Image default

La Unión Europea trabaja en una posible intervención del mercado eléctrico

Los ministros de Energía de la Unión Europea se reunirán de manera extraordinaria el 9 de septiembre para debatir nuevas medidas para responder a la crisis energética derivada de los elevados precios del gas. La Comisión Europea evalúa una reforma profunda del sistema.

“El aumento vertiginoso de los precios de la electricidad está poniendo de manifiesto las limitaciones de nuestro actual diseño del mercado de la electricidad”. Con estas palabras, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anunció que el bloque comunitario está trabajando en una “intervención de emergencia” del mercado eléctrico.

Von der Leyen aseguró que el mercado eléctrico fue desarrollado bajo circunstancias y con objetivos diferentes y que “ya no es más apto para esos propósitos”.

La necesidad de una reforma estructural ha sido planteada en varias ocasiones y toma más fuerza con el aumento de los precios del gas tras la disminución del suministro ruso.

Y, aunque varios países del bloque comunitario ya hayan elaborado sus propios planes de ahorro, en el seno del grupo de los 27 ya se está analizando cómo abordar la problemática de manera colectiva y no individual.

Los precios de la energía en Europa, impulsados ​​por un aumento en los precios del gas, se han disparado a nuevos récords casi a diario, dejando a los gobiernos luchando para aliviar el impacto en los hogares y las empresas afectados por el aumento de las facturas de energía.

Convocan a reunión de emergencia energética

República Checa, que ejerce este semestre la presidencia rotativa de la Unión Europea, convocó a los ministros de Energía del bloque para el 9 de septiembre en Bruselas para abordar el tema.

El ministro de Industria checo, Jozef Sikela, dijo que una de las propuestas que llevará a la mesa será un tope en el precio del gas utilizado para la producción de electricidad, así como la intervención de los mercados para evitar su mal funcionamiento.

Posiciones como esta son respaldadas por otros gobiernos del bloque. Durante el fin de semana, el canciller austriaco, Karl Nehammer, cuyo gobierno se había mostrado antes escéptico sobre los precios máximos de energía, respaldó la idea de una medida en ese sentido en toda la Unión Europea, en medio de lo que calificó como la “locura” en los mercados energéticos.

El precio de la electricidad este lunes se pagaba a más de 630 euros el megavatio/hora en Alemania, Bélgica o Dinamarca y por encima de los 730 euros en Francia, Alemania, Italia, Rumanía, Hungría, Croacia o Austria.

Por Daniela Blandón Ramírez-France24 con EFE y Reuters