Baires Para Todos

Los chats inéditos de los rugbiers que mataron a Fernando Báez Sosa: así se organizó el viaje que terminó en asesinato

En la madrugada del 18 de enero de 2020, Fernando Báez Sosa fue asesinado frente al boliche Le Brique. Los responsables fueron condenados a principios de 2023. A cuatro años del crimen, TN revela conversaciones nunca antes difundidas: discusiones por plata, mujeres y alcohol en la voz de los rugbiers.

El 16 de enero de 2020 empezó el viaje que terminó en crimen. Pasaron exactamente cuatro años del día en que los rugbiers condenados por el asesinato de Fernando Báez Sosa dejaron Zárate y tomaron la ruta rumbo a Villa Gesell, donde tenían planeado pasar sus vacaciones. Dos días después, el 18 de enero, fue el violento ataque en la puerta del boliche Le Brique.

Para organizar ese viaje, el grupo de amigos usó su chat habitual de WhatsApp, llamado “Los Desboca3″. Como parte de los preparativos, se dieron extensas discusiones sobre plata, mujeres y la compra del alcohol.

Cuatro años después, TN accedió a esos mensajes y reconstruyó las conversaciones. Si le das play al video que está a continuación, vas a poder leer, ver y escuchar contenido inédito.

Qué contiene el chat inédito que publica TN

Del grupo de WhatsApp participaban Máximo Thomsen, Ciro y Luciano Pertossi, Enzo Comelli, Juan Pablo Guarino, Matías Benicelli, Blas Cinall, Alejo Milanessi y Lucas Pertossi. Ayrton Viollaz, al menos durante la organización del viaje, nunca formó parte porque no tenía celular.

Originalmente, también estuvo en el grupo un joven llamado Salvador, quien finalmente se bajó de las vacaciones por problemas familiares. Aunque por un tiempo siguió dentro del chat, luego fue eliminado por Máximo Thomsen. Este trabajo excluye de las conversaciones a quienes fueron absueltos durante la investigación judicial del crimen.

La golpiza a Fernando Báez Sosa se repitió en televisión y en las redes sociales una y otra vez. No siempre un crimen sucede ante la vista de tantas personas y mucho menos queda grabado desde distintos ángulos. Sin embargo, en este caso sí. Hay diversas cámaras que muestran lo que pasó y que sirvieron como pruebas clave durante el debate oral.

Los mensajes del grupo de Whatsapp de los rugbiers en el que organizaron el viaje que terminó con el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: Iván Paulucci)
Los mensajes del grupo de Whatsapp de los rugbiers en el que organizaron el viaje que terminó con el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: Iván Paulucci)

De hecho, permitieron identificar a los agresores y el rol que tuvo cada uno. Aunque las grabaciones son elocuentes y muestran la violencia con la que los rugbiers golpearon a Fernando, esos videos no permiten escuchar a ninguno de los agresores y mucho menos conocer cómo se relacionaban entre ellos.

TN accedió al grupo de WhatsApp de los condenados y, por primera vez, se pueden oir sus voces. Más allá de los pocos que presenciaron el juicio en Dolores, para el resto de las personas las voces de los rugbiers son un enigma. Fueron recreadas en la mente de cada una de las personas que vieron los videos y las pocas fotos que circularon de esa madrugada fatal y de las primeras horas de las vacaciones.

Del resto, sus vidas antes del viaje, su relación como amigos, el rol de Thomsen como líder, las cosas que los hacían enojar, lo que los distanciaba y enfurecia, las cosas por las que siempre se peleaban y los problemas que tenían; de eso poco se sabe.

El equipo de datos de TN procesó 316 archivos de audio (57 minutos con 22 segundos); 18 videos; 54 imágenes; 773 hojas de chats escritos; 3214 mensajes.

Durante estas conversaciones aparecen intercambios que dan cuenta de cómo se manejaba el grupo: muestran qué los preocupaba, quién era el que organizaba todo, la violencia con la que se hablaban, lo que opinaban de las mujeres, cuánto les importaba la plata, quién era el que insultaba más y el vínculo que cada uno tenía con sus padres.

“Tenemos casa, se picó Gesell”

Si bien es de público conocimiento que las vacaciones de los rugbiers terminaron de la peor manera, solo ellos saben cómo se gestó la organización de ese viaje y todos los problemas que implicó.

El 20 de noviembre de 2019, Enzo Comelli les avisó a sus amigos que las vacaciones para el verano 2020 ya tenían un lugar definido. La casa con espacio para hasta 10 integrantes estaba ubicada en Barrio Norte y a menos de 200 metros del boliche Le Brique, lugar donde en la madrugada del 18 de enero coincidieron con Fernando Báez Sosa y lo mataron a golpes de puño y patadas.

Del análisis de la totalidad del material, se puede conocer que aunque fue Comelli quien se encargó del alquiler y el trato con la dueña, Máximo Thomsen ocupó el rol central en la planificación de todo el viaje.

Video Placeholder

“Tenemos casa”. Así empezó el intercambio de mensajes del grupo de WhatsApp de los rugbiers. (Video: TN)

La casa ya estaba señada y los amigos comenzaron a diagramar cómo iban a viajar hasta Villa Gesell. Si bien desde un primer momento la idea era ir en dos autos -el Chevrolet Corsa de Máximo Thomsen y el Volkswagen Vento de Matías Benicelli-, las peleas por los gastos del combustible y los peajes hicieron que consideraran ir en micro e incluso que alguno de los rugbiers amenazara con bajarse.

En las conversaciones, muchas veces mencionaban a sus padres y recalcaban seguido que tenían que rendirles los gastos del viaje y se chicaneaban con que no fueran sus madres quienes les armaran el bolso. “La idea es que todos paguemos lo mismo, yo le tengo que dar la plata del Telepase a mi papá y el Vento paga más de nafta, pero igualmente nada es barato”, aclaró Thomsen.

“El Vento tiene baúl para guardar 7 cadáveres”

Los costos de la nafta fueron un tema recurrente durante la primera parte de la organización del viaje. El cálculo estimativo de $2000 por persona elaborado por Thomsen, generó dudas en Lucas Pertossi: “Es una banda, no vamos a Brasil”.

“Es caro man, no queremos que después falte la plata y no nos paguen, no estoy para esas giladas, lo voy a pedir antes y si sobra lo ponemos en el pozo”, explicó Thomsen y agregó: “Voy a llevar un cuadernito y todo lo que gastemos lo voy a ir anotando, yo no los voy a cagar”.

Video Placeholder

La pelea por la nafta entre Máximo Thomsen y Enzo Comelli. (Video: TN)

Con la desconfianza latente, Thomsen intentó calmar las aguas y les explicó a sus amigos: “Vamos a sumar los tanques de los dos autos y lo vamos a dividir entre los que seamos para que todos paguen lo mismo”.

Como no todos trabajaban, las discusiones por dinero en varias ocasiones tenían que ver con los gastos que debían rendirles a sus papás. Blas Cinalli fue uno de los más apuntados por sus amigos e incluso amenazaron con dejarlo en Zárate si su madre no le daba la plata que necesitaba antes de la fecha límite.

“El miércoles tengan todo porque sino se pudre la momia, me voy a comprar un fierro y les voy a pegar en la cabeza a cada uno”, le dijo Máximo Thomsen a sus amigos

Antes, el apuntado había sido Benicelli por su titubeo a la hora de definir si podría poner el Volswagen Vento de su padre para el viaje. También fue uno de los que aconsejó llevar comida desde Zárate, pero, tras una discusión, la idea fue descartada.

De “es insufrible” a “no va a ser lo mismo”: las peleas por mujeres

Otro foco de conflicto empezó cuando dos chicas, amigas de los Pertossi, pidieron ser parte del viaje. Fue Thompsen quien sugirió que la decisión se definiera por votación, aunque aclaró su punto de vista: “No va a ser lo mismo si metemos minas”.

Pese a la insistencia de las jóvenes, la idea no prosperó, sin embargo, dio lugar a un cruce violento entre los rugbiers que quedó plasmado en los audios a los que accedió TN.

Video Placeholder

“No va a ser lo mismo”. Lucas Pertossi y Máximo Thomsen se debaten la inclusión de chicas en el viaje. (Video: TN)

Dos meses después de esa pelea, Thomsen avisó que le había preguntado a dos amigas “si querían quedarse a dormir” con ellos en Gesell. La primera reacción de los rugbiers fue de sorpresa, ya que justamente él había sido quien más enérgicamente había descartado la presencia de mujeres en la casa.

Todo se trató de una broma de mal gusto porque las mencionadas eran la novia de otro de los integrantes y su mejor amiga. “Yo dije que las invité, no que me las voy a clavar”, aclaró Thomsen cuando uno de sus amigos lo apuró con un una frase descalificadora: “me tenés que pedir permiso”.

“Ustedes llamaron a otra que tenía novio, y como no la pudiste chamuyar la empezaste a bardear”, Lucas Pertossi a Máximo Thomsen

De la actualidad de los rugbiers en la cárcel poco se sabe. Pasan sus días en la alcaldía de Melchor Romero, nunca quisieron hablar públicamente y, al menos hasta ahora, el pacto de silencio sigue intacto. Algunas de las personas que los conocían y se animaron a contar algunas cosas de sus vidas, lo hicieron a los pocos días del crimen, cuando los medios de comunicación viajaron a Zárate, donde vivían, para buscar a sus amigos y familiares.

De ahí trascendió que jugaban al rugby, que varios de ellos trenían vínculos familiares entre sí y que incluso varios de los acusados contaban con antecedentes de violencia. Después de eso, no se supo mucho más.

Ahora, estos chats a los que tuvo acceso TN permiten conocer la intimidad del grupo, entender cómo se relacionaban, quiénes se llevaban mejor o peor, y saber por qué motivos discutían.

Días antes de la publicación de esta nota, este medio contactó a varias personas del círculo íntimo de los detenidos pero, alegando distintos motivos, todos decidieron mantener el silencio.

La violencia en el grupo de WhatsApp

Como si se tratara de una ironía del destino, el 10 de enero de 2020 Lucas Pertossi reenvió al grupo de WhatsApp un video donde tres desconocidos atacaban a golpes a un chico en la entrada de Villa Gesell. El contenido estaba editado con sonidos del Street Fighter, un videojuego de peleas callejeras.

No todos los rugbiers reaccionaron y los que lo hicieron mostraron empatía con la víctima. “Mal ahí, tiene pinta que nada que ver el loco”, lamentó Pertossi.

No obstante, unos días antes hubo un intercambio que tuvo como protagonistas en el grupo a los hermanos Pertossi cuando Comelli preguntó: “¿Es verdad que anoche se portaron mal?”.

“¿Pertossis, es verdad que anoche se portaron mal?”

“Nosotros no”, respondió de manera cortante Ciro y fue secundado por su primo Lucas, quien aclaró: “Le dieron murra al Juan, lo tuvieron que coser en la cabeza”. “Mejor ahí amiguito, me habían dicho que fue Chano, por eso”, se excusó Comelli.

Durante el juicio que se llevó a cabo en Dolores en enero de 2023, varias fueron las personas que declaron citados por la fiscalía y que contaron que la violencia era recurrente en la vida de los rugbiers.

"Mucho Gym". La foto que compartió Lucas Pertossi, en la previa del viaje a Villa Gesell. (Foto: TN)
“Mucho Gym”. La foto que compartió Lucas Pertossi, en la previa del viaje a Villa Gesell. (Foto: TN)

Algunos de los testigos comentaron que los condenados normalmente se peleaban cuando salían a bailar y que tenían siempre una misma forma de actuar: atacaban en grupo.

Incluso, los que declararon admitieron que los Pertossi se metían seguido en problemas y que de casualidad ninguno de los acusados había matado antes a algún conocido de Zárate durante una pelea.

En los cientos de audios con los que se trabajó para esta nota, la violencia es una constante en las conversaciones entre ellos.

De la ilusión de un grupo de amigos al crimen de Fernando Báez Sosa

La tercera semana de enero la ilusión se apoderó de “Los Desboca3″. Atrás quedaron las discusiones por el dinero, las mujeres y el transporte. Para ese entonces tenían pensado volver a Villa Gesell para -en palabras de Lucas Pertossi- “romper lo que había faltado” en 2019.

El objetivo era pasarla bien y por eso no quisieron dejar nada librado al azar. No solo se ocuparon de crear una playlist con los temas del momento, sino que también consiguieron un parlante que estuviera a la altura.

Con el objetivo de organizar fiestas en la playa y la casa, compraron una máquina de humo y luces de colores para ambientar.

Horas antes de la salida, Benicelli, Cinalli y Thomsen fueron a cortarse el pelo. Veinte litros de bebidas alcohólicas entre vodkas saborizados, licores y fernet y 25 gramos de flores de cannabis completaron el inventario con el que luego los dos autos salieron cargados desde Zárate con destino a la costa bonaerense.

Cómo fue la previa del viaje a Villa Gesell de los rugbiers

Horas antes de salir Lucas Pertossi manda una selfie con 25 gramos de flores de cannabis para el viaje. (Foto: TN)

Horas antes de salir Lucas Pertossi manda una selfie con 25 gramos de flores de cannabis para el viaje. (Foto: TN)

El corte de Máximo Thomsen un día antes de viajar a Villa Gesell. (Foto: TN)

El corte de Máximo Thomsen un día antes de viajar a Villa Gesell. (Foto: TN)

"Moso tu corte". Matías Benicelli y Blas Cinalli también compartieron sus cortes de pelo en el grupo de Whatsapp. (Foto: TN)

“Moso tu corte”. Matías Benicelli y Blas Cinalli también compartieron sus cortes de pelo en el grupo de Whatsapp. (Foto: TN)

El baúl del Chevrolet Corsa de Máximo Thomsen con las 24 botellas de alcohol entre fernet y vodkas saborizados. (Foto: TN)

El baúl del Chevrolet Corsa de Máximo Thomsen con las 24 botellas de alcohol entre fernet y vodkas saborizados. (Foto: TN)

"Se picó Gesell". Los rugbiers comieron todos juntos antes de ir al boliche Le Brique. (Foto: TN)

“Se picó Gesell”. Los rugbiers comieron todos juntos antes de ir al boliche Le Brique. (Foto: TN)

No hubo paradas durante el recorrido de casi 480 kms. Hubo algunos desencuentros iniciales entre los vehículos y llegaron a Gesell por separado.

El 17 de enero de 2020 fue la última vez que los jóvenes disfrutaron de su libertad. Para esa noche tenían planeado ir a bailar a Le Brique, mismo lugar que habían visitado la noche anterior y que también elegiría Fernando Báez Sosa junto a sus amigos.

Video Placeholder

De Zárate a Villa Gesell: el intercambio de chats durante el viaje de los rugbiers. (Video: TN)

A las 21.00, un grupo encabezado por Thomsen hizo la fila para retirar las entradas anticipadas, mientras que otro, en el que estaban Cinalli y Benicelli, recién regresaban a la casa desde la playa.

Alrededor de la 01.00 y ante la insistencia de sus amigos por saber dónde estaban, Lucas Pertossi envió un video en el que mostraba junto a Ayrton Viollaz que tenían preparado un vodka saborizado y lo que sería un cigarrillo de marihuana.

Dos horas más tarde, Ciro Pertossi aconsejó a los que todavía estaban afuera que no entraran a Le Brique. Sus palabras no fueron escuchadas, y alrededor de las 04.00, todo el grupo se encontró en el centro de la pista donde grabaron un video hasta ahora desconocido.

Gracias al material al que accedió TN, se puede ver a los jóvenes saltando en ronda en los segundos previos al asesinato de Fernando.

Video Placeholder

Luego de desencontrarse en el boliche, los rugbiers se reúnen en ronda en el lugar donde comenzará la pelea. (Video: TN)

“Le pegaron a uno, seguimos acá”, escribió Ciro Pertossi en “Los Desboca3″, ese uno era Julián García, amigo de Báez Sosa y con quien se originó la pelear dentro del local bailable.

Apenas unos segundos después, y alertados por los incidentes en la pista, los patovicas de Le Brique sacaron del lugar a los dos grupos de amigos: Báez Sosa y los suyos por la puerta principal y los rugbiers por la cocina.

Las imágenes de la salida fueron filmadas por Lucas Pertossi, quien además grabó los momentos finales de la golpiza a Fernando Báez Sosa.

A las 04:46, Ciro Pertossi mandó un audio avisando que estaban volviendo a la casa. Máximo Thomsen consultó si alguno de los integrantes del grupo había sido detenido por el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de la Policía Bonaerense.

“Amigo, estoy acá cerca de donde está el pibe, están todos a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia, caducó”, advirtió Lucas Pertossi.

Poco después, como si nada hubiera pasado, Thomsen y Lucas Pertossi mostraron que estaban terminando de comer en Mc Donalds.

Video Placeholder

“Caducó”. El escalofriante mensaje de audio que manda Lucas Pertossi luego del ataque a Fernando. (Video: TN)

Con el sol ya asomando, Matías Beniceli envió el mensaje que dio comienzo a un pacto de silencio que aún hoy, cuatro años después del hecho, se mantiene: “Eu amigos, dejen de lorear que están preguntando qué onda si nos peleamos”. Ciro Pertossi se subió a las palabras de su amigo y agregó: “No se cuenta a nadie de esto”.

“No se cuenta a nadie de esto”

Alrededor de las 06.30 todos ya estaban en la casa sin imaginar lo que sucedería apenas tres horas más tarde. “Policía afuera”, avisó Ciro Pertossi y tras una rápida confirmación, alentó a sus compañeros: “Salgamos”.

Video Placeholder

“Salgamos”. Es el último mensaje que se envía al grupo antes de ser detenidos por la policía. (Video: TN)

Ese fue el último mensaje registrado en “Los Desboca3″: minutos después los rugbiers le entregaron a la Policía sus teléfonos celulares y quedaron detenidos en la comisaría 1° de Pinamar.

Fernando Báez Sosa fue asesinado el 18 de enero de 2020, en Villa Gesell.
Fernando Báez Sosa fue asesinado el 18 de enero de 2020, en Villa Gesell.

Las condenas a los rugbiers: de 15 años de cárcel a prisión perpetua

Luego de un juicio que duró casi un mes y tuvo una enorme cobertura mediática, finalmente el 6 de febrero de 2023 el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Dolores condenó a prisión perpetua a Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Enzo Comelli y a Matías Benicelli por ser coautores del delito de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía en concurso ideal con lesiones leves reiteradas”.

La Justicia consideró que los cinco atacaron brutalmente a Fernando Báez Sosa y que incluso lo siguieron golpeando cuando ya estaban en el suelo inconsciente.

Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi fueron considerados “partícipes necesarios” de ese mismo hecho, y recibieron una pena de 15 años de cárcel. Los jueces del debate oral no pudieron probar que le hubieran pegado a Fernando, aunque sí quedó claro que agredieron a los amigos de la víctima y que impidieron que pudieran auxiliarlo.

En enero de 2023 comenzó el juicio contra los rugbiers en la localidad bonaerense de Dolores (Foto: Nicolás González / TN).
En enero de 2023 comenzó el juicio contra los rugbiers en la localidad bonaerense de Dolores (Foto: Nicolás González / TN).

Como las condenas no están firmes todavía; la querella, fiscalía y defensa apelaron las penas y ahora aguardan que resuelva el Tribunal de Casación Penal bonaerense.

El abogado defensor Hugo Tomei espera que los 8 rugbiers reciban penas menores. Las otras dos partes, en cambio, apuestan a que todos sean condenados a perpetua.

Producción periodística: Carolina Villalba, Carolina Dorado

Visualización de datos: Damián Mugnolo

Diseño y animación: Iván Paulucci

Coordinación VideoLab: Berenice Laciar, Yanina Sibona, Gaston Alvarez


Por Agustina Acciardi y Matías Bugallo-TN