windows 10 pro office 2019 pro office 365 pro windows 10 home windows 10 enterprise office 2019 home and business office 2016 pro windows 10 education visio 2019 microsoft project 2019 microsoft project 2016 visio professional 2016 windows server 2012 windows server 2016 windows server 2019 Betriebssysteme office software windows server https://softhier.com/ instagram takipçi instagram beğeni instagram görüntüleme instagram otomatik beğeni facebook beğeni facebook sayfa beğenisi facebook takipçi twitter takipçi twitter beğeni twitter retweet youtube izlenme youtube abone instagram

Image default
Internacionales

¿Podrá el primer ministro británico sobrevivir al escándalo de las fiestas de Downing Street?

Boris Johnson está aferrándose a la supervivencia política. Su cargo de primer ministro pende de un hilo tras el goteo de informaciones que revelan las numerosas fiestas en Downing Street, mientras la mayor parte del país obedecía las severas restricciones impuestas desde el Gobierno para luchar contra la Covid-19.

Tras el anuncio de la policía británica, sobre la investigación iniciada para esclarecer estos encuentros sociales en contra de las normas, las opciones de Johnson se reducen en una semana crítica para el mandatario.

Incluso antes del “partygate”, Johnson había estado en el punto de mira tras una serie de escándalos y críticas por su gestión de la pandemia de coronavirus. El apoyo al primer ministro ha caído en picado desde entonces, también entre quienes hasta hace poco eran admiradores.

La escena política británica se tambalea, mientras una alta funcionaria investiga los escándalos de las fiestas prohibidas. “Esperen a Sue Gray” se ha convertido en la frase que más suena entre ministros y partidarios del gobierno.

Pero, ¿cuál es la probabilidad de que este escándalo acabe con el mandatario británico? A pesar de la avalancha de críticas, ¿podrá Johnson superar esta crisis, como ha hecho otras veces?about:blank

¿Qué fiestas tuvieron lugar y cuándo?

Desde diciembre, se han conocido los detalles de numerosas reuniones entre el personal de Johnson -en Downing Street- en las que se habrían infringido las restricciones impuestas en el momento en que se celebraron.

La última que acaba de saltar a los medios es la de 19 de julio de 2020, el primer ministro celebró su fiesta de cumpleaños en Downing Street a la que asistieron cerca de 30 personas. En ese momento, las reuniones sociales en interiores estaban prohibidas.

Su esposa, Carrie Johnson, habría sido la encargada de organizar una celebración “sorpresa”. Lo que llama la atención es que, tan solo nueve días antes, el mandatario había pedido en rueda de prensa “moderación” y que se siguiesen respetando las normas.

Aunque esta no fue la única, estas son algunas de las más sonadas:

  • Mayo de 2020: Ocurrió durante el primer confinamiento, aunque Johnson acababa de anunciar una “hoja de ruta” para suavizar las restricciones. En ese momento, la gente no podía salir de casa sin una razón justificada y solo podía reunirse con una persona no conviviente fuera del trabajo. The Guardian publicó una foto de un evento que habría tenido lugar el 15 de mayo. Johnson y su esposa aparecen sentados fuera bebiendo vino en el jardín de Downing Street con más de una docena de asesores.
  • 20 de mayo de 2020: Un correo electrónico filtrado de un alto asesor de Johnson invitaba a más de 100 miembros del personal a “traer su propia bebida” a las bebidas en el jardín de Downing Street y “aprovechar el buen tiempo”. Se dice asistieron entre 30 y 40 personas a la reunión y el primer ministro admitió haber estado presente durante 25 minutos. Poco antes del evento, el entonces secretario de Cultura, Oliver Dowden, aseguraba en rueda de prensa a los británicos que podían “pasar tiempo al aire libre y hacer ejercicio tan a menudo como queráis, podéis encontraros con una persona no conviviente en un lugar público y al aire libre, siempre que os mantengáis a dos metros de distancia”.
  • Noviembre de 2020: Se ponen en marcha nuevas restricciones que obligan, en gran medida, a la gente a quedarse en casa y prohíben las reuniones en el interior. Dominic Cummings, el ex ayudante de Johnson que fue despedido ese mes, alegó que se celebró una fiesta ruidosa en el piso del primer ministro. También se afirma que hubo una reunión en el Tesoro y un evento de despedida para un asesor de Downing Street, al que se dice que Johnson asistió.
  • Diciembre de 2020: Un sistema por fases sustituye al confinamiento nacional. En Londres, se prohibieron las reuniones en interiores de dos o más personas, pero los medios publican que más de veinte personas asistieron a una fiesta del departamento de educación. Una fiesta de Navidad en la sede londinense de los conservadores, a la que también asistieron veinte personas, provocó posteriormente la dimisión del candidato tory a la alcaldía de la ciudad. El departamento de transportes se disculpó recientemente por las supuestas “borracheras y bailes” en su fiesta el día en que se endurecieron aún más las restricciones en Londres. Boris Johnson habría organizado un concurso navideño en contra de las estrictas normas. Se alega que hubo otros eventos con bebidas en Downing Street, incluso el 18 de diciembre. Un año después, ITV News difundió un vídeo en el que se veía al personal bromeando sobre el evento en una rueda de prensa simulada, lo que provocó la dimisión de la entonces secretaria de prensa de Johnson, Allegra Stratton.
  • Abril de 2021: Se celebraron dos fiestas de despedida para el personal en la víspera del funeral del Duque de Edimburgo, distanciado socialmente, según reveló el Daily Telegraph la semana pasada. Los testigos afirmaron que los eventos se prolongaron hasta altas horas de la madrugada y que en ellos se bebió y se bailó. Al día siguiente, las imágenes de la reina Isabel sentada sola y llevando la mascarilla en la iglesia, respetando las restricciones impuestas, fueron una dura representación de las rigurosas medidas aplicadas. Downing Street se disculpó con la familia real tras la aparición de la noticia.
  • Scotland Yard anuncia estar investigando las fiestas de Johnson durante el confinamiento

¿Cuál ha sido la respuesta Boris Johnson?

El primer ministro se ha disculpado en varias ocasiones por los supuestos sucesos, pero no ha admitido haber infringido las normas y siempre instaba a esperar el resultado de la investigación interna de Sue Gray.

El 8 de diciembre del año pasado respondió en la Cámara de los Comunes a la grabación en vídeo del simulacro de rueda de prensa celebrado por su personal 12 meses antes.

“Comprendo y comparto el enfado de todo el país al ver que los trabajadores de Downing Street parecen quitarle importancia a las medidas impuestas. Y puedo entender lo exasperante que debe ser pensar que la gente que ha estado estableciendo las reglas no las ha estado siguiendo… porque yo también me enfurecí al ver ese vídeo”.

“Me disculpo sin reservas por la ofensa que ha causado en todo el país, y me disculpo por la impresión que da. Pero repito, señor Presidente, que se me ha asegurado repetidamente desde que surgieron estas acusaciones que no hubo ninguna fiesta, y que no se rompieron las reglas”, continuó, añadiendo que si la investigación interna que ordenó encontraba pruebas de lo contrario, habría “medidas disciplinarias para todos los implicados”.

La semana del 12 de enero, Boris Johnson compareció de nuevo, esta vez durante el turno de preguntas al Primer Ministro para responder a las revelaciones sobre la fiesta en el jardín en la que se animaba a los asistentes a “traerse su propia bebida”. Esto ocurrió en mayo de 2020.

Pidiendo disculpas a los millones de personas de todo el país que habían hecho “extraordinarios sacrificios”, Johnson dijo que “sé la rabia que sienten conmigo y con el Gobierno que dirijo cuando piensan que en el propio seno del Ejecutivo las reglas no se están cumpliendo por parte de las personas que las dictan”.

“Hubo cosas que simplemente no hicimos bien, y debo asumir la responsabilidad”, dijo, y añadió que había asistido durante 25 minutos. Pero también dijo que “creía implícitamente que se trataba de un acto de trabajo” y que “podría decirse que técnicamente entraba dentro de las directrices”, aunque millones de personas lo verían de otra manera.

La semana pasada, Boris Johnson negó haber engañado al Parlamento, en respuesta a la afirmación de su ex ayudante Dominic Cummings de que le habían advertido de que el evento violaría las restricciones por coronavirus.

“Soy absolutamente categórico, nadie me dijo: ‘Este es un evento que va contra las reglas’”, aseguró Johnson.

¿Qué dicen los críticos de Johnson?

Dominic Cummings, exasesor y crítico de su antiguo jefe, escribió en su blog que él y otro asesor habían advertido que la fiesta del 20 de mayo de 2020 “parecía ir en contra de las reglas y no debía ocurrir”.

Escribió que le dijo a Johnson que tenía que controlar “esta casa de locos”, pero “el primer ministro lo apartó a un lado”.

“Los acontecimientos del 20 de mayo por sí solos, sin tener en cuenta la cadena de acontecimientos, significan que el primer ministro mintió al Parlamento sobre los partidos”, afirmó Cummings, añadiendo que él y otros testigos presenciales “jurarían bajo juramento que esto es lo que ocurrió”.

“La defensa del Primer Ministro, que se basa en que no se dio cuenta de que estaba en una fiesta, es tan ridícula que resulta realmente ofensiva para los británicos”, comentó el líder de la oposición laborista, Keir Starmer, en la Cámara de los Comunes el 12 de enero, burlándose del “patético espectáculo de un hombre que se ha quedado sin carretera”. Acusó a Johnson de “mentir descaradamente” y le pidió que “haga lo más decente y dimita”.

El líder del Partido Nacional Escocés (SNP) en el Parlamento, Ian Blackford, acusó a Boris Johnson de “traicionar la confianza de la nación” y de “tratar al público con desprecio”.

Ministros del gobierno británico se han cansado de repetir, siguiendo las directrices oficiales, que la gente debía esperar al informe de Sue Gray antes de juzgar al primer ministro.

Pero incluso algunos miembros del propio Partido Conservador en el poder han pedido a Johnson que dimita. Ha surgido una división entre el Partido Conservador escocés y el partido en Westminster. Douglas Ross, líder del partido en Escocia, dijo que la posición de Johnson “ya no es defendible”, y ha sido respaldada por otros diputados tories escoceses.

“Ahora, lamentablemente, parece un lastre, y creo que o se va ahora o se va dentro de tres años en unas elecciones generales, y depende del partido decidir qué camino va a tomar. Sé que mi opinión es que nos está perjudicando ahora”, dijo la diputada conservadora Caroline Nokes, ex ministra de Inmigración.

“Hay un verdadero sentimiento de enfado y decepción dentro del partido”, dijo a la BBC el legislador conservador Andrew Bowie. “Y creo que muchos diputados, por tanto, están luchando con las decisiones que pueden tener que tomar en las próximas semanas”.

¿Quién es Sue Gray y cuál es su función?

Sue Gray es una funcionaria de alto nivel que ha estado al servicio de los gobiernos conservadores y laboristas durante varias décadas. Su informe sobre las acusaciones está previsto para finales de enero.

Como directora general de Ética y Decoro del Gobierno, Gray investigó anteriores acusaciones de irregularidades por parte de ministros. Se le considera en el gobierno como una persona que no teme enfrentarse a los políticos.

Tiene acceso a “todos los registros relevantes” y está facultada para entrevistar a los funcionarios, incluido Johnson, en su intento por descubrir los hechos. La oficina del primer ministro no confirmó si Johnson ha sido interrogado por Gray, aunque el secretario de Educación, Nadhim Zahawi, dijo que el mandatario se había “sometido” a la investigación.

La funcionaria puede establecer “si se justifica la adopción de medidas disciplinarias individuales” contra funcionarios, y la Policía Metropolitana de Londres podría abrir una investigación si encuentran pruebas de infracción de la ley. Algo que ya han confirmado abriendo este mismo martes dicha investigación.

Sin embargo, Gray tiene un margen limitado para censurar a Johnson. Normalmente, las investigaciones de la administración pública hacen recomendaciones al primer ministro. En este caso, es el primer ministro el que está siendo investigado, lo que convierte a Johnson en el árbitro de su propio castigo.

Alex Thomas, director de programas del Instituto para el Gobierno, dijo que quienes esperaban que el informe “exculpara al primer ministro o lo condenara” probablemente se verían decepcionados.

“Se trata de una cuestión política de gran envergadura y de gran público”, dijo. “El informe Gray es una parte importante para averiguar lo que ocurrió. Pero al final se trata de un juicio para los ministros del gabinete conservador y los diputados sobre si quieren que Boris Johnson lidere su partido y, por tanto, el país”.

¿Qué es la “Operación Carne Roja”?

El gobierno ha adelantado repentinamente varios proyectos políticos en lo que muchos consideran un intento por atraer a simpatizantes del partido conservador y desviar la atención de las cuestiones que rodean el liderazgo de Johnson. Una batería de medidas populistas que ha sido bautizada extraoficialmente como “Operación Carne Roja”.

El lunes, la ministra de Interior, Priti Patel, confirmó que el gobierno está planeando involucrar a los militares en operaciones en el Canal de la Mancha para tratar de limitar el número de cruces de inmigrantes en pequeñas embarcaciones.

Ese mismo día, la secretaria de Cultura, Nadine Dorries, dijo que el Ejecutivo congelaría el canon de la BBC hasta 2024, añadiendo que el actual sistema de financiación terminaría después de 2027.

En los últimos meses, el Gobierno británico ha citado en varias ocasiones el posible uso del “Artículo 16” para suspender al menos parte del Protocolo de Irlanda del Norte, parte del tratado de divorcio vinculante con la UE, si las negociaciones con Bruselas sobre los acuerdos no logran mejoras.

El otoño pasado, esta medida se consideró potencialmente popular a nivel nacional, lo que podría aumentar el apoyo a Johnson entre sus bases. Aunque últimamente el Gobierno ha dejado de insistir en ello, la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, que se ha hecho cargo de las negociaciones del Reino Unido con Bruselas sobre el Brexit, ha subrayado que la opción sigue estando sobre la mesa.

Simon Usherwood, profesor de Política y Estudios Internacionales de la Open University, sostiene que la posición de debilidad en la que se encuentra Boris Johnson restringe su elección, y que invocar el artículo 16 sería contraproducente.

“El problema es que, si no es a corto plazo, causaría aún más problemas: el artículo 16 no producirá las concesiones que él cree que podría hacer. Es difícil ver cómo las negociaciones que seguirían producirían algo más que el proceso en el que estamos actualmente”, dijo en su reciente podcast.

Incluso si le tienta la ganancia a corto plazo de activar el Artículo 16, “la otra cara de la moneda es que Johnson ‘consiguió el Brexit’. Y cuanto más tiempo se dedique políticamente a hablar del Brexit, de los problemas y de cómo va a solucionarlos, más se cuestiona esa declaración original”, añadió.

¿Qué podría pasar ahora?

Tras conocer que Scotland Yard comenzará a investigar las fiestas en Downing Street, la alta funcionaria británica Sue Gray ha confirmado que continuará su pesquisa interna sobre esos actos sociales, que supuestamente infringieron las reglas. Gray seguirá con su investigación pese al anuncio hecho por Scotland Yard, aunque es probable que sus conclusiones, que tenían previsto hacerse públicas a finales de esta semana, se retrasen.

Por Alasdair Sandford-Euronews

Leave a Comment

instagram volgers kopen volgers kopen buy windows 10 pro buy windows 11 pro