Baires Para Todos

Murió tras una práctica en la escuela Vucetich y su familia recama justicia

La mamá de la oficial Agustina Casco denuncia que el caso está parado y que posiblemente pase a otra fiscalía. “Se están lavando las manos y no están investigando como corresponde”, dijo

Agustina Casco, una joven oficial de policía de 21 años, murió el 23 de noviembre del 2023 después de sufrir un fuerte golpe durante un entrenamiento en la Escuela “Juan Vucetich”. A dos meses del hecho, sus familiares denuncian que la causa no avanza y apuntan contra las autoridades de la Bonaerense.

Claudia, mamá de Agustina, aseguró que a su hija “la dejaron morir” porque no le dieron asistencia médica después de la práctica de esposamiento a la que la sometieron, y que eso le habría costado la vida a la joven cadete. “La Justicia solo se lavó las manos y nos patean la causa de un lado al otro. No se quieren hacer cargo”, expresó en diálogo con TN.

La trágica muerte de Agustina comenzó a gestarse el viernes 17 de noviembre, cuando la víctima, que era alumna del curso de ingreso al sub-escalafón Comando (Subayudante) de la Policía bonaerense, empezó su franco tras permanecer toda la semana en la escuela para perfeccionarse. Cuando volvió a su casa, en la localidad de Ituzaingó, comenzó a sentir un malestar general.

El dolor se agudizó al día siguiente, por lo que la joven tuvo que ser llevada de urgencias al Hospital de Ituzaingó. Los médicos le diagnosticaron un cuadro de “abdomen agudo, anemia aguda y líquido alojado en la cavidad abdominal”, por lo que quedó en observación.

Agustina murió el 23 de noviembre del 2023, a los 21 años. (Foto: Facebook).
Agustina murió el 23 de noviembre del 2023, a los 21 años. (Foto: Facebook).

Tras realizarle los primeros análisis y debido a la gravedad de su estado, fue derivada a la Clínica Provincial de Merlo, donde permaneció internada en la Unidad de Terapia Intensiva y se le practicó una cirugía abierta de abdomen. Después de una semana, y a pesar del esfuerzo de los médicos por salvarle la vida, Casco murió en la cama del hospital.

La mamá de Casco relacionó la sorpresiva muerte de su hija con “un golpe en la cintura y en el bajo vientre” que sufrió días antes en una práctica de esposamiento, que consiste en inmovilizar las manos de otra persona durante un operativo policial.

La familia de Agustina denunció que la joven volvió a su casa con el cuerpo lleno de hematomas y moretones. (Foto: gentileza Jéssica Casco).
La familia de Agustina denunció que la joven volvió a su casa con el cuerpo lleno de hematomas y moretones. (Foto: gentileza Jéssica Casco).

El caso primero recayó en la Unidad Funcional de Instrucción N°5 de Morón, después pasó por la N°10 especializada en Violencia de Género, pero finalmente terminó en la UFI N°4 de la misma departamental. Sin embargo, Rodrigo Tripolone, el abogado de la familia de Agustina, adelantó que el expediente será girado a una fiscalía de Quilmes. Por este motivo, y además porque no hay ninguna autoridad de la Bonaerense que esté siendo investigada, la familia denuncia que la investigación está frenada.

“Hasta el momento, desde que mi hija falleció, la Justicia solo se lavó las manos, mandando la causa a distintas fiscalías. Las únicas declaraciones que hasta ahora nos han tomado han sido a mi hija Jessica y a mí, pero a las compañeras, a los instructores y a los jefes no le tomaron declaración, solamente a nosotros. Encima nos patean la causa de un lado para el otro”, resaltó Claudia.

Si bien Asuntos Internos de la Policía Bonaerense inició una investigación para determinar si alguna autoridad de la escuela tiene responsabilidades en la muerte, ninguno de los que estaban a cargo del entrenamiento fueron llamados a dar su testimonio.

“Esta lucha por justicia la estamos haciendo solo la familia y no vamos a bajar los brazos. Estamos convencidos de que a Agustina jamás la asistieron como la tendrían que haber asistido. La vida de mi hija se fue en nueve días por la falta de empatía que tuvieron con ella, por la negligencia. Los culpables tienen que pagar por lo que a mi hija le pasó”, expresó su mamá.

“Sinceramente, la Justicia de Argentina no es lo que tendría que ser. Yo quiero que esto llegue a todos los oídos, a todos los lugares de nuestro país, porque ella tenía solamente 21 años, toda una vida por delante, un futuro, un montón de cosas para hacer, y que estas sinvergüenzas se hayan cagado en ella, yo no lo voy a dejar pasar. Yo voy a seguir pidiendo justicia hasta el día de mi último respiro. Hoy es por mi hija, mañana va a ser por cualquier otro chico que pase la misma situación que le tocó vivir a ella”, agregó.

Ordenaron hacer una nueva autopsia, pero la familia necesita juntar 2 mil dólares para hacerla

El informe preliminar de la autopsia reveló que la joven falleció como consecuencia de un “paro cardíaco no traumático por un shock hipovolémico por un quiste en el ovario que provocó hemorragia”. Sin embargo, la familia desconfía de esa causa de muerte y cree que en realidad fue víctima de alguna irregularidad durante el entrenamiento al que estaba siendo sometida.

La hermana de Agustina dijo que cuando vio a su hermana el sábado 18 de noviembre, un día antes de que fuera internada, tenía hematomas en todo el cuerpo. “Cuando la vi entrar estaba pálida y llena de moretones: en la cara, en el pecho y en la panza”, apuntó. Además, aseguró que en la Escuela Vucetich había “maltratos y mala alimentación”.

A pedido del abogado querellante, la fiscalía ordenó realizar una autopsia complementaria. Para eso, los familiares deben pagarle a un perito de parte que cuesta alrededor de 2 mil dólares. Como el gasto es elevado, iniciaron una colecta solidaria para juntar el dinero. “Necesitamos que nos dé la certeza de que esta vez las cosas se van a hacer como corresponden, por eso solicitamos un médico de parte”, contó Claudia.

La familia de Agustina Casco pide donaciones para pagar un perito de parte. (Foto: getileza Jésica Casco)
La familia de Agustina Casco pide donaciones para pagar un perito de parte. (Foto: getileza Jésica Casco)

Para esta diligencia, la familia tiene tiempo de juntar el dinero hasta el 12 de febrero, que es la fecha límite para hacer la exhumación y el traslado a la morgue judicial. También deben afrontar los gastos del cajón nuevo y del transporte.

También convocaron a participar de la marcha pacífica que se hará este martes, a las 19, en el puente de Brandsen y Colectora sur, acceso oeste. “Les pedimos que se sumen, para que de una vez por todas nos escuchen”, expresaron en las redes.

Por último, remarcaron que insistirán ante la Justicia que se trató de un “homicidio culposo” y que intentarán “desentrañar el encubrimiento por parte de las máximas autoridades de la fuerza”.


Por Carolina Villalba-TN