Baires Para Todos

La pelea entre Macri y Bullrich desató una guerra total dentro del PRO

Obligaron a las líneas medias a tomar un bando. Temor entre intendentes por los concejos deliberantes. El insulto del expresidente.

“Explicame porque mierda hizo un acto a los dos días de que yo haya asumido la presidencia del partido”. La frase se la dijo Mauricio Macri a un grupo de colaboradores cuando explicaba las razones de la fuerte jugada política para tomar las riendas del PRO bonaerense. Es que el acto de Patricia Bullrich junto a Sebastián Pareja, figura clave en el armado de La Libertad Avanza en el conurbano bonaerense, cayó pésimo en el expresidente. Cuando Macri vio la foto de ellos dos juntos entendió que debía reaccionar para que la fusión con el oficialismo no se diera en las condiciones que planteaba Bullrich.

Por ese motivo la jugada fue a todo o nada. Mandó a vaciar el partido con la renuncia de los 24 de los 33 miembros de la conducción, para obligar a la actual presidenta, Daniela Reich, a dar un paso al costado y que pueda asumir una nueva dirigencia, encabezada por el diputado Cristian Ritondo. Lo primero ya sucedió. Lo segundo está en veremos. El próximo paso es que el titular de la asamblea convoque a elecciones. El titular es Néstor Grindetti, hoy funcionario clave de Jorge Macri.

De esta manera los puentes de negociación entre Macri y su exministra terminaron de volar por los aires. En el medio, obligaron a todos los dirigentes del partido -y sobre todo a los bonaerenses- a tomar bando. “Nos están matando. Lo que ya era un caos, ahora tiene un capítulo extra. No sabemos bien cómo va a terminar. Pensá que tenemos intendencias con concejales que responden a uno y a otro. Entonces los intendentes no quieren que esto escale así porque todos están a tiro del quilombo en sus municipios”, relató un “neutral” a PERFIL.

Ante esta situación, la disputa siguió en los medios de comunicación. Bullrich dijo que no podía perder “ni dos minutos en la interna”, aunque su equipo reconoce que está “obsesionada” con la fusión con Javier Milei. “El acto fue un éxito. Ella está acostumbrada a jugar así. Es su terreno ideal”, se exaltó un consejero suyo. Del otro lado, Ritondo fue al hueso. Le recomendó afiliarse al partido libertario como decisión personal, por fuera del PRO. “Ya estuvo con todos. Que se vaya con Milei blanqueando la situación y listo”, agregaron a este medio, a sabiendas de que eso no va a pasar ya que Bullrich considera que el partido no puede quedarse en el medio, cuando la elección legislativa del 2025 será libertaria o del peronismo. “Si nos quedamos en el medio, estamos fritos”, advierten. 

La mayor bronca de Macri viene porque considera que Bullrich le quiere manejar el partido -algo que no puede soportar- y porque cree que está entregándose a las manos de Milei antes de tiempo. La sospecha es que ella está negociando las listas con Karina Milei, secretaria General de la Presidencia, y tejiendo acuerdos para cosechar los principales espacios cuando llegue el momento de la “convergencia electoral”, tal como lo definió Diego Santilli. En ese punto, quienes rodean a Bullrich se burlan de observar a un Ritondo que habla de mantener la identidad del PRO a pesar de haber ido al Luna Park a escuchar a Milei con el resto del gabinete. Estuvo junto a Santilli, Alejandro Finocchiaro y Hernán Lombardi, entre otros.

Por Ramón Indart-Perfil