Image default

Lali Espósito: “No aceptaba que me gustaban las mujeres”

La actriz y cantante relevó que gracias a sus experiencias del último tiempo descubrió que estaba siendo hipócrita para encajar con el personaje de la chica de la tele, “simpática y políticamente correcta”

Gracias a su talento, a su simpatía y a su profesionalismo, Lali Espósito se convirtió en el último tiempo en una de las artistas jóvenes más importantes del país. Actualmente, además de participar en calidad de coach de La Voz Argentina, la actriz y cantante sigue adelante con su gira “Disciplina”, llevando su fiesta a distintos puntos del país. Sin embargo, más allá de su trabajo, sus millones de seguidores suelen lograr que su nombre sea tendencia, también, por cada una de sus “picantes” declaraciones a la prensa. Y lo que ocurrió este miércoles, no fue la excepción.

La intérprete de “Ego” fue la invitada especial del ciclo Nadie dice nada, el podcast conducido por Nico Occhiato, Flor Jazmín Peña, Nati Jota y Nacho Elizalde, y su sinceridad a la hora de responder, hicieron delirar a sus fanáticos, pero también generaron cierta polémica.

En un tramo de la charla, Naty Jota se refirió a un sentimiento que, según ella, la cantante despierta tanto en hombres como en mujeres. “Hace un par de años tomaste un rol, que no sé si se dio naturalmente, mucho más sensual. Todas mis amigas, súper heterosexuales de toda la vida, dicen: ‘Pero Lali… ¡Lo hot que es!’ ¿Fue una búsqueda? ¿Cómo comenzaste a conectar con eso?”.

“Realmente fui compartiendo a través de mi música con la gente mi propio descubrimiento sexoafectivo; mi manera de sentir el sexo y mi manera de sentir amor”, comenzó Lali. Y continuó: “Mis experiencias reales del último tiempo me hicieron dar cuenta de mis propias hipocresías; conmigo misma, no para el afuera”.

“Me di cuenta de que me mentía un montón. No aceptaba que ciertas cosas que quería, que me gustaban… Que me gustaban las minas, por ejemplo. Tenía una dualidad y siempre separaba: ‘Sí, me gusta una chica, pero siempre me pongo de novia con chabones”, reconoció.

Y aclaró: “No tengo por qué contarle a la gente todo lo que me pasa y lo que pienso, pero en los últimos años me di cuenta que, al menos en mi música, necesitaba ser más franca. Y, aparte, sentía que hay todo un público que necesita ser representado, y que no tenía una canción como ‘Dos son tres’ o ‘N 5′. Yo no las tenía en mi repertorio, y ese público no las tenía en español, con ese sonido y de esa manera”.

“No quiero ponerme de ejemplo de nada, porque, además, uno a veces no tiene en claro nada tampoco… Yo lo hago a través de una canción. No siento la necesidad de explicar si la letra de ‘N5′ es real o no. Si me lo preguntás, lo contesto y no tengo problema y es lindo charlarlo, pero a la vez, habla la canción”, expresó.

Con respecto a si sintió algún tipo de temor por la reacción que podían generar aquellas letras, indicó: “No sentí la necesidad de explicar demasiado… Mis viejos capaz que me están escuchando, mi viejo particularmente, diciendo que me gustan las chicas acá, en esta nota. No me siento con ellos a hablarlo, pero saco ‘N5′ y mi viejo me dice: ‘¡Qué lindo tema, che! Y está bueno lo que contaste’. Y ya entendió. No le tengo que explicarle. Eso es algo piola de mis viejos, pero yo también lo pleantée de esa manera”.

“Está buenísimo si les planteás que querés hablar con ellos sobre eso, pero en mi caso no fue así. Creo que también al dedicarme al arte y al tener una cierta libertad de artista, facilita que el otro haga menos preguntas, porque te está viendo o escuchando”, indicó.