Image default
Locales

Sergio Berni: “Esto es un quilombo”

Las palabras utilizadas por el Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires para caracterizar el operativo dispuesto en Puente La Noria por la Ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic son un nuevo capítulo de la serie de diferencias de estilo, perfil y ejecución entre ambos. A lo largo del día cruzaron misiles verbales desde ambos campamentos en los medios de comunicación y se dijeron de todo. Nobleza obliga señalar que, otra vez, “el General George Patton” de las pampas ganó la batalla.

La Ministra Frederic vuelve a mostrar problemas en la planificación de los operativos y resolución de conflictos. Pareciera más enfocada en “deconstruir” a las fuerzas que en brindar respuestas concretas en la materia. Al comienzo de la gestión se criticó su designación por tener un perfil de orientación académica poco idóneo para el puesto, percepción confirmada en estos casi siete meses de gobierno y fuertemente arraigada en la opinión pública.

Berni es criticado por ciertos sectores extremistas del progresismo que integran la coalición actual de gobierno por una supuesta teatralización de sus intervenciones y un perfil mediático demasiado alto. Esta pobre lectura omite que, en reiteradas ocasiones ya, Berni pudo brindar soluciones a problemas concretos de los vecinos bonaerenses ante la inacción y la desidia de las autoridades nacionales. Ante un atasco de más de 4 km y “más de hora y media de espera”, el Ministro pudo lograr llegar al centro del conflicto con su moto y, más importante aún, resolvió el problema. La mención que hacemos del transporte utilizado no es inocente: fue precisamente por movilizarse en moto que pudo gambetear el atasco vehicular que la impericia de los comandados por la Ministra Frederic no pudieron solucionar.

A mayor abundamiento, al llegar al lugar de los hechos Berni encontró al responsable del operativo durmiendo en un auto, lo que motivó que mantuviera un fuerte cruce telefónico con el responsable del operativo del Ministerio de Seguridad de la Nación. La realidad, sin embargo, es una y es que Berni, aplicando el sentido común, nuevamente logró destrabar un conflicto y habilitó la circulación en el viejo puente. El superministro salvó las papas, una vez más. Cada quien es libre de sacar sus conclusiones: inacción, impericia y falta de compromiso con la seguridad pública y el bienestar de los ciudadanos; o presencia, oído y resolución del conflicto in situ a cargo del titular de la cartera de seguridad bonaerense.
La jornada para la Ministra no fue grata, máxime si se toma en consideración la serie de críticas a las que fue sometida, incluso por figuras resonantes del espacio progresista de la coalición de gobierno: se la comparó con la extremista y ex ministra de De la Rúa y Mauricio Macri Patricia Bullrich por exponer innecesariamente los operativos de detención de los sospechados de integrar una (otra) red de inteligencia ilegal durante el gobierno de Macri. Aún está fresca en la memoria de todos los humillantes y teatrales operativos de detención de Julio De Vido, Lázaro Báez, Amado Boudou, Luis Delia, Milagro Sala y Yusuf Kalil, los hermanos Salomón, entre otros. Se los ofrecía como sacrificio a un público enajenado por la propaganda mediática que sostuvo al impresentable gobierno de Macri, buscando así tapar los desfalcos de gestión pero, sobre todo, la falta de proyecto político y de todo tipo de contenido.

Replicando actitudes cloacales:

Las críticas a este tipo de actitudes se consolidaron en amplios sectores sociales que percibieron, progresivamente, la venta de espejitos de colores y el notorio abuso y falta de fundamento de este tipo de teatralizaciones que resultan humillantes para los sospechosos. Esto también debe resaltarse: la Ministra y su grupo de trabajo fueron presentados como adalides de las garantías procesales, pero con este comportamiento se ubicaron exactamente en la vereda opuesta de aquello sobre lo que pontifican. Con la colaboración inestimable de algunos medios de comunicación afines, incluso de aquellos cuyos propietarios fueron víctimas de este tipo de atropellos por parte de las autoridades del gobierno anterior.
Esto es muy grave porque así se perpetúan y normalizan prácticas deleznables que supieron ser condenadas oportunamente y que hoy no pueden dejarse pasar. Obrar de otro modo implicaría adherir al proyecto de república de Carrió, que es cualquier cosa menos una república.

Por otra parte, debe señalarse que viejos jugadores del estado profundo, de las cloacas de la democracia, pretenden reivindicarse aplicando el mismo método que durante el macrismo. El Juez Villena, a cargo de la instrucción de la causa por espionaje ilegal masivo, también formaba parte del esquema de sostenimiento del gobierno anterior y de aprietes, seguimientos truchos y operaciones. Lomas de Zamora siempre fue una jurisdicción complicada, solo baste con evocar la carnavalesca figura del juez Santamarina. Dicha jurisdicción también tuvo un fuerte protagonismo en la detención de los hermanos Salomón en ocasión del G20, filtrando escuchas realizadas a integrantes de esa familia. Por ejemplo, una en la que pedían “varios cuartos de helado” y que motivara una tercera e insólita orden de allanamiento y detención de un miembro de la comunidad islámica, frenada y resistida heroicamente por quienes la componen y por los vecinos del barrio de Floresta.

La cloaca de la democracia es el apretador serial y agente norteamericano Sebastián D’Alessio. La cloaca de la democracia es darle curso a una denuncia anónima recibida por una Delegación de Asociaciones y que esta retransmite a su vez al Ministerio de Seguridad y al Poder Judicial de la Nación sin ningún tipo de pruebas ni fundamentos; es Macri justificando la designación del Fino Palacios como cabeza de la Policía Metropolitana por recomendación y pedido de EE.UU. e Israel.

La cloaca de la democracia también es el ex ministro de seguridad de Vidal, Cristian Ritondo, bloqueando el correcto funcionamiento de la comisión de investigación de escuchas ilegales (el vicio más arraigado en Macri y sus acólitos) que funcionaba en el marco de la Legislatura porteña en el 2009. La cloaca de la democracia es, también, Ciro James, “empleado” del Ministerio de Educación de la Ciudad (otra aguantadero de espionaje macrista) que en realidad terminó siendo un agente de inteligencia formado por la canallada ocupante. Nosotros también estamos dispuestos a apostar fuerte que el Sr. James está involucrado en este asunto. Y no nos olvidamos del destacado ex arquero Woolf afirmando impune y públicamente que tiene carpetas con información comprometedora de algunas personas. Fétido.

Con todos estos ejemplos queremos decir que la cloaca de la democracia son algunos agentes estatales y paraestatales pero, fundamentalmente, son los métodos y las actitudes los que definen origen y pertenencia cloacal (o no). Estas bandas están ligadas al espionaje al que fue sometida la oposición al desgobierno macrista y a las detenciones ilegales, proveyendo el libreto que los funcionarios de los poderes Ejecutivo y del Judicial aplicaron detalladamente. De aquello de lo que se los acusa debe ser probado en sede judicial y debe respetarse su integridad personal y sus derechos en el marco del proceso. Esto que parece una obviedad es necesario que se reitere, habida cuenta del modo en que las fuerzas federales llevaron adelante las detenciones, la evidente orden de quien las comanda, la Señora Ministra Sabina Frederic, y la complicidad de algunos medios.

La semana de la Ministra viene siendo para el olvido. Tiene que agradecerle a Sergio Berni por la polémica que tuvieron. Ayudó a tapar, al menos parcialmente, un tema de una gravedad institucional elevada.

Por Alejandro Salomón

Leave a Comment

escort bayan bayan escort pornhub türk porno hd porno sikiş hikayeleri travesti porno bayan escort escort bayan bayan escort casino