Baires Para Todos

La Policía de Nueva York desalojó el edificio ocupado en la Universidad de Columbia y detuvo a estudiantes propalestina

La Casa Blanca está preocupada por la ola de movilizaciones en el mundo universitario. Hay temor de que se repita el fenómeno que unió al movimiento estudiantil contra la guerra de Vietnam. Denuncian la presencia de infiltrados y agitadores.

La Policía de Nueva York irrumpió este martes a la noche en el edificio de la Universidad de Columbia que estaba ocupado por un grupo de estudiantes propalestinos quienes protestaban contra la guerra de Israel en Gaza.

Los policías utilizaron una grúa para ingresar al edificio desde el segundo piso ya que los estudiantes habían alzado barricadas en las entradas principales. Los estudiantes no ofrecieron resistencia y fueron detenidos uno a uno y luego trasladados a dependencias policiales en varios autobuses, informó The New York Times.

Una protesta que preocupa la gobierno norteamericano

En la terraza del edificio conocido como Hamilton Hall un joven con el rostro cubierto ondea una bandera palestina. Se asoma unos segundos y enseguida desaparece. Abajo, decenas de estudiantes, dentro y fuera de la prestigiosa Universidad de Columbia, de Nueva York, entonan cánticos contra la guerra de Gaza y el accionar militar israelí.

La universidad está cerrada desde el martes, después que un grupo de manifestantes irrumpió durante la madrugada en ese edificio del campus, rompió los vidrios de la puerta principal y se atrincheró en el lugar, en abierto desafío a las autoridades educativas que exigían desalojar el área. Decenas de estudiantes quedaron dentro del campus y otros cientos afuera, custodiados por la seguridad privada de la universidad y un discreto dispositivo policial.

La protesta no es nueva. Comenzó en Columbia el 18 de abril y de a poco se extendió por numerosas universidades de Estados Unidos. No es un fenómeno aislado. Hubo más de un millar de detenidos en los últimos días en distintos campus de todo el país, desde Yale a Harvard.

Mientras las movilizaciones aumentan, crece la preocupación de la Casa Blanca. El propio presidente Joe Biden pidió evitar acciones antisemitas y violentas. La inquietud es compartida por la comunidad estudiantil judía. Varios de sus miembros denunciaron amenazas y agresiones en las últimas semanas.

Hoy, a casi seis meses de las elecciones presidenciales, el Gobierno teme una radicalización de las protestas estudiantiles como ocurrió en los 70 en las recordadas movilizaciones contra la guerra de Vietnam.

Las protestas estudiantiles propalestinas en la Universidad de Columbia (Video: Lagmi Chávez)

La protesta choca contra la amenaza de expulsiones

La protesta estudiantil chocó este martes con una amenaza directa de expulsión en épocas de exámenes y graduación.

“Esta es una Universidad con mucha tradición de protesta. Ya estuvo tomada cuatro veces en el pasado. Dos en el 68 (en plenas protestas contra la guerra de Vietnam), otra en el 85 (contra el Apartheid sudafricano) y una en el 92 (a favor de la creación de un instituto de estudios étnicos). Esta es una universidad muy politizada”, dijo a TN la profesora argentina de ciencia política y estudios internacionales, María Victoria Murillo, directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia.

Vista del ingreso a la Universidad de Columbia (Foto: AP)
Vista del ingreso a la Universidad de Columbia (Foto: AP)

Murillo vive en Estados Unidos desde 1991. “La guerra de Gaza divide a la opinión pública y hay un impacto mayor sobre el rol de Estados Unidos en el conflicto”, comentó.

Las clases terminaron el lunes por calendario escolar. “Ahora vienen tres días de lo que se llama período de lectura y luego los exámenes finales. Después, los chicos que viven en la universidad tienen que volver a sus casas. La fecha límite es el 10 de mayo”, señaló la docente.

Pero los exámenes y las ceremonias de graduación están en duda. Las autoridades universitarias advirtieron que suspenderán a los estudiantes que no desalojen el predio. Incluso, amenazaron con expulsiones.

”Los estudiantes que ocupan el edificio se enfrentan al riesgo de expulsión”, alertó en un comunicado la oficina de relaciones públicas de la universidad. Según la nota, a los manifestantes se les dio la oportunidad de desalojar el área “pacíficamente”, pero en lugar de eso agravaron la situación con la toma del Hamilton Hall, rebautizado por los alumnos como “Hind’s Hall”, en honor a una niña gazatí de seis años muerta en la ofensiva israelí contra Hamas.

Los manifestantes redoblaron la apuesta y aseguraron que permanecerán en el edificio hasta que se cumplan todas sus exigencias. Entre ellas, que la Universidad de Columbia rechace toda financiación vinculada a Israel.

El alcalde de Nueva York denuncia que hay infiltrados

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, pidió poner fin a la protesta. “Esto debe terminar ahora”, enfatizó.

Según aseguró, en la Universidad de Columbia hay infiltrados ajenos a esa casa de estudios y que “están creando serios problemas de seguridad pública”.

Manifestantes con el rostro cubierto y banderas palestinas en la puerta de la Universidad de Columbia (Foto: Reuters)
Manifestantes con el rostro cubierto y banderas palestinas en la puerta de la Universidad de Columbia (Foto: Reuters)

Adams pidió a los manifestantes abandonar el campus e hizo un llamado a los padres de los alumnos. “Si es padre o tutor llame a su hijo y pídale que abandone el área antes de que la situación empeore de alguna manera. Obviamente, estos actores externos no son estudiantes y su presencia en el campus viola la política de Columbia. Vamos a demostrar que son agitadores”, afirmó

Rebecca Weiner, comisionada adjunta de Inteligencia y Contraterrorismo, fue más allá: “Esto ha pasado al siguiente nivel y tenemos verdaderos motivos de preocupación. Si bien comenzó en Columbia, esperamos que continúe más allá de un edificio y una protesta hacia otras universidades y otras ciudades. Estamos completamente preparados para responder. Nuestra prioridad es y siempre será la seguridad pública”, concluyó.