Image default

La novia y un amigo de Sabag Montiel pusieron distancia y denunciaron amenazas

“Nos llaman y nos dicen que somos un grupo de terroristas, pero nada de eso es cierto”, señalaron Ambar, la novia del brasileño, y Nicolás, uno de sus amigos. “Quedamos perplejos cuando nos enteramos de lo que hizo”, señalaron.

La novia y amigos de Fernando Sabag Montiel se distanciaron este viernes del detenido por el ataque a la vicepresidenta Cristina Kirchner, denunciando que por esa cercanía con el sujeto que conmocionó al país con sus acciones en Recoleta están recibiendo amenazas.

“Yo me quedé perpleja cuando me enteré lo que había pasado”, destacó Ámbar, que se identificó como la novia del ciudadano brasileño, está detenido por gatillarle un arma a escasos centímetros del rostro a la titular del Senado.

En declaraciones a Telefe, la joven agregó que con Sabag Montiel trabajaban juntos en la calle vendiendo algodón de azúcar junto a un grupo de amigos.

“Lo conocí en una fiesta, fuimos amigos un tiempo. Nos ofreció trabajo, nos gustó la posibilidad de tener trabajo y empezamos a tener esa cierta amistad. Tengo mucho miedo por las amenazas y por lo que nos pueda pasar. Estamos bastante asustados”, afirmó Ámbar.

Al ser consultada sobre si sabía que Sabag Montiel tenía un arma contó que no sabía nada de eso, y destacó que el sujeto “siempre se quejaba de la economía”, pero que no había notado en sus actitudes algo que hiciera sospechar que podría querer atentar contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Lo vimos hace dos días, estábamos trabajando”, puntualizó Ambar, que estaba acompañada en la nota de Telefe con Nicolás, otro joven integrante del grupo de vendedores callejeros vinculado a Sabag Montiel. “Nosotros vinimos a aclarar que no somos cómplices, a nosotros nos están amenazando”, indicó el joven.

“Nos llaman y nos están diciendo que somos un grupo de terroristas, pero nada de eso es cierto, nosotros solo salimos a vender, nos ganamos en mango y no jodemos a nadie”, resaltó el amigo de Sabag Montiel.

“Cuando lo vimos por la tele quedamos así”, dijo Nicolás, haciendo un gesto de incredulidad con el rostro. Casi a esa misma hora en que los jóvenes salían en la nota de Telefe, Sabag Montiel se negaba a declarar ante la jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo, que habían ido a indagarlo a la sede de la policía Federal en la calle Cavia, en el barrio de Palermo.