centenario, Djokovic empató a un set en todas partes.

Luego, el nerviosismo comenzó a apoderarse de Kyrgios cuando su oponente puso su mano en el encuentro. Intercambios verbales con su clan, con el árbitro amonestando, Kyrgios evitó el derrape descontrolado pero perdió el tercer set.

Demasiado dependiente de su servicio y rara vez amenazante con el de Djokovic, Kyrgios logró llegar al desempate del cuarto set. Sin embargo, su oponente no le dejó ninguna esperanza, ganando el desempate 7 puntos a 3.