Image default
Política

Ricardo Alfonsín: “Lo de los policías me hace acordar a lo de los carapintadas”

El dirigente de la Unión Cívica Radical dialogó sobre las manifestaciones de la fuerza de seguridad bonaerense. El rol de la oposición.

El miércoles 9 de septiembre la quinta presidencial de Olivos amaneció con patrulleros rodéandola con el objetivo de reclamar un aumento salarial para la policía bonaerese. Las protestas se replicaron en distintos municipios y la situación desbordada hizo que muchos recordaran momentos pasados de la historia argentina. Entre ellos, Ricardo Alfonsín vio en esas manifestaciones una gran similitud con los levantamientos de los carapintadas que vivió su padre. Pero además, cree que el rol que asumió la oposición se asemeja al que habían tenido actores opositores al gobierno en la vuelta a la democracia. En ese contexto, dialogó desde Madrid  para analizar la situación del país.

– ¿Cree que Alberto Fernández está sufriendo algo parecido a lo que le tocó a su padre?

– Hay incomprensión acerca de las dificultades económicas heredadas pero, ¿nos olvidamos de cuáles eran los indicadores socioeconómicos, los que le hicieron perder la elección a Cambiemos y del nivel de la deuda externa, con vencimientos a corto plazo y con magnitudes elevadísimas?

La situación económica antes de la pandemia ya era muy grave, y después de la pandemia por supuesto muchísimo más. La pandemia operó como el estallido de una bomba en la Argentina que obligó a paralizar toda la economía pero no por las decisiones que se tomaron acá, en todo el mundo pasó lo mismo. Inclusive en los países que adoptaron decisiones diferentes a las nuestras se sienten los mismos problemas económicos con la diferencia de que tienen muchos más muertos que contagiados.

Sin embargo no hubo ninguna comprensión por parte de la oposición. La oposición actuó como si no existieran esos problemas, como si estuviéramos en el mejor de los mundos y además dando a entender que si hubieran ganado ellos las elecciones, los que en cuatro años y sin pandemia no pudieron resolver los problemas sino que los agravaron, dando a entender como que en 8 meses y con pandemia hubieran hecho crecer la economía, hubieran hecho crecer el empleo, hubieran bajado la inflación, hubieran bajado las inversiones y además hubieran salvado más vidas. Pero por favor. Esa es una actitud irresponsable.

– ¿Siente que ahora se está gestando un clima de desgobernabilidad similar al que le tocó vivir a su padre? 

– Se empezó a gestar desde el principio. Después cuando empieza la pandemia, allí hay una especie de intermedio porque la sociedad no hubiera recibido bien que en circunstancias como las que generaba la aparición de la pandemia en la Argentina se actuara de esa manera.

– ¿Le trajo algún recuerdo lo que pasó el miércoles?

– Más de un recuerdo. No solamente con relación a los carapintadas, me parece que la relación de la oposición con el gobierno de la transición democrática se parece mucho a la actual. No hubo comprensión de las dificultades que había que enfrentar. Le exigían al gobierno soluciones que en un contexto tan complejo como ese era imposible de dar. Se plantaban frente al gobierno como si no hubiera dificultades, como si todas las demandas pudieran ser satisfechas y resueltas en poco tiempo. Bueno hoy pasa lo mismo. Ya pasaba antes de la pandemia. Después de la pandemia mucho más.

– Es interesante que en aquel momento la oposición era el mismo partido que hoy gobierna

– Eran muchos otros actores la oposición, los que sembraban desaliento, los que no comprendían las dificultades que existían. Y hoy pasa exactamente lo mismo. Incluso creo que, salvando la amenaza militar, es todavía menos comprensiva la oposición con relación al tema de la pandemia. 

Una vez que la sociedad empezó a cansarse de la pandemia, la oposición registró ese cansancio como una oportunidad para poder recuperarse frente a la sociedad, y se equivocaron. No voy a esperar a que los hechos me demuestren si se puede comparar esta situación con lo de los carapintadas. Me parece que los argentinos frente a las experiencias que hemos tenido tenemos que reaccionar por si las moscas, aunque estemos sobreactuando, aunque después nos demos cuenta de que esa no era la intención

Yo estoy seguro de que algunos sectores minoritarios de la sociedad querían provocar una escalada en este sentido para terminar generando una severa complicación que podía terminar en algo así como el helicóptero. No tengo ninguna duda de que hay algunos que pensaban en eso: minoritarios, absolutamente minoritarios. Y cuando hablo de la oposición tampoco me refiero a todos, hay que hacer una salvedad como lo hacemos con la policía.

– ¿Hay un clima que quiere llevar a Alberto Fernández al helicóptero?

-Algunos, pero no simplifiquemos así. Yo te digo algunas de las cosas que dijeron de este gobierno. Cuando se presentó la Ley de Emergencia antes de la pandemia, decían que la ley entrañaba una dictadura constitucional, que por las competencias que se le daban al ejecutivo era una dictadura constitucional, la suma del poder público. Decían que estaba amenazada la democracia. Organizaron la travesía por la democracia. Después dijeron eso de la infectadura, y decían que estaba amenazada la libertad de prensa, que íbamos al comunismo, que íbamos al chavismo.

Pretendieron complicar al gobierno en el asesinato de Santa Cruz, en un crimen policial. Después decían que el gobierno había liberado presos a mansalva, como si se hubieran enloquecido y hubieran abierto las cárceles para que salgan los presos a hacer desastres por la Argentina. Decían que querían eliminar el Poder Judicial, que querían eliminar las reparticiones para combatir al narcotráfico. Yo lo oía por televisión, no me lo contaron.

-¿Qué se acuerda de aquel momento, cuando fue lo de los carapintadas?

– Todo me acuerdo. Incluso me acuerdo de los necios que decían que Alfonsín no tenía razones para decir lo que dijo: ‘La casa está en orden’. ¿Qué creen que podía pasar? Lo podían matar al presidente, cuando salió para Campo de Mayo nosotros estábamos en Olivos, pensábamos que lo podían matar, lo podían secuestrar. Pensábamos que si no se rendían los militares, podía existir un enfrentamiento entre las fuerzas armadas: 50 cajones de un lado, 50 cajones del otro; depende de quién ganara. ¿Eso no era haber resuelto sin sangre, como dijo Alfonsín? Después se generaron nuevos problemas y no hubo ninguna negociación, absolutamente ninguna negociación. Y por eso me llama la atención que los radicales, que deberíamos tener una sensibilidad especial, no hayamos adoptado una actitud más categórica. Si después exageramos, reitero, no le hacemos mal a nadie. 

– ¿Usted ve alguna similitud entre Alberto y su padre?

– No. Primero y principal, uno es uno y sus circunstancias. Las circunstancias de Alfonsín son muy distintas a las circunstancias de Alberto Fernández. Yo creo que sí Alberto Fernández es un hombre comprometido con la república y la democracia. Ahora claro, los que creen que son republicanos y democráticos los gobiernos o las fuerzas políticas que luego de ganar las elecciones implementan los programas de las que lo perdieron, creerán que Alberto Fernández no es democrático. Ese es el fenómeno tan extraño que se está dando en la política argentina. Si vos no haces lo que quiere la oposición que haga, no sos democrático, no sos un hombre de consenso, no sos un hombre de diálogo. Pero eso es insólito. Y mira que yo creo en el diálogo.

-Está enojado con la oposición usted, o desilusionado.

– Estoy preocupado con lo que está pasando en el país porque yo siempre he pensado que no se puede juzgar los pedidos históricos solamente a partir del oficialismo o las gestiones de gobierno. También tiene mucho que ver la actitud que asume la oposición. Y cuidado de los países, pobre de los países, en los que tanto oficialismo como oposición priorizan en las posiciones que asumen la especulación electoral por encima del interés general.
Me parece que en la Argentina se ha desatado ya la campaña electoral de cara al 2021 en la oposición. Se desató ya ni bien se produce la pandemia 
porque la vieron como una oportunidad, debido a las consecuencias que iba a tener en la economía, de recuperar apoyos ciudadanos acudiendo al expediente de culpar al gobierno del agravamiento de la situación, y no a la pandemia.

 

Por Juan Luis González- Revista Noticias

Leave a Comment

escort bayan bayan escort pornhub türk porno hd porno sikiş hikayeleri travesti porno bayan escort escort bayan bayan escort casino