Baires Para Todos

Las grandes empresas españolas repudiaron los dichos de Javier Milei contra Pedro Sánchez

Las principales multinacionales con inversiones en la Argentina se sumaron al rechazo que inició el jefe de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, quien habló de “falta de lealtad institucional”

De la foto de familia al repudio, casi sin escalas. Las principales empresas multinacionales españolas que el sábado enviaron representantes a reunirse con Javier Milei en Madrid salieron a condenar con duros comunicados el discurso que el presidente argentino pronunció el día siguiente en la cumbre del partido ultraderechista VOX.

TelefónicaAbertisIberiaNaturgy, más los bancos Santander BBVA rechazaron el ataque de Milei contra el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, a la que tachó de “corrupta”.

Las compañías con intereses en la Argentina se plegaron a la posición que había sentado horas antes el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi: calificó de “fuera de tono” los dichos de Milei y consideró que fueron una expresión de “falta de lealtad institucional”.

“Nosotros rechazamos profundamente unas declaraciones fuera de tono, no en un mensaje diplomático, que es el que se tiene que tener entre dos países amigos, contra el presidente del gobierno y contra la mujer del presidente. No es el sitio ni el lugar, no es lo que se pide a dos países hermanos”, había señalado Garamendi en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press. Para el líder de la CEOE, la principal patronal española, “no tiene absolutamente ningún sentido que se ataque” a Sánchez y además hacerlo en Madrid.

Siguió entonces una cascada de comunicados de prensa de grandes compañías que buscaron despegarse de Milei.

El Grupo Telefónica avaló “de manera total” las palabras de Garamendi y reclamó una “atmósfera de colaboración y diálogo constructivo” con la Argentina. Dijo que “carece de sentido” el “ataque” de Milei a Sánchez. Recordó que ejecutivos de la compañía “tuvieron la oportunidad de escuchar y compartir con el presidente Milei los planes de acción que se están llevando a cabo en Argentina y la situación actual de las inversiones en aquel país en un marco de trabajo absolutamente de índole técnica y económica”. Una forma de aclarar que su participación en la cita con el Presidente en la Embajada Argentina, el sábado, no implicó ningún respaldo político.

Abertis, presente en la Argentina en el negocio de las autopistas, dijo que “este tipo de lenguaje e insultos no contribuyen a la convivencia de nuestras sociedades y, en ningún caso, deberían formar parte de la dialéctica política entre dos países hermanos, con una larga historia de colaboración y defensa de la democracia”.

La energética Naturgy sumó su apoyo a las declaraciones de Garamendi. Su presidente, Francisco Reynés, expresó en un foro del que participó Pedro Sánchez este lunes: “Los respetos personales tienen que prevalecer por encima de cualquier opinión”.

Incomodidad

Milei trató de “corrupta” a Gómez durante una convención del partido ultraderechista VOX, en alusión a una investigación sobre presunto tráfico de influencias que está en la Justicia, aunque no hay aún imputados. Los dichos provocaron una durísima reacción del gobierno de Sánchez, que citó a consultas a su embajadora en Buenos Aires y exigió unas disculpas públicas a Milei, algo que la Casa Rosada ha rechazado de plano.

Las declaraciones causaron una enorme incomodidad en el mundo empresarial español. Garamendi fue el elegido para iniciar la réplica. Había sido quien encabezó el sábado la delegación de ejecutivos a los que recibió Milei para hablarles de su mirada económica.

En sus declaraciones de esta mañana, Garamendi recordó que las compañías de su país tienen intereses “muy grandes” en la Argentina, con una inversión de 18.000 millones de euros, que los convierte en el principal inversor europeo y el segundo a nivel mundial.

“Es muy importante, y es algo que parece que últimamente falla y falta, la lealtad institucional”, ha resaltado también Garamendi al ser preguntado por las declaraciones de Milei en un acto organizado por Vox. “Independientemente de que te guste o te deje de gustar, el presidente del gobierno es nuestro presidente del Gobierno. Las relaciones diplomáticas deben de ser de otra manera”, añadió.

Sobre la reunión del sábado, aclaró: “Son habituales estas reuniones con presidentes iberoamericanos que hacen escala en España. Hicimos lo mismo el día anterior con el presidente de Ecuador. La embajada argentina invitó a los representantes de las empresas e invitó a la CEOE. Fue una reunión absolutamente económica y de interés y el presidente argentino planteó qué se podía hacer para ir mejorando. Fue una reunión profesional. No fue más que eso. Se habló de economía y las empresas plantearon sus problemas”.

Otra de las grandes empresas que suscribió estas palabras fue la aerolínea Iberia. Opinó que las declaraciones de Milei “no atienden” al lenguaje diplomático “que debe usarse entre dos países amigos” y se sumó a las peticiones de “moderación, tranquilidad y lealtad institucional”.

Los bancos Santander y BBVA también se despegaron, según medios españoles.

Fuentes del BBVA citadas por la agencia estatal EFE rechazaron “profundamente” los dichos de Milei y aclararon que la actividad del Presidente con VOX fue “totalmente ajena al encuentro empresarial” del sábado. Desde el Santander suscribieron las palabras del presidente de la patronal sobre este tema, según los mismos medios. El consejero delegado del Santander, Héctor Grisi, y el máximo responsable para América del Sur del BBVA, Jorge Sáenz-Azcunaga, habían aceptado la invitación de Milei.

Adorni baja el tono

Consultado sobre las declaraciones de empresarios españoles que cuestionaron a Milei, el vocero presidencial, Manuel Adorni, dijo en la mañana del lunes: “Corre por cuenta de cada uno que lo dijo. No tenemos nada para decir. Nuestra posición es totalmente clara. Después de una catarata de insultos, hablamos de corrupción y se sintieron ofendidos. En cuanto a lo que hayan dicho determinados empresarios, cada uno puede decir lo que quiera”.

Y añadió: “Nosotros somos abiertos a las diferentes opiniones; respetamos todas, de lo más diversas. Sean de un empresario de una empresa de envergadura o de un ciudadano de a pie. Te puede gustar más, menos; podés discrepar, pero no son más que opiniones que no afectan a las inversiones. Opinan como podés opinar vos o yo”.