Image default

La comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños

Con el compromiso de avanzar en el proceso gradual de integración regional, unidad y equilibrio de la diversidad política, económica, social y cultural de América Latina y el Caribe, la CELAC cumple su primera década de vida cuando hay en marcha una transición de poder global y la región necesita renovar su búsqueda de espacios de autonomía, pero multiplicando vínculos en lugar de reemplazarlos.

¿Qué es?

En términos históricos, la Celac comenzó a ser pergeñada por impulso principal del eje Argentina-Brasil-Venezuela, y motorizada desde su inmediato precedente de integración, la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur), creada en 2004. En términos geopolíticos, el nuevo foro verificó la decisiva incorporación de otra potencia regional, México, vecino y estrecho socio comercial de Estados Unidos, y cuyo presidente Felipe Calderón imaginaba ya una Celac en 2007.

El contexto económico era inmejorable después de largos años de endeudamiento y ajustes fiscales bajo el modelo neoliberal inspirado en el Consenso de Washington. La región dejaba atrás sus deudas, incluso con el FMI, y encaraba un proceso de crecimiento caracterizado por la inclusión social, si bien favorecido por la demanda global y el boom del precio de los commodities.

La crisis financiera de 2008 -debida a problemas estructurales de impacto global originados esta vez en el Norte- golpeó esa recuperación pero permitió también exhibir ante la crisis las ventajas de una mayor integración latinoamericana, tanto económica como política, que fortaleció las demandas expresadas por Argentina, Brasil y México en la defensa de los intereses regionales ante el G20.

Como sucesora del Grupo de Río y la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es un mecanismo intergubernamental, un foro regional, para el diálogo y el acuerdo político, que incluye permanentemente 33 países de América Latina y el Caribe. Aspira a ser una voz única y de toma de decisiones políticas estructuradas en el ámbito político y de cooperación en apoyo de los programas de integración regional.

Desde su puesta en marcha, en diciembre de 2011, ha contribuido a profundizar el diálogo respetuoso entre todos los países de la región, en temas como el desarrollo social, la educación, el desarme nuclear, la agricultura familiar, la cultura, las finanzas, la energía y el medio ambiente. Asimismo, ha promovido que América Latina y el Caribe se asuma a sí misma como una comunidad de naciones, capaz de dialogar y de buscar consensos en temas de interés común.

La CELAC constituye la voz central de la región en temas de consenso al ser el único interlocutor que puede promover y proyectar América Latina y el Caribe en la discusión de los grandes temas globales, con el objetivo de buscar una mejor inserción de la región en el ámbito internacional.

Ostensiblemente, la Celac no es un foro que tenga como propósito principal el reemplazo de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde la presencia de Estados Unidos y Canadá cambian la ecuación geopolítica en las acciones que emprenda América Latina como parte del continente.

¿Quiénes la conforman?

Su membresía incluye a los 33 países de América Latina y el Caribe, y surge con el compromiso de avanzar en el proceso gradual de integración de la región, haciendo un sabio equilibrio entre la unidad y la diversidad política, económica, social y cultural de los más de 600 millones de habitantes de América Latina y el Caribe. Los Estados miembros son: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, San Cristóbal y Nieves, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Mancomunidad de Dominica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

¿Cómo es su estructura y funcionamiento?

La Presidencia Pro Tempore (PPT) es el órgano de apoyo institucional, técnico y administrativo de la CELAC y, de acuerdo con la “Decisión adoptada por las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sobre la ampliación de la Troika” (I Cumbre de la CELAC – Santiago, Chile, 28 de enero de 2013), la misma “estará asistida por una Troika Ampliada compuesta por el Estado que ostenta la Presidencia Pro Tempore, por el que le precedió en esa responsabilidad y por el que lo sucederá como Presidencia Pro Tempore, más un Estado miembro de CARICOM, representada por quien ejerce su Presidencia Pro Tempore“. En virtud de esta decisión se conforma el Cuarteto CELAC de la Presidencia Pro Tempore.

Las presidencias pro tempore se distribuyen basándose en tres zonas o subregiones: Caribe que incluye a las Antillas Mayores y Menores, Centroamérica que incluye a los Estados continentales del istmo homónimo y México, y Sudamérica, que agrupa a los Estados tradicionalmente sudamericanos.

Junto a la Troika ampliada, los otros ámbitos en las que se toman decisiones y se adoptan compromisos son:

a) Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno: es la instancia suprema de la Comunidad. Se reúne ordinariamente en el país que ostente la Presidencia Pro Tempore y en forma extraordinaria cuando la Presidencia Pro Tempore en consulta con los Estados Miembros lo determine. La Presidencia Pro Tempore podrá convocar a Cumbres y reuniones extraordinarias en consulta con la Troika.

b) Reunión de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores: se reune de manera ordinaria dos veces al año, pudiéndose convocar reuniones extraordinarias si fuese necesario a solicitud de un Estado miembro. Es el órgano que realiza el seguimiento y análisis del proceso de unidad e integración en su conjunto, así como el seguimiento y cumplimiento de las declaraciones y decisiones de la Cumbre de Jefas y Jefes de Estados y de Gobierno, y profundizar la unidad y cooperación para el desarrollo de los miembros.

c) Reunión de Coordinadores Nacionales: los Estados Miembros se vinculan con la Presidencia Pro Tempore por medio de los Coordinadores Nacionales, los cuales son los responsables de la coordinación y seguimiento directo de los temas en discusión. Cada país acredita a un Coordinador Nacional titular y los alternos que considere necesarios. Se reúnen de manera ordinaria dos veces al año, antes de cada Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y de forma extraordinaria cuando así se requiera.

d) Reuniones Especializadas y/o técnicas: atenderán áreas de interés y otras priorizadas para la promoción de la unidad, integración y la cooperación regionales, y participan en dichas reuniones funcionarios de Alto Nivel con suficiente capacidad de decisión para cumplir los objetivos de la CELAC. Son convocadas por la Presidencia Pro Tempore de acuerdo a lo establecido en el Programa de Trabajo Bienal de la CELAC. Estas instancias informarán del resultado de sus trabajos a la Reunión de Coordinadores Nacionales, la cual lo elevará a la reunión de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores. En caso necesario, estas reuniones podrán ser precedidas por reuniones técnicas preparatorias.

¿Qué es el “Mecanismo de Consulta Urgente”?

Con el propósito de emitir con celeridad y oportunidad pronunciamientos de la CELAC ante hechos imprevistos que merecen atención urgente, la Presidencia Pro Tempore o cualquier Estado miembro, por intermedio de la Presidencia Pro Tempore, podrá proponer un proyecto de declaración o comunicado, el cual será circulado por la Presidencia Pro Tempore a los miembros de la Troika, los cuales emiten una opinión sobre la conveniencia o inconveniencia de dar un pronunciamiento sobre un tema específico. De contar con la opinión favorable de la Troika, el proyecto de declaración o comunicado deberá ser consultado y consensuado con todos los Estados miembros, por medio de los Coordinadores Nacionales, manteniendo en la medida de lo posible, un plazo mínimo de doce horas para las consultas entre la Presidencia Pro Tempore y la Troika y el mismo plazo para las consultas con los Estados miembros.

La consulta se efectúa con base en el principio de que si no se manifiesta dentro del plazo señalado alguna observación u objeción, ello constituye la aprobación tácita de la propuesta.

Es obligación de la Presidencia Pro Tempore cursar la solicitud formulada por el Estado miembro.

Región y polarización

La CELAC resulta objetiva, natural y totalmente impulsada por sus miembros (en inglés, “member-driven”) y, aunque la ausencia de una mayor institucionalidad formal podría afectar cierta organicidad y continuidad, al mismo tiempo brinda una gran capacidad de adaptación para servir de modo inmediato a los propósitos que se proyecten, incluyendo en las más difíciles coyunturas. La Celac le da a nuestro regionalismo la flexibilidad para responder a los desafíos que deciden los países, en el momento en que lo deciden los países, sin intermediaciones.

La Celac tampoco excluye de su radar los vínculos con China, la gran potencia global emergente, segundo socio comercial de la región y el primero de América del Sur, con la que celebró en 2021 el II Foro Académico de Alto Nivel, organizado por la CEPAL, para intercambiar experiencias y fomentar la cooperación.

Es probable, sin embargo, que en un marco de creciente polarización global, no resulte sencilla la construcción de importantes coincidencias entre los 33 países de América Latina y el Caribe. El rol de articulación de la Presidencia Pro Tempore brinda un activo singular a quien lo detenta porque es capaz de impulsar una convergencia que de otro modo no podría visualizarse como un objetivo alcanzable.