Baires Para Todos

Llaryora apunta al estado mental de Milei

El gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, está decidido a jugar a fondo contra el plan de ajuste “salvaje” de Javier Milei, un camino que según dijo está llevando al país a “recesión nunca vista, casi peor a la del 2001”.

En ese marco, el cordobés puso sobre la mesa el estado mental de Milei. “Que el Presidente me mande al psicólogo es como que yo lo mande al nutricionista”, dijo Llaryora, haciéndose cargo de los kilos de más que sus médicos intentan tener bajo control.

Como se recordará, Milei le había sugerido al gobernador mediterráneo consultar con un psicólogo. “Que lo resuelva en el psicólogo”, fue la respuesta del Presidente cuando Llaryora le pidió públicamente que se disculpara por haberlo calificado de traidor.

Ahora, el intendente de Córdoba, Daniel Passerini, quien el fin de semana autorizó la suba del boleto urbano a 700 pesos, se sumó a esa estrategia: “Yo no sé si se burla de la gente o si está con alguna descompensación. Claramente, no está interpretando la gravedad de la situación. Y se está desentendiendo de sus responsabilidades”, dijo en una entrevista con Perfil Córdoba.

Respecto de la disociación, Llaryora agregó este lunes: “No está viendo la realidad de lo que pasa en el interior, el interior está sufriendo mucho más”, y calificó al ajuste de “salvaje, brutal”; una serie de “medidas que causan dolor social y no resuelven el déficit”.

“Aumentaron todos los impuestos nacionales, no necesitan hacer este daño”, dijo el cordobés al referirse a medidas gravísimas que van a llevar a un deterioro social” y a una “recesión casi peor a la del 2001.

Llaryora puso sobre la mesa el estado mental de Milei: “Que el Presidente me mande al psicólogo es como que yo lo mande al nutricionista”, dijo el cordobés, haciéndose cargo de los kilos de más que sus médicos intentan tener bajo control

La cruzada de Llaryora, que replica una “fórmula exitosa” como lo es la “defensa de los cordobeses”, está apalancada por números que el equipo del gobernador sigue casi a diario: una fuerte caída de Javier Milei, que entró en un tobogán y perdió 12 puntos, frente a una merma de 4 puntos en la imagen de Llaryora. Al ajuste lo pagan todos, pero más lo está pagando Milei. Al menos eso creen en el seno Gobierno de Córdoba. “La realidad mata el relato”, es en mantra en los principales despachos de El Panal, la sede del poder mediterrráneo.

Algo de esto advierte la última encuesta de Zuban Córdoba: “Las bases de sustentación del poder de Javier Milei se están resquebrajando rápidamente. Su 56% hoy alcanza al 45%”, dice el análisis del último fin de semana publicado por la consultora.

El número es de todo el país, pero en la provincia de Córdoba el posicionamiento de Llaryora hace mella en el libertario, según esta consultora: “Milei en Córdoba está un poquito mejor que en el resto del país, pero en aceptación pública, Llaryora es quien está mejor posicionado”, dice Gustavo Córdoba respecto de los números del Presidente en la provincia donde logró mayor diferencia en el balotaje.

La caída de Milei en Córdoba ronda los 10 puntos respecto de la aceptación que tenía hace poco más de dos meses. “Llaryora ha mejorado su aceptación desde que ganó, mientras que Milei ha desmejorado desde que ganó”, insiste Córdoba al revisar la planillas de la encuesta en la provincia mediterránea.

Por Juan Manuel González-LPO