istanbul escort Lipstick kıbrıs

kayseri escort ankara escort
sex hikayeleri türk porno
Kıbrıs Escort

Rutina del fracaso en Venezuela Por Jorge Asís

En la fallida estrategia para derrocar a Maduro Estados Unidos arrastra 60 países complementarios.

Rutina del fracaso en VenezuelaAlrededor de 40 honrosos venezolanos se encuentran en condiciones de “ser el legítimo sucesor de Nicolás Maduro”.
Lo confirma Mike Pompeo, Secretario de Estado, según audio registrado en el Washington Post.
“Es diabólicamente difícil unir a la oposición”, agregó, sin resignarse.
El desencanto, como la frustración, aluden a la sucesión de equivocaciones.
Horrores de los encargados políticos. Halcones bruscos que intelectualmente llegan al tobillo de Henry Kissinger.
Roger Noriega, subsecretario para América Latina en tiempos de Bush jr, confirma que los intereses personales, de los enemigos de Maduro, culminaron con la cancelación del levantamiento planificado para el 30 de abril.
Rencores adolescentes atribuidos al presidiario Leopoldo López, por la súbita popularidad del presidente delegado Juan Guaidó, El Elegido de Almagro.

Impetuoso, el diputado Guaidó integró la comitiva parlamentaria que visitó al ex canciller uruguayo Luis Almagro, Director General de la OEA. Fue quien lo descubrió.
Guaidó se destacaba entre la medianía general. Y justamente Almagro andaba a la pesca de algún presidente para Venezuela.
Debía ajustarse a la pobre arquitectura jurídica preparada por los colombianos, con instrucciones del Departamento de Estado.
Para sacar del medio “al Dictador Nicolás Maduro”. A los «mafiosos» que condenaban al pueblo «al hambre y provocaban el exilio de millones de venezolanos».
Hoy Guaidó, presidente virtual, es reconocido por 60 países complementarios.
Pero la frustración no se limita a la simpleza de culpar a los desastrosos opositores.
Se computa el consumo de deliciosas operaciones de contrainteligencia, que fueron instrumentadas por el Servicio Bolivariano de Inteligencia, el Sebin.
Rutina del fracaso en Venezuela

Colombianos, brasileños y norteamericanos se comieron la operación. Quedaron ridiculizados ante la comunidad del espionaje.
Les vendieron el cuento de los generales desertores con mandos de tropa. No existían. Los dejaron colgados el 30 de abril.
Consta que sospechan, ahora, hasta de los políticos y militares que realmente abandonaron a Maduro.

Delcy y Cilia

Maduro, El Colectivero, para sobrevivir resultó ser bastante astuto. Lo subestimaron.
Por algo más que la lealtad, el General Hugo Chávez, creador del negocio revolucionario, en 2013 lo designó sucesor. Tres días antes de cometer la osada impertinencia de morirse.
Seis años después Maduro es aún El Uno. Desconfía de Diosdado Cabello, El Dos, Presidente de la Asamblea.
Se desconfían, en realidad, recíprocamente, pero deben convivir.
Cuentan que juntos, Maduro y Cabello desconfían, asimismo, de los chavistas. Los bolivarianos históricos que resisten en silencio el cambio de nombre del Partido. «Somos Venezuela».
En “Con el mazo dando”, su ciclo radial, Diosdado baja la línea revolucionaria.
En simultáneo, según cruces de inteligencias, Diosdado acumula consistentes dividendos a través del Cartel de los Soles, que en apariencias maneja.
Cualquier desdichado que lo cuestione merece una estancia incómoda en La Helicoide. O peor, en La Tumba, la mazmorra situada en los subsuelos del Sebin.
Mientras tanto Colombia, Brasil y Estados Unidos desgastan impiadosamente a Guaidó.
Continúan con la consumición de acciones de contrainteligencia. Se entusiasman con regimientos a punto de rebelarse.
Sin sospechar siquiera que dentro del militarismo se ocultan, para ser francos, las claves del matriarcado. Como en Nicaragua.
Las personalidades fuertes del régimen, inicialmente chavista, hoy son mujeres.
Leen, por orden de Maduro, los partes del Sebin. Y los producidos por la Contrainteligencia Militar, el DGCIM.
Es la agencia encargada también de espiar a los potenciales enemigos de adentro, sindicados como amigos.
La señora Delcy Rodríguez, vicepresidente, de alta ascendencia revolucionaria. En Naciones Unidas emite mensajes y condenas.
Dijo que Estados Unidos “cambió el terrorismo de las bombas por el terrorismo de los bancos”.
Rutina del fracaso en Venezuela

En especial se admira (y se teme) a la señora Cilia Flores, que es la “cabeza estratégica”.
Otra “abogada exitosa” que funciona, a su vez, como esposa de Maduro.
Cuentan que Cilia suele indicarle al marido lo que tiene que hacer. A quién debe poner y a quién debe desplazar. Le marca posibles traidores internos.
Cilia es, ante todo, la primera dama pero de consulta diaria.
Maduro debe esmerarse en proteger a los tres hijos de Cilia. Y sin descuidar nunca al Fenicio. El colombiano de ascendencia libanesa que les “maneja la platita”. Al menos parte.
Es Alex Nain Saab Morán, El Boliburgués. El origen libanés depara, en general, atisbos de sospecha.
Como las que recaen sobre Tareck El Aissami, que es, en la práctica, El Tres.
Basta con descalificarlo a Tareck, desde Bogotá o Washington, con la mochila de ser el “hombre del Hezbollah”.
Aunque Tareck ni siquiera sea chiita lo tienen vinculado a Irán. El emblema del mal que también, según la CIA, aporta algún centenar de cuadros para sostener al régimen.
Iraníes tan eficientes -confirman- como los cubanos.

La crisis como rutina

Delcy, como Cilia, Nicolás, Diosdado o Tareck, también le tomaron el tiempo a Donald Trump, El Arrugador.
Descuentan que la sociedad de Estados Unidos ya no aguanta más recibir un solo ataúd envuelto en una bandera. Ante militares en formación y solemne himno de trompetas.
Trump debió haber introducido un poco más de carne en la parrilla si pretendía derrocar a Maduro y cambiarlo con Guaidó.
Era insuficiente con la desenvoltura oral del Elegido de Almagro. Con sus sentimentales apelaciones a la movilización.
Tampoco bastaba con el arrojo convincente del categórico canciller argentino Jorge Faurie, El Pesado del Ceremonial (que instrumentaba la dura posición del Halcón Macri).
El tema era más complejo. Doblegar unas fuerzas armadas de más de 300 mil miembros, con 2.000 generales y almirantes, requiere de algún otro esfuerzo.
La fragmentación opositora multiplicaba las diferencias internas entre los postulantes que carecen de la magnitud intelectual de Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Petri, o de Carlos Andrés Pérez.
Proyectos de poder como el de Capriles. O de heroicos sensibles como Leopoldo, que padeció la cárcel para que viniera a soplarle el liderazgo el Elegido de Almagro.
Rutina del fracaso en Venezuela

O económicamente salvados como Ledezma. O Borges, o las señoras María Corina Machado o Lilian Tintori. O Henry Falcon, o el estadista oculto Henry Ramos Allup.
(Faltan, en la enumeración, varios de los 40 aspirantes que señala Pompeo, El Desencantado).
Es que en el platillo de la balanza de “la Dictadura” no estaba sólo Cuba.
Debían considerar otras naciones menos descartables. China y Rusia. O Turquía e Irán.
“Son los aliados que ayudan a Maduro a mantenerse en el poder”, les dijo Cristopher Figuera, ex del Sebin.

La Venezuela Bolivariana recibió de China, en créditos, 62.000 millones de dólares. Más del 50% de lo invertido por China en el subcontinente.
Consta que hicieron negocios hasta los chinos atorrantes de Macao. De quinto orden. Los que hundieron a Kirchner, El Furia, en el inicial ridículo.
El apoyo de Rusia a Maduro tampoco es de índole moral. También hay armamentos.
Venezuela le expresó la afectuosa solidaridad. Le reconoció Abjasia, Osetia del Sur. Supo acompañar a Rusia hasta en la tragedia de Ucrania.
Y Rusia lleva invertidos en Venezuela 17 mil millones de dólares. Preguntar por la Petrolera Roszneft.

Original narrador venezolano, Alberto Barrera Tyszka sostiene que Maduro tiene un talento especial para “convertir la crisis en una rutina”.
Para administrar la citada rutina, estimulan los intentos vanos de diálogo con los despedazados opositores. Porque les sirve, ante todo, para ganar tiempo.
En Barbados, o en Oslo, entre europeos entusiasmados con la paz, y que saben del interés de las empresas petroleras de Noruega.
O con románticas iniciativas como la del mejicano Andrés López Obrador, que se desmarca de los países falderos del Grupo de Lima.
A los que Trump traslada, sin benevolencia, su extraordinario fracaso en la rutina de Venezuela.

Deja un comentario

Top    
 
mersin escort | mersin escort bayan | mersin bayan escort | www.mersindetek.com | mersin escort | mersin escort | mersin escort
escort ankara escort bakırköy escort avcılar escort şişli escort ataköy escort bornova escort gulsuyu escort cekmeköy escort beykoz escort Antalya escort Ankara escort Banko Kupon Asyabahis giriş escort ankara ankara escort izmir escort escort izmir Pendik escort seks hikayeleri istanbul escort gaziantep escort beylikdüzü escort avcılar escort Ankara escort porno