windows 10 pro office 2019 pro office 365 pro windows 10 home windows 10 enterprise office 2019 home and business office 2016 pro windows 10 education visio 2019 microsoft project 2019 microsoft project 2016 visio professional 2016 windows server 2012 windows server 2016 windows server 2019 Betriebssysteme office software windows server https://softhier.com/ instagram takipçi instagram beğeni instagram görüntüleme instagram otomatik beğeni facebook beğeni facebook sayfa beğenisi facebook takipçi twitter takipçi twitter beğeni twitter retweet youtube izlenme youtube abone instagram

Image default
Internacionales

Tras su victoria, Macron deberá enfrentar una política de equilibrios entre los extremos

Apenas se conocieron los resultados de las presidenciales, donde Emmanuel Macron reeditó su triunfo electoral, Francia ya mira a la nueva cita con las urnas: las legislativas del 12 y 19 de junio. Durante el próximo quinquenio, el presidente deberá gestionar una política de equilibrios para salir ileso entre la ultraderecha de Le Pen, reforzada por el mejor resultado de su historia, y una izquierda sólida de la mano de Jean-Luc Mélenchon.

“Una nueva era”. Estas fueron las palabras del recién reelecto Emmanuel Macron tras ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo, 24 de abril. Macron entró en grupo de los (re)elegidos junto a Jaques Chirac y François Mitterrand y Charles De Gaulle.

El presidente, líder de su proyecto personal La República En Marcha, obtuvo el 57,4% del favor de los franceses, pero reconoció que un porcentaje de los apoyos que cosechó no fueron a su favor, sino para frenar el ascenso de su rival, Marine Le Pen, quien, no obstante, se hizo con el mejor resultado de la historia del ex Frente Nacional, hoy Agrupación Nacional, el partido ultranacionalista fundado, entre otros, por su padre Jean-Marie en los años setenta.

“La ira de quienes votaron por Le Pen debe ser abordada”, comentó Macron a los pies de la Torre Eiffel, en el acto multitudinario tras la publicación de las primeras estimaciones donde se congregaron sus fieles en la capital francesa. 

“Soy consciente de que este voto me obliga”, añadió Macron, conteniendo el triunfalismo y consciente de que en poco menos de dos meses los franceses volverán a las urnas para votar en unas elecciones legislativas donde el presidente aspira a reeditar también su mayoría en el Legislativo.

El presidente negó que el nuevo quinquenio vaya a ser una continuidad del mandato que deja e hizo un llamado a la unidad y a “la invención colectiva para nuevos retos”, donde se podrá “al servicio de la humanidad y la juventud”.

Las legislativas de junio, nuevo objetivo tras la noche electoral

Y es que la noche electoral en Francia, además de dejar un gran alivio en el seno del vigente pero endeble “frente republicano” contra la extremista Le Pen y de la Unión Europea, cuyos socios celebraron con entusiasmo la victoria del liberal, también supuso el pistoletazo de salida para los comicios legislativos del 12 y 19 de junio, los cuales cuentan con ingredientes excepcionales. 

Marie Harté, profesora de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Externado de Bogotá (Colombia), destacó en entrevista con France 24 que el país galo volverá a las urnas en junio para definir la composición de su Cámaras con “unos elementos inéditos: una extrema derecha muy fuerte, una abstención histórica y también con el primer presidente reelecto desde que Francia asumió el quinquenio como periodo legislativo”. 

La candidata de Agrupación Nacional, que salió enseguida a ofrecer una comparecencia pública tras conocer las primeras proyecciones de los resultados, reconoció su derrota en las presidenciales pero, a su vez, y haciendo valer su 42,6% de los apoyos (al casi 97% del escrutinio), comentó ante los medios de comunicación que ve en el resultado “una forma de esperanza”.

“Este resultado representa para nuestros dirigentes y para los dirigentes europeos un desafío que no pueden ignorar, así como la aspiración de un gran cambio”, añadió Le Pen, que ya se postuló como la candidata ultranacionalista a batir de cara a las legislativas. 

En la misma línea, se postuló el candidato de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, quien tras quedarse a las puertas el balotaje el pasado 10 de abril, en la noche de este domingo valoró como una “muy buena noticia” la derrota de Le Pen y, en paralelo, anunció que Macron y sus políticas neoliberales son el rival a batir el próximo 12 y 19 de junio.

“La tercera vuelta comienza esta noche. Todavía hay una manera de derrotar a Macron”, afirmó Mélenchon en rueda de prensa. 

El pasado lunes, el candidato izquierdista apeló a su electorado para votar de manera masiva en las legislativas para reforzar su posicionamiento dentro del espectro político francés y, eventualmente, que pueda convertirse en primer ministro.

El fortalecimiento del candidato de la Francia Insumisa y la consolidación de Marine Le Pen como estandarte de la extrema derecha ponen en aprietos el futuro del proyecto de Macron, que abordará su quinquenio 

Macron, mensaje al ecologismo y ¿viraje a la izquierda?

“Hacer de Francia una gran nación ecologista, ese es nuestro proyecto”. Con este escueto tuit, publicado por el presidente tras conocer los resultados electorales esta noche de domingo, Macron perfila, probablemente, la estrategia que seguirá en las próximas semanas, intentando atraer al votante ecologista para su proyecto de país. 

La idea de la “gran nación ecologista” ya la pronunció el fin de semana pasado durante un mitin de campaña en Marsella donde, en el ánimo por acercarse a los más de 10 millones de votantes que en la primera vuelta se decantaron por propuestas más progresistas, Macron propuso que Francia deje de utilizar el gas, el petróleo y el carbón como fuentes de energía. 

“Entre carbón y gas por un lado y nuclear por otro, elijo nuclear”, comentó el presidente, quien planea la construcción de seis nuevos reactores nucleares y el estudio de otros ocho durante los próximos años, así como el impulso de la energía solar y la construcción de 50 parques eólicos en el mar para 2050.

“Lo que está en juego son los votantes de Mélenchon”, analizó la experta Marie Harté en entrevista con France 24. “Emmanuel Macron no va a poder apoyarse en su mayoría parlamentaria actual”.

Así las cosas, el futuro inmediato de Francia pasa “por la creación de nuevas alianzas o la cohabitación”, añadió la experta francesa.

La “cohabitación” es la fórmula que se da en las repúblicas semipresidencialistas cuando el jefe de Estado de la República es de un partido político distinto al jefe de Gobierno, quien debe ser aceptado por el Parlamento. 

Los candidatos de la izquierda marcan distancias con Macron

De cara a las legislativas y al quinquenio que está por venir, Macron deberá decidir si apuesta por un acercamiento con las políticas más progresistas después de un quinquenio liderado por políticas de corte neoliberal; o bien por una reformulación de su proyecto liberal en el que los descontentos y el electorado del “voto protesta” que recogió ampliamente Le Pen pueda sentirse atraído por una fórmula más centrista, dejando los extremos planteados por la lideresa de Agrupación Nacional. 

La propuesta de Mélenchon de crear un “frente popular” con las formaciones progresistas de Verdes y Comunistas y las diferencias en cuestiones como la energía nuclear alejan las posibilidades posibilidad para Macron de acercar a los Verdes de Yannick Jadot. 

Además, en las presidenciales de este 24 de abril, según los datos de Ipsos, el 6% del electorado de Jadot votó a Le Pen y el 17% de los ‘insumisos’ hizo lo propio. Este nicho electoral, junto a los abstencionistas y los defensores del voto en blanco, serán otro de los focos de atracción para el presidente Macron durante los próximos meses y años en el planteamiento de su nuevo proyecto de gobierno.

El difícil reto de la vertebración del país

Francia registró en esta segunda vuelta la abstención más elevada (27,62%) desde las presidenciales desde 1969. Sin embargo, Macron es el primer presidente reelegido tras más de 20 años. 

Entre los retos más acuciantes para el mandatario está recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones, hacer una defensa sin ambages de su proyecto ecologista y defender una política que ponga a las nuevas generaciones en el epicentro de las decisiones. 

La polarización en Francia se evidenció tras estas elecciones, con una fortaleza a izquierda y derecha de unos proyectos que continúan rechazando las políticas macronistas. 

El reto: vertebrar el país. Próxima parada: unas elecciones legislativas que pueden dinamitar más aún la correlación de fuerzas en Francia.

Fuente: France24

Leave a Comment

instagram volgers kopen volgers kopen buy windows 10 pro buy windows 11 pro